El UCAM Murcia, un rival grande venido a menos

Oyarzun, en el duelo con el UCAM en El Arcángel.

Mucho trabajo por hacer. El Covid-19 ha hecho que la Real Federación Española de Fútbol cambie el formato propuesto para las categorías más modestas de este deporte a nivel nacional. Por ello, la Segunda División B pasó a tener más de cien clubes que, en la actualidad, están intentando volver a la división profesional. Aun así, el camino ha pasado a ser más largo y duro de lo habitual debido a la gran competencia que existe en la creación de los subgrupos. Por el momento, equipos como Deportivo de la Coruña, Racing de Santander o Numancia están sufriendo la dura realidad. Sin embargo, hay clubes que tenían esta situación aparentemente controlada, pero el paso de las jornadas ha demostrado que no es así. El UCAM Murcia, tras ir liderando el Grupo IV-B durante varios meses, ha encadenado tres derrotas en las últimas cuatro semanas y ha visto cómo el Linares Deportivo le ha arrebatado el primer puesto en la tabla clasificatoria.

Y es que los chicos de José María Salmerón lograron un inicio muy prometedor. Tras las victorias por la mínima ante Sevilla Atlético en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros (0-1) y frente a Linares Deportivo en el Estadio de La Condomina (1-0), el conjunto universitario viajaba hasta tierras califas para enfrentarse al Córdoba en El Arcángel. Por aquel entonces, Juan Sabas ocupaba el banquillo blanquiverde y los visitantes lograron un meritorio empate, aunque la entidad califa se mereció algo más en el cómputo global del encuentro. Aun así, este empate fue refrendado una semana después cuando el cuadro murciano doblegó a El Ejido (2-1), aunque las tablas conseguidas en la Ciudad Deportiva Luis del Sol ante el Betis Deportivo (1-1) hicieron que las dudas volvieran a resurgir. Sin embargo, la doble victoria consecutiva cosechada frente a Lorca Deportiva (1-0) y Yeclano Deportivo (0-2) hicieron que el UCAM Murcia lograse encadenar siete encuentros sin conocer la derrota y parecía que su camino triunfal seguiría hasta la segunda fase.

Aunque finalmente no está siendo todo tan perfecto. Los pupilos dirigidos por José María Salmerón se subían al autobús para visitar a sus vecinos en el tramo final de la primera vuelta. El Real Murcia recibía en el Estadio Enrique Roca a un UCAM Murcia que no pudo ante el ímpetu local y acabó sucumbiendo por primera vez en la temporada (2-1). Esta dolorosa derrota fue refrendada en la eliminación copera ante el Real Betis (0-2), pero los murcianos lograron alzar el rumbo tras vencer al Recreativo Granada en su feudo para iniciar de la mejor manera el 2021 (2-1). Sin embargo, el cuadro universitario ha encadenado dos derrotas consecutivas ante Sevilla Atlético (2-3) y Linares Deportivo (1-0) que les ha obligado a abandonar la primera plaza de este Grupo IV-B.

Gracias a esta mala dinámica cosechada a lo largo del primer tramo de la segunda vuelta, el UCAM Murcia ha decidido hacer algunos retoques en su plantilla para intentar volver a encadenar las buenas sensaciones. Adam Gurdiel -con destino al Real Murcia- y Mustafá han dejado la entidad murciana para que Liberto Beltrán y Josan Romera vistan la elástica universitaria. Por otro lado, José María Salmerón deberá realzar el estado anímico de una plantilla que ha logrado tan solo una victoria en los últimos cinco encuentros. Tras ser el líder indiscutible del Grupo IV-B, los malos resultados han hecho que la escuadra baje hasta la segunda plaza e incluso que el Betis Deportivo -actual cuarto clasificado- esté a tan solo dos puntos de distancia. Un rival que empezó de manera fulgurante, pero que actualmente se encuentra venido a menos.

Etiquetas
Publicado el
28 de enero de 2021 - 13:50 h
stats