La olla del cordobesismo empieza a hervir

Imagen de una protesta de la afición del Córdoba a las puertas de El Arcángel | MADERO CUBERO

La situación es complicada. Tanto que comienza a ser crítica. Poco a poco, las luces de esperanza se apagan. No sólo para el equipo, y para el club, sino también, y quizá mucho más, para la afición. El Córdoba es colista de Segunda A desde unas jornadas atrás y no conoce la victoria después de nueve partidos. De hecho, sólo acumula en su casillero tres triunfos. Una realidad difícil, especialmente para un cordobesismo que parece alzar la voz. Después de la derrota en Huesca (3-1), la afición blanquiverde ve en el próximo duelo liguero, el del próximo domingo (12:00) con el Rayo, una ocasión para mostrar su descontento con la trayectoria del equipo y la gestión del club. Ése es al menos el mensaje que desde el domingo circula en redes sociales.

Varios aficionados del Córdoba idearon una protesta de carácter pacífico precisamente para el choque con los vallecanos. Fue después de que el cuadro califal cediera en El Alcoraz y vía Twitter. La iniciativa no partió de ningún colectivo, sino de seguidores en particular. Una propuesta que germinó en un breve vídeo realizado por el usuario, y abonado, @maiker_naih. El discurso de partida lo fue con el hashtag, ya conocido de un tiempo a esta parte, de #CCFSomosNosotros.

En concreto, la iniciativa impulsa a que tres cuartos de hora antes del comienzo del partido ante el Rayo, es decir a las 11:15, la afición haga una cadena humana en torno a El Arcángel. La protesta continuaría en el interior del estadio en el momento del salto al terreno de juego de los equipos. O dicho de otro modo, cuando suene el himno. Así, la idea es no cantarlo y dar la espalda al campo. También durante el encuentro está la propuesta de mantener clara la postura de descontento con la trayectoria deportiva del equipo y con la gestión del club por parte de la propiedad. En todo caso, la adhesión a este movimiento es numerosa desde que tomó forma en redes sociales.

No ha sido la única propuesta. Otros aficionados indican que el momento de las quejas debe estar al principio y al final del encuentro, dejando los noventa minutos para el apoyo incondicional a los futbolistas. Hay quien propugna una huida de aficionados en el minuto 14 y en el minuto 54 del partido, con el fin de que el movimiento crítico tenga eco en la transmisión televisiva. En cualquiera de los casos, algo sucederá. Y queda claro que el malestar en el cordobesismo alcanza ya el límite de la ebullición.

Etiquetas
stats