Del llanto a las preguntas: ¿Por qué todo esto?

Oltra levanta a sus jugadores al final del partido | MADERO CUBERO
"Lo dimos todo y más, ha sido un año durísimo", explicó Deivid, que valora la entrada en el 'play off' "cuando nadie daba un duro por nosotros" | En las próximas horas, vacaciones y balances

Aguantó hasta donde pudo hacerlo. No tenía fuerzas para más. "Lo hemos dado todo todos, con uno menos en la prórroga, a Fidel le han partido la mano... Dimos todo y más, ha sido un año durísimo. Cuando nadie daba un duro por nosotros conseguimos meternos en play off. Al equipo no se le puede reprochar nada". La reflexión es de Deivid, uno de los capitanes de un Córdoba que aún anda en estado de shock tras la eliminación en el play off de ascenso a Primera División. "Hay que felicitarlos y nosotros mirar a la temporada que viene", añadió el central canario. Ahí se pone ahora el foco: la temporada que viene. Que, como es obvio, ha empezado ya.

"Hay unas bases y unos cimientos importantes", dejó dicho un abatido Oltra en la sala de prensa de Montilivi, donde habló del pasado -"en cinco años ha habido tres play offs, un ascenso y un año en Primera"- y del futuro -"lo que ha hecho este equipo se valorará con el tiempo"- para poder digerir el amargo presente. "No se han cumplido los objetivos", admitió, para rápidamente recalcar su sentimiento de "agradecimiento" a los jugadores y su orgullo por dirigirlos en un campeonato de una exigencia y una presión extraordinarias. Desde la entidad se marcó el objetivo del ascenso a Primera y no se ha conseguido. A partir de ahí, las valoraciones y las actuaciones que no tardarán en llegar.

"No vale de nada llorar. No se le puede reprochar nada al equipo, que ha luchado bata el final’’, indicó Deivid. El defensa no escondió una de las claves de la eliminatoria y de buena parte de la temporada. El grupo llegó exprimido a los partidos más determinantes. El mismo Deivid confesó que había salido a jugar con fiebre. Pedro Ríos, después de estar enfermo toda la semana y sin entrenar, salió al campo para tratar de reparar las cosas. El punto físico de futbolistas determinantes andaba ya en la reserva. El caso de Xisco, lastrado además por lesiones musculares, fue evidente. La grave lesión en el último entrenamiento antes del play off de Sasa Markovic y, principalmente, la falta de Florin Andone -jugando la Eurocopa con Rumanía- hicieron un daño irreparable.

"Sabíamos que teníamos que usar muy bien nuestras armas para pasar. La eliminación es muy dolorosa por el trabajo que hemos hecho durante toda la temporada", explicó Luso después del frustrante desenlace de la semifinal ante el Girona. Al final, la desgracia hermanó a todos. Hubo lágrimas compartidas con los aficionados, que se desgañitaron desde el graderío para dar aliento a un equipo roto. ‘’Agradezco como capitán a todos mis compañeros haber jugado con ellos y a la afición que ha estado ahí hasta el final. Pronto el Córdoba volverá a esta en Primera, que es el sitio donde merece jugar. Esté yo o no esté, estoy seguro de que volverá pronto en Primera’’, finalizó el pivote aragonés. Luso termina su contrato dentro de un par de semanas. Como Xisco, otro referente. La reconstrucción comenzará de inmediato. Pero eso ya es otra historia.

Etiquetas
stats