El plan González: Pesadilla en la cocina del Córdoba

Juan Esnáider, en la grada de El Arcángel. FOTO: MADERO CUBERO
El club admite el despido improcedente de Tena y Cerra, trata de romper el vínculo con Esnáider y sigue filtrando fichajes sin oficializar en plena campaña de abonados

El próximo miércoles 3 de julio, los salones del hotel AC Córdoba Palacio acogerán la primera comparecencia pública de Carlos González desde aquella anterior a la Feria en la que respaldó, con una contundencia sorprendente, a Juan Eduardo Esnáider como pieza clave de su proyecto de futuro. Hace seis semanas de aquello. A día de hoy, el mandatario cordobesista no sabe cómo quitarse de encima al técnico argentino, que aguanta todo tipo de afrentas y desplantes sin presentar la carta de dimisión. Quiere cobrarlo todo. Como todos los técnicos que le han precedido -Rafa Berges, Rafa Reyes, Luna Eslava...- y como harán Tena y Cerra, echados del plantel en el pasado mercado invernal. Ambos llegaron a un acuerdo con el club sin tener que acudir a juicio. El Córdoba admite su despido improcedente. “Nos van a pagar hasta la última peseta que se firmó”, dijo categóricamente Tena a los periodistas en la puerta del Juzgado de lo Social Número 2 de Córdoba. En esa batalla anda metido el Córdoba, que necesita cuadrar cuentas como tarea prioritaria antes de acometer la reconstrucción de una plantilla que ahora no pasa de ser un boceto emborronado, una idea difusa.

Esta misma tarde, Esnáider se ha presentado en el Estadio El Arcángel acompañado de su segundo, Mauricio Elena, y de un notario con la intención de ponerse manos a la obra con el Córdoba de la próxima temporada. Le han dado a entender de todas las maneras que no se cuenta con sus servicios, pero existe un pequeño detalle al respecto: tiene un contrato en vigor hasta junio de 2014 y, además, recibió el apoyo explícito del dueño del club, Carlos González, cuando su figura se tambaleaba después de un puñado de derrotas que alejaron al Córdoba del objetivo. Luego llegaron algunos reveses más, los desencuentros, la espantada de los futbolistas, las críticas ácidas en público y despiadadas en privado... En fin. La cuestión es que todo apunta a que el argentino no se va a marchar si no es con el dinero íntegro de su contrato en la mano. Otro lío que González tiene que resolver -con los abogados en liza- antes de que le explote en las manos. Y antes, desde luego, de que llegue la comparecencia pública en la que el club apostará fuerte por vender al exterior una imagen impecable.

Ese día, ese 3 de julio, se sentarán juntos ante la prensa el presidente del club y el director general de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Gómez, quien explicará el nuevo control económico para el fútbol español y pondrá al Córdoba CF como ejemplo de su cumplimiento. Una auténtica medalla, digna de ser exhibida. Y así se hará, como corresponde. Aunque, más allá de exhibir unas cuentas aparentes y un plan de recortes brutal, González tendrá que responder -o no, en su derecho está- a preguntas a propósito de qué ocurre con el Córdoba. Preguntas sencillas. Quién es el entrenador, por ejemplo. Se ha dicho que Pablo Villa, pero la cuestión es que no hay nada oficial. O si habrá finalmente un director deportivo que canalice los movimientos para la construcción de un equipo. O si los fichajes que aparecen publicados están, efectivamente, cerrados. El club solamente dio espacio en sus medios oficiales a Samu de los Reyes, defensa sevillano procedente del Sabadell, como primer incorporado para el curso que viene. Dos jugadores del Girona, el delantero Benja y el mediocentro Luso Delgado, son los siguientes en estampar su firma en el club, según ha avanzado Diario Córdoba. En la web oficial no se dice ni que sí ni que no. En las últimas semanas, lo prioritario ha sido desmentir operaciones de venta -admitiendo, sin embargo, reuniones con posibles interesados- desveladas por ABC y dar cifras sobre el arranque de la campaña de abonados. La respuesta de los aficionados, dadas las circunstancias y las incertidumbres, está siendo espectacular y conmovedora: ya van más de mil doscientos. Las próximas horas pueden ser cruciales. El plan González ha activado toda su maquinaria para limpiar a fondo el solar y empezar a construir. Por los cimientos, si es posible. Nunca es tarde.

Etiquetas
stats