Manuel Torrejimeno: “El Imdeco estaba herido de muerte”

Manuel Torrejimeno, en su entrevista a 'Cordópolis' | ÁLEX GALLEGOS

Aparece con puntualidad, si bien antes de saludar resuelve otro asunto. Bajo un cielo plomizo, a las puertas del escenario más importante de la ciudad -y la provincia- en el plano deportivo, llega con su mascarilla corporativa. En ningún momento descubre su rostro, quizá tanto por imagen como por supuesto por responsabilidad. No es exigible a la sociedad un determinado comportamiento si sus líderes no actúan igual antes. Ya dentro del recinto, antes de someterse a la ronda de fotografías y preguntas, presume de una de las últimas acciones por parte de la institución que preside. El acceso más utilizado del Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre tiene otro aspecto, remozado convenientemente -según apunta él-. Tras unos instantes de charla distendida, Manuel Torrejimeno asume su rol de mandatario del Instituto Municipal de Deportes (Imdeco). Se acomoda en el palco en que disfruta, entre otros eventos, de Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) de la mano del Córdoba Patrimonio de la Humanidad.

Precisamente tomó posesión del cargo un par de semanas después de que la entidad dirigida por José García Román alcanzara su histórico ascenso a la máxima categoría. Si bien en aquel hito ya se sabía que era el elegido no fue hasta el 17 de junio del año pasado cuando se convirtió oficialmente en dirigente de un organismo en proceso de descomposición. Una situación ésta que ha marcado sus primeros 18 meses al frente, con problemas de toda índole: la falta de contratos para apertura de algunas piscinas, el impago de subvenciones a clubes de dos temporadas, el descontrol organizativo de los Juegos Deportivos Municipales, el deterioro de instalaciones o una muy alarmante escasez de personal. Quizá por eso, y tras un período de enorme inquietud en el que además surgió la pandemia de Covid-19, Manuel Torrejimeno haga una aseveración tal como que “el Imdeco estaba herido de muerte”. Ahora trata de reflotarlo, lo cual no es sencillo pero para lo que marca una hoja de ruta que explica a CORDÓPOLIS en una amplia entrevista sobre el pasado, el presente y el futuro de la institución.

PREGUNTA. Casi a mitad de legislatura, ¿qué balance realiza de su período al frente del Imdeco?

RESPUESTA. Más que a mitad, abogaría por un tercio. Nos queda todavía medio año del segundo y si estableciésemos el año y cuatro meses, abogaría más por el tercio. La vedad es que nos encontramos un Imdeco herido de muerte. Toda la gente nos decía que dónde nos habíamos metido. Nosotros creíamos que no era para tanto, pero, efectivamente, estaba herido de muerte. Además, el personal, y quiero empezar resaltando su profesionalidad y su trabajo, estaba con los brazos caídos. Había pasado mucha gente ahí, nunca les habían defendido, no estaban para lo que realmente tenía que estar, que era para potenciar el deporte, tanto a nivel de base como profesional o de ligas superiores, y la verdad es que estaba bastante mal. Al principio nos costó bastante. Además, la rueda del año y de las actividades que tiene el Imdeco no se para y fue problema tras problema: piscinas, Juegos Deportivos Municipales… Al principio, fue muy complicado. Para mí también porque no estoy habituado a la administración y a la política, con lo cual fue un shock. Porque no tiene nada que ver con la empresa privada.

P. Precisamente iba a plantearle que le ha tocado presidir el organismo en el momento más complejo de su historia.

R. Sí, pero también en el más fácil, porque cualquier cosa que hagamos… Ir a mejor es fácil. Estábamos en caída libre. Lo primero que hicimos o que todavía intentamos hacer, creo que ya vamos para arriba, es parar la caída, arreglar todos los problemas que eran urgentes. E ilusión, no queda otra. Realmente, la gente de Ciudadanos (Cs) si nos hemos metido en la política o un día dijimos de dar el salto a la política precisamente era para eso, para gestionar mejor, para sacar cosas que parecen imposibles y que realmente sí cuestan y son difíciles. Pero un poco darles la vuelta. Es un poco lo que estamos haciendo. Llevamos un poquito más de un tercio de mandato y creo que con las acciones que hemos hecho durante 2020 ya se nota bastante. Y aspirar a la normalidad, sin fuegos artificiales, que la gente sea consciente de que realmente se trabaja en deporte.

P. De todos los problemas que han encontrado en este tiempo, ¿cuál es el que más quebraderos de cabeza os ha generado?

R. Sobre todo, porque fue el primero que nos encontramos, las piscinas. Las piscinas de La Fuensanta, que realmente no sé si al segundo día de tomar posesión, ya tuvimos una reunión y es gente normal que quiere, simplemente que le abran su recinto donde se va a bañar. Las temperaturas en Córdoba son terribles, entonces… Ellos querían abrir su piscina y por mucho que se intentara, no. No, es que lo han dejado y no hay contrato… “No me cuentes, yo lo que quiero es una piscina para bañarme”. Realmente es muy complicado. Ahí sí es verdad que el equipo de gobierno, en este caso Ciudadanos (Cs) con PP, trabajo conjuntamente y se pudo solucionar. Y es un poco lo que está siendo nuestro recorrido en el Imdeco. Las piscinas, el primer año hubo problemas y ya el segundo lo que hicimos es un contrato de dos años para no vernos siempre con este mismo problema. Este año con el tema de la pandemia también hemos tenido algún problema, pero ya el que viene que vaya rodado y no haya ninguno.

P. Por si fuera poco, se produce la mayor pandemia del último siglo. ¿En qué medida le ha afectado al Imdeco?

R. Mucho. Al final, no sé qué porcentaje en total, hay muchísimas personas que realizan deporte y nosotros somos el organismo de deporte del Ayuntamiento. Nos ha condicionado muchísimo. Las instalaciones cerradas, las normas que han venido desde el Gobierno central y desde la Junta de Andalucía… Además, no estás preparado y nosotros tenemos personal tanto en Vista Alegre como en El Fontanar y las medidas de seguridad al principio nos han desbordado a todos. Pero nos ha permitido regularizar. Al final tiene las dos vías, porque nosotros realmente no hemos parado y los trabajadores del Imdeco no han parado. Yo creo que ha sido más complicado para la gente que hace uso de esas instalaciones, que ha estado muy limitado. A nosotros el trabajo nos ha llevado a dar un salto muy importante en el funcionamiento del Imdeco.

P. Sobre todo el impacto se lo han llevado los clubes, que tienen más complicación a la hora de generar ingresos. ¿Le han transmitido preocupación?

R. Mucha. Además tienen mucha incertidumbre. Pero eso nos pasa a nosotros. No sabemos qué va a pasar. Ayer (por el jueves 17) desayunábamos con que habían suspendido la Feria de Abril. Estamos muy esperanzados con la vacuna, pero realmente no sabemos cuándo va a llegar, cuándo vamos a tener normalidad, cuándo nos vamos a quitar la dichosa mascarilla. Yo sí quiero poner un diez a los deportistas, sobre todo a los niños. Tanto en los colegios como a los clubes deportivos. Verlos hacer deporte con la mascarilla sin protestar… Protestamos más los mayores que los niños. Es verdad que con las limitaciones de horarios es muy complicado. Y eso lo veo en casa, que tengo tres chavales y uno de ellos juega al fútbol y es menor de 16 años, o sea que hasta hace dos semanas (ya tres) no podía entrenar después de las seis de la tarde. Nosotros, y se aprobó ayer (por el jueves 17) en el Ayuntamiento, intentaremos sacar unas ayudas en 2021 para intentar paliar todas estas cosas que están en contra de los clubes deportivos. También es dar las subvenciones, y cuanto antes. Si eran necesarias antes, más ahora. Intentar estar con ellos de la forma que hemos estado siempre.

P. Habla de las subvenciones y yo le iba a preguntar sobre ello porque fue un problema grave.

R. Muy grave. Nosotros nos lo encontramos. No entendíamos que a una persona que algo que es suyo y supuestamente está normalizado, de golpe y porrazo, no se lo den. Es su base, la gasolina para poder seguir andando, su alimento para poder vivir y que realmente se les quite. Es verdad que hay procesos que cambiaron, pero había que intentar buscar una solución. Desde que llegamos los clubes nos transmitieron eso, muchos regalitos envenenados que nos dejó el anterior equipo de gobierno. Nosotros hemos intentado salvarlo. Ya el año pasado nos comprometimos a pagarlo, en un consejo rector en el que todos los consejeros además, dada la dificultad que había en pagarlo, decidimos unirnos. Y ya esta semana, las últimas líneas que quedaban, la 1 y la 6, ya han cobrado. Los clubes están muy agradecidos. Todas las subvenciones están pagadas como estaban en las bases de 2018, que es el 80%. Las bases no podemos cambiarlas.

P. ¿Ha ayudado este proceso a que la relación con los clubes sea más fluida?

R. Nunca ha sido mala. Siempre ha sido muy cercana y a mí me gusta ser una persona cercana, y con el deporte y con los clubes más todavía. Sí es verdad que al principio y con la pandemia hubo más enemistad, por así decirlo, con los clubes de fútbol. Pero nada más lejos. Nosotros lo que queremos es regularizar los campos de fútbol y llevarnos bien con los clubes.

P. Por otro lado, siempre parece que sólo existe el fútbol pero el deporte es mucho más. ¿Cómo ve al de elite de la ciudad?

R. Pues sí, el deporte de elite ha sido el gran olvidado. Y eso me lo transmiten los mismos equipos. Nunca se ha apostado por ellos. El equipo de gobierno tiene muy clara la apuesta decidida por los equipos de máxima categoría. Y nosotros queremos cuántos más, mejor. Justo cuando llegamos nosotros, y yo fui partícipe de la fiesta, subió el Córdoba Futsal en Mengíbar. Este año, por tema de pandemia también, ha subido el Adesal. Y si Dios quiere para el año que viene el Deportivo Córdoba está muy bien encaminado y todavía espero que el Córdoba Balonmano nos pueda dar una grata sorpresa. Ésa es un poco la idea, porque es un espejo donde se van a mirar nuestros niños. En Córdoba hay muchos deportes y con mucha calidad. Clubes y deportistas individuales, no nos olvidemos de ese Rafita (Rafa Lozano Jr.) que acaba de ser subcampeón de Europa, atletas como Carmen Avilés… y otros muchos, que me perdonen por no nombrarlos. Creo que está muy bien y hay que seguir potenciándolo. En baloncesto también, como pasa con Cordobasket. El balonmano nos tiene muy mal acostumbrados. Y otra cosa es el deporte femenino, no sólo el masculino, que cada vez las niñas aprietan más. En baloncesto me cuentan que hay una chiquita del Cordobasket que es una de las mejores de su edad que hay en España. Oye, pues ahí es donde tiene que estar el Imdeco. Intentar que no les falte de nada.

P. Más que con los grandes eventos quizá.

R. También. Es que no está reñida una cosa con la otra. A nosotros como espectadores nos gusta tener también aquí y no sólo verlo por la tele. No desechamos. No vamos a ir a por ellos pero si pasa como ha pasado con el World Padel Tour, como pasó con la sub 21 o como va a pasar ahora con la Supercopa (de fútbol), no vamos a decir que no. En Córdoba también nos gusta disfrutar de esos eventos.

P. Hablamos de problemas varios y de cantera. Ahí están los Juegos Deportivos Municipales, pero en vez de retroceder a 2019, ¿qué va a suceder a partir de ahora?

R. Fue otro problema que nos encontramos. Y es una espina que personalmente tengo clavada. Porque nosotros hemos venido de la sociedad civil a intentar cambiar o poner en valor nuestras habilidades. En el año 20 solamente empezar tres semanas antes de lo que lo había hecho el anterior equipo de gobierno, que lo había hecho fatal, es una espina. Es verdad que con toda la movida del inicio de legislatura no se pudo avanzar, pero ya este año lo teníamos previsto en agosto. Incluso hablamos con los clubes de empezar en septiembre con el tema de la pandemia. Es verdad que siempre se asociaba a octubre y no quisieron empezar antes. Lo que pasa es que debido a las restricciones hemos tenido que dejarlo. Supuestamente tenían que empezar en enero, pero no nos engañemos: en enero no van a empezar. Estamos un poco a expensas de lo que la normativa nos marque y cómo avance la pandemia. Pero está todo preparado, y además lo hemos hecho igual que con las piscinas, bianuales. O sea, que ya lo tenemos. Tenemos los contratos con las federaciones firmados, de arbitraje, de gestión. Si Dios quiere, cuando funcione la vacuna, cuando nos digan que no hay limitaciones, empezaremos. Es verdad que intentaríamos dar una vuelta a las competiciones. Eso es otra posibilidad, avanzarla, pero que por lo menos esos niños puedan disfrutar de su deporte favorito.

P. ¿Quizá toca pensar más en septiembre por la pandemia?

R. También. Nosotros tenemos los deberes hechos y en el momento en que tanto el Gobierno central como la Junta de Andalucía abran la mano… Es verdad que estamos estudiando hacer otro tipo de competición paralela, ya no liga pero sí concentración. Pero claro, ahora mismo empezar con concentraciones, un fin de semana de baloncesto, encerrarte en algún sitio, no tiene razón de ser.

P. ¿Y qué sucede por ejemplo con las carreras populares también?

R. Estamos en las mismas. Además, la mayoría de las carreras populares están asociadas tanto a consejos de distritos o asociaciones como a clubes de atletismo. En el momento en que se puedan realizar… Ya trabajamos, que el estado actual nos da también para ir avanzando, en la Media Maratón del año que viene. Y en las carreras populares, a nosotros, nos gustaría tener un circuito como el que teníamos con Diputación pero de aquí de Córdoba, y potenciando también los barrios. También es verdad que hay movimientos de las mismas asociaciones para unificar. Nosotros estamos abiertos y todo lo que sea potenciar las carreras populares, estamos encantados.

P. Otro tema es el de instalaciones. Algunas están vetustas o sufren desperfectos, como ocurrió con Fátima.

R. Algunas no, yo creo que todas. Esto me recuerda a Cuba en los años noventa, que veías los edificios y decías: oye, estos han tenido que ser preciosos. Pero claro, sin ninguna remodelación, sin ninguna pintura, ningún mantenimiento, al final se van deteriorando. Aquí estamos ahora mismo en un templo, pero un templo que tiene 25 años. Los equipos que vienen no saben realmente lo grande que es Vista Alegre. Nosotros tenemos aquí una piscina climatizada, tenemos salas. Es enorme, es una ciudad. Lo que estamos haciendo es atacar los problemas de base como por ejemplo Valdeolleros o como ha sido lo de Fátima. Y de cara a 2021 tenemos un plan de instalaciones que realmente nos va a marcar, primero, el arreglo de las que tenemos pero también las que son necesarias. Cada vez tenemos más problemas, porque cada vez tenemos más gente haciendo deporte y no tenemos instalaciones para esos niños o para esos clubes deportivos. Eso es un problema cada vez más fuerte. Tengo contacto con la mayoría de los clubes e intentamos adecuarlos y que cada uno tenga su pista deportiva, pero es que no hay. Ya es encaje de bolillos. No hay. Tuvimos un problema con una actividad, que nos reunimos con ellos hace poco, de bádminton (Club Bádminton Córdoba). Les hemos intentado adecuar, pero al final es que no tenemos.

Por eso una de las primeras acciones, y yo creo que antes de que termine el año y sino a primeros del próximo, es que Valdeolleros vuelve a ser un pabellón normal. Que pueda acoger todas las actividades. Yo soy practicante de pádel y lo siento por ellos, pero realmente en las circunstancias en que estamos no nos podemos permitir tener desaprovechada una pista. Yo hablo todos los días con equipos de baloncesto, de balonmano… y lo único que quieren son pistas. Y es pagando encima, que hay unos precios públicos con los que ellos no tienen problema. Además, con la pandemia, había muchos clubes que entrenaban en los colegios. Esos colegios están cerrados por las tardes. Es muy complicado buscar ubicación. Era importante pagar las subvenciones. Era muy importante acometer la reestructuración de personal, que eso es la gran carencia del Imdeco y por lo que debemos estar muy contentos, porque si Dios quiere a principios de año tendremos seis personas nuevas en la plantilla, cinco de ellos técnicos de gestión, y eso nos va a dar un salto tremendo. Porque además los técnicos que tenemos actualmente están sobrepasados. Están haciendo una labor tremenda, pero no pueden más. Se están dejando la piel. Esta ayuda va a ser muy importante y nos va a ayudar a acometer muchas reformas que son muy necesarias para el deporte cordobés.

P. Habla de un plan de instalaciones y me surge una idea, creo que también a otras personas: podríamos tener un pabellón de nivel intermedio. Perdimos La Juventud, que desapareció por los años de abandono, pero quizá necesitamos, digamos, un segundo Palacio (Vista Alegre).

R. Pero yo sería más optimista y en vez de… Yo veía ese pabellón de 1.500 o 2.000 personas. Se pueden hacer reformas en algún pabellón de asistentes para que tenga esa capacidad, pero yo creo que Córdoba, que es la decimosegunda población de España, se merece un pabellón más grande que Vista Alegre. Nosotros merecemos un pabellón de 5.000 o 6.000 personas, multifuncional… Cada vez que voy al Martín Carpena de Málaga, me tiene enamorado. Es verdad que son 10.000 personas y eso para Córdoba quizá es demasiado, pero el poder tener un pabellón que te dé 3.000 o 4.000 y que luego tenga una parte de arriba que te dé 2.000 y pueda estar cerrado es muy necesario. Tenemos que aspirar a algo más. Aquí, ya con el fútbol sala, se nos queda pequeño. Y seguro que teniendo un pabellón más grande se podrían hacer un montón de actividades que ahora no se hacen. O sea, sí a lo que me estás diciendo de un pabellón intermedio, pero yo ya jugaría con otros pabellones para intentar agrandarlos y aspirar a… A mí me da mucha envidia sana el pabellón que están terminando de construir en Jaén, El Olivo Arena. Con todos mis respetos, que Jaén pueda tener un pabellón el doble de Vista Alegre, no me gusta. Es envidia y sanam pero no me gusta. Tenemos que aspirar a tener esas instalaciones deportivas.

P. Por concluir, hablamos al principio de que el Imdeco estaba herido de muerte. ¿Tiene futuro a día de hoy?

R. Sí, y mucho futuro. Ahora mismo estamos poniendo las bases para lo que aspiramos, y aspiramos a la normalidad. La normalidad es tener una línea de subvenciones que esté acorde a los clubes y equipos que tenemos, tener un plan de instalaciones que esté acorde y nos apetezca ir a hacer cualquier tipo de deporte y que nuestros clubes puedan disfrutar y luego a tener ciertos eventos durante el año, que sean conocidos y pongan el nombre de Córdoba… Creo que tienen que ir aparejados el deporte de elite y el de Córdoba y el turismo. Al final, un gran evento atrae aquí a mucha gente y es negocio para Córdoba. Que Córdoba no salga en las noticias a nivel nacional, normalmente, para cosas malas como que está a la cola del paro o como el otro día, que sale por aglomeraciones en Las Tendillas. No, yo quiero que salga por la Supercopa, el World Padel Tour u otros eventos que realmente den prestigio a nuestra ciudad.

Etiquetas
stats