Mejor que en la 2005-06... pero lejos de la 2006-07

.

El pasado es un reflejo inevitable de lo que proyecta el presente. Así es en la vida y en general, y el fútbol no iba a ser menos. Por tanto, para el Córdoba resulta casi ineludible la comparación con su paso más reciente por la categoría de bronce. Un periodo desde el que la propia entidad ha virado por senderos muy distintos, protagonizando un cambio hasta hacerse casi irreconocible con aquel entonces. De hecho, desde la temporada 2006-07, la última -hasta la actual- en la que el cuadro blanquiverde militó en Segunda B, el club ha vivido la etapa más gloriosa de su época reciente (con un paso por Primera División como guinda del pastel), y al mismo tiempo ha sufrido duramente los meses más complejos de su historia, en los que ha sufrido seriamente por su propia supervivencia. No obstante, y una vez la marea parece estar en calma de nuevo, la regresión a esa caída anterior antoja datos muy significativos.

Eso sí, para iniciar la comparativa hay que retroceder un poco más en el tiempo. Concretamente al curso 2005-06, aquel que suponía el regreso al Grupo IV de Segunda B tras seis temporadas consecutivas en la categoría de plata, con una traumática caída incluida, pues la entidad califal conmemoraba -en la 2004-05- los 50 años de su fundación. El club apostó fuerte por tratar de alcanzar una vuelta inmediata a Segunda, aunque ya desde el principio brotaron los descosidos por cada costado. De hecho, el Córdoba finalizó la primera vuelta en la decimocuarta posición con 23 puntos, tras acumular una estadística de cinco victorias, ocho empates y seis derrotas. Unos números que dejaban al club a tan sólo cuatro puntos de los puestos de descenso.

En este sentido, la comparativa arroja un balance mucho más satisfactorio con respecto al presente año. Así, una vez superados los primeros 19 encuentros, los de Raúl Agné marchan en quinta posición con 31 puntos en su casillero, tras establecer unos registros de ocho triunfos, siete empates y cuatro derrotas. Asimismo, la misma diferencia (cuatro) que entonces separaba a los blanquiverdes de los puestos de caída, es la que les aleja actualmente de la fase de promoción. Del mismo modo, cabe resaltar la capacidad de sacar provecho de su rendimiento de la plantilla actual, atendiendo a que ambas proyectan en el ecuador del torneo una estadística goleadora similar. En la 2005-06, el cuadro cordobesista cerró la primera vuelta con 24 goles anotados y 22 encajados, mientras que la presente se ha culminado con los mismos a favor y 19 en contra. Unos guarismos que se han traducido en ocho puntos más en la tabla clasificatoria.

Por tanto, se puede afirmar que la mejoría es notoria con respecto a la temporada tras aquel descenso, al término de la cual el Córdoba ni siquiera jugó el play off. Y eso que estuvo cerca al final. Una promoción que sí que alcanzaron los blanquiverdes sólo un curso después, aunque en este caso los números establecen un vuelo mucho más satisfactorio a estas alturas del torneo. De hecho, aquel año, el Córdoba fue el gran dominador del primer tramo de la competición en el Grupo IV. La entidad califal cerró sus primeros 19 compromisos con el título de campeón de invierno, tras sumar once triunfos, cuatro empates y cuatro derrotas para un total de 37 puntos, uno más que su máximo perseguidor, que era el Sevilla Atlético.

En el apartado defensivo, la cifra arroja un rendimiento similar al de las otras temporadas mencionadas (21), aunque el factor diferencial se encuentra en el acierto ofensivo, donde los blanquiverdes sobresalían con 37 dianas, segunda mejor marca del grupo. Así las cosas, el retroceso establece una mejoría con respecto a la última vez que cayó desde Segunda, aunque igualmente saca a relucir un bagaje inferior al de su más reciente regreso a la división de plata.

Etiquetas
stats