¿Qué nos está pasando?

Menéndez aplaude a los aficionados tras el Almería-Córdoba en el Estadio de los Juegos Mediterráneos | LOF

Diez puntos sobre 39 posibles. No hay mucho más que comentar sobre el efecto de la llegada de Curro Torres en lo numérico. Las cuentas no cuadran. En lo futbolístico habrá opiniones para todos los gustos, aunque el cordobesismo no está precisamente ahora para debatir sobre modelos, estilos y filosofías. La temporada del Córdoba se ciñe a salir a cara de perro a ganar todos los puntos que pueda, ante cualquiera y en cualquier lugar. Y del modo que sea. Quedan 15 fechas, con 45 puntos en liza.

Este lunes hay jornada de descanso para la plantilla, que retomará el trabajo el martes. Será con Curro Torres, salvo que haya volantazo de la cúpula de la entidad, que siempre ha respaldado públicamente el trabajo del entrenador. Sin embargo, esta vez es diferente. La distancia entre lo que se necesita y lo que está sucediendo cada semana en el campo es sideral. León, Berges y García Amado le dan vueltas a un asunto candente y las opciones de relevo parecen apuntar a la propia casa. La figura del director de cantera, Rafa Navarro, aparece como una posible vía. El exjugador cordobesista entrenó recientemente al Espeleño, en Tercera, y su reingreso en el Córdoba iba a tener como destino el banquillo del filial, aunque los anteriores responsables -Oliver- reclutaron a Juan Marrero. El valenciano, por cierto, está llevando con mucho más que decoro al filial en Tercera. No es descartable su promoción. La clasificación aprieta y parece imprescindible una mutación formidable.

Los jugadores terminaron abatidos el partido en Almería, donde de nuevo se masticó el agrio sabor de la frustración. Ya actuó la entidad que preside Jesús León en el mercado invernal con siete altas y otras tantas bajas. El cambio fundamental no ha llegado en la tabla y, para mayor dolor, se han calcado escenarios decepcionantes tanto en casa como fuera.

“Nos pusimos por delante y nos volvieron a ganar, volvió a suceder y es complicado”, expresó con pesadumbre Álex Menéndez. El asturiano, uno de los componentes de la brigada de salvación que llegó este invierno, fue crudo a la hora de calificar el estado del vestuario. “Salimos muy jodidos, hay que decirlo así”, expresó, al tiempo que trató de extraer una visión positiva dentro de la depresión general al enfocar la atención en “el siguiente partido”, en el que “toca levantarse porque esto es fútbol” y “hay que darlo todo otra vez”.

El empate del Lugo ante el Elche (2-2) en el Anxo Carro deja a los gallegos con 27 puntos sumados, seis por encima de un Córdoba que no es capaz de limar las distancias. Por delante están ya el Tenerife (28), el Elche (29) y el Rayo Majadahonda, que dio el golpe en El Molinón ante el Sporting (2-3) y se va a los 30 puntos. Nueve más que un Córdoba que no encuentra un autodiagnóstico claro. “No te sé decir por qué pasa, pero nos vuelve a pasar; nos adelantamos, haciendo un buen juego y una buena presión y otra vez nos vuelven a levantar el resultado”, indicó Menéndez, que subrayó que hacen “lo más difícil en el fútbol”, que es “ponerse por delante”, pero luego... “nos meten tres goles y es difícil”.

El próximo sábado llega a El Arcángel el Málaga, un candidato al ascenso a Primera. Será el tercer derbi andaluz consecutivo, después de los protagonizados con resultado adverso ante el Granada (1-2) y Almería (3-1). Carrillo, que marcó su primer gol con la blanquiverde, instó en la zona mixta a mirar hacia adelante y colocar el desafío en lo colectivo.“Ojalá no marcase de aquí al final de temporada y los partidos se disputen y se puedan ganar”, expresó el punta murciano, que lanzó un mensaje al cordobesismo: “No vamos a bajar los brazos, sobre todo por una afición que se ve que lo deja todo”. “Les agradecemos que hayan venido aquí para animarnos, pero no les pudimos dar los tres puntos, sino una derrota”, lamentó Menéndez, que considera que “este equipo tiene mucho dentro guardado”.

“Llevamos cinco semanas poniéndonos por delante en el marcador, que en Segunda División no es nada fácil, pero con poquito que haga el rival...”, manifestó Carrillo, quien aludió a “pequeños desajustes” que “nos están condenando”. Para el ex del Cádiz, la receta para recuperarse está en “seguir apretando tuercas y no bajar los brazos nunca”, aunque admite que sienten mucha “rabia e impotencia” ante la situación.

La zona de descenso se está definiendo en las últimas semanas y el Córdoba parece abonado con plaza fija. El Reus, expulsado de la competición, ya está descendido. Las otras tres posiciones son para los equipos que más tiempo llevan en ellas: Nástic (21), Córdoba (21) y Extremadura (23). Todos perdieron este fin de semana. Los catalanes, ante el Cádiz por 2-3; los de Almendralejo, también en su estadio por 0-1 ante el Numancia, que no había vencido lejos de Los Pajaritos en todo el curso. ¿Será posible salir del atolladero? “Les pido desde aquí a los aficionados que sigan con ilusión y que nos sigan ayudando como hasta ahora, porque no vamos a bajar los brazos y vamos a intentar cambiar la dinámica cuanto antes”, declaró Carrillo.

Etiquetas
stats