Una mirada distinta al 30-J: el filial espera al Cartagena

Jugadores del Córdoba B, en un entrenamiento. | MADERO CUBERO
El Córdoba B recibe el sábado al Cartagena con el ascenso blanquiverde de 1999 en la memoria colectiva, aunque no en los jugadores de Carrión, entonces unos niños

El positivo estreno invita al optimismo. Cierto es que resta un largo camino por delante, pero el primer paso ya está dado. El Córdoba B mira con confianza al horizonte tras su gran retorno al Grupo IV de Segunda B, categoría que no quiere volver a perder. Un objetivo para el que ha de salvar no pocos obstáculos. Entre ellos, principalmente, el peligro de rivales de entidad como el Jaén o el Murcia. Adversarios entre los que se cuenta también un conjunto muy presente en la historia de la entidad califal. Se trata del Cartagena, que precisamente es el próximo equipo al que deben enfrentarse los de Luis Miguel Carrión. El filial aguarda al cuadro departamental en el que será su primer duelo como local en la presente campaña. De esta forma, la andadura en El Arcángel (sábado, 20:00) comienza para los califales ante una escuadra que siempre retrotrae al 30 de junio de 1999, a un momento mágico e inolvidable en clave blanca y verde.

La visita del Cartagena tiene siempre un significado especial, toda vez que en tierras murcianas fue donde el Córdoba logró su retorno a Segunda A después de casi dos décadas en Segunda B -y un curso en Tercera-. En esta ocasión contará con el sabor diferente añadido de que el enfrentamiento lo será ante el filial blanquiverde. El cuadro albinegro se medirá a un grupo de chavales que probablemente desconozcan quiénes y cuándo comenzó la historia en común entre los dos clubes. Al fin y al cabo, cuando el conjunto califal dejó sin ascenso a los departamentales y logró su salto a la división de plata, todos apenas eran unos niños. Un ejemplo de esa realidad se encuentra en uno de los hombres importantes del equipo de Carrión, y una de las últimas perlas de los escalafones inferiores del Córdoba. El día que Óscar Ventaja y Ramos condujeron a la escuadra entonces dirigida por Pepe Escalante a Segunda A, Sebas Moyano tenía sólo dos años.

Ninguno recordará con claridad, ni siquiera lo hará, la noche de aquel 30 de junio de 1999. Pero poco importará, porque para la afición volverá a tener un significado distinto la visita del Cartagena a El Arcángel. El instante en el que los años en el desierto quedaban atrás con el triunfo en Cartagonova permanecerá en el imaginario colectivo por siempre. Curiosamente, el reencuentro entre los conjuntos departamental y blanquiverde en El Arcángel se producirá en la misma categoría en la que sus caminos se cruzaron y sus relatos existenciales se enlazaron. Los jugadores de Carrión entonces eran pequeños y nada sabían de lo que ocurría, una circunstancia que queda en plano secundario de cara al choque del sábado. El filial tratará de dar continuidad a su buen inicio de temporada y dar un paso más hacia la permanencia. Otro dato curioso será en este encuentro el regreso de Arturo Rodríguez al estadio ribereño.

Etiquetas
stats