“Ellos se juegan el honor y nosotros la vida”

Sandoval, en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Locuaz y sincero. Sabe de qué va el asunto que trae entre manos. Tiene el suficiente oficio como para saber que el lanzamiento de mensajes optimistas sin un fundamento es un ejercicio suicida. Acaba de llegar y está ansioso por agarrar un buen argumento para construir el milagro de la salvación. Ganar. No hay más. Del modo que haga falta. A José Ramón Sandoval le ha colocado el destino un debut singular. Será ante el Granada, un equipo al que en su día salvó del infierno del descenso en una situación parangonable a la que ahora padece el Córdoba. Hay recuerdos, pero no van a afectar. “Es un partido diferente. Ellos se juegan el honor y nosotros nos jugamos la vida”, ha zanjado el entrenador cordobesista en la sala de prensa. “Nos tenemos que dedicar a estar pendientes de nosotros mismos. Tener nuestra propia entidad más que estar pendientes del rival”, ha añadido el de Humanes.

Sandoval quiere un nuevo Córdoba, con otros modos y una mentalidad más madura. Buenos propósitos que tendrán que germinar al calor de victorias. “Hay que estar pendiente del movimiento del contrincante, pero las ideas tenemos que tenerlas. El Granada no tiene ninguna referencia para defender y no sabe lo que le puede esperar. Queremos empezar una era en la que el jugador sepa lo que tiene que hacer. Tenemos que implantar lo que hemos estado hablando y trabajando. Son solo cuatro días de trabajo. Si sale bien, todo el mérito lo van a tener ellos. Hemos dado dos pinceladas, pero los protagonistas son ellos. Una victoria nos dará autoestima”, ha explicado.

¿Y en qué disposición mental aborda el grupo el desafío del próximo encuentro? Sandoval está recién llegado y afirma que lo que se encontró la ha “sorprendido mucho”, porque se encontró “un vestuario unido”. Sandoval recurrió a la teoría de las oportunidades que concede el fútbol, que siempre da una opción inmediata de reparar el error cometido. “Después de lo de Tenerife fue un velatorio, en la comida, en la cena, en el viaje... Eso tiene una parte que me gusta y es que lo sienten. Si después de una derrota así no pasa nada, estaría preocupado. Pero eso es pasado. Vamos a ahora. El fútbol te da oportunidades continuamente y puedes demostrar esta semana lo contrario de la anterior”, ha manifestado el madrileño, quien se ha mostrado maravillado por el hecho de que en las taquillas se haya colgado el cartel de “no hay billetes” por segundo partido consecutivo.  “Se han agotado todas las entradas y eso te da una responsabilidad. Qué cosa puede haber más bonita en la vida que saber que hay gente que te está esperando. Para mí ha sido grato ver un vestuario tan unido. Ahora lo que tienen que hacer es demostrarlo en el campo, porque esto no es palabra y palabra”, ha dicho.

De estilo y personalidad, mejor en otro momento. “Van a primar más los tres puntos. Lo que yo quiero enseñar no va a dar tiempo. La victoria nos dará confianza para que vayamos cogiendo soltura y sistema. Yo, en todos los equipos en los que he tenido, he dado protagonismo a los jugadores. No podemos dejar la situación en manos del rival”, ha reseñado Sandoval, quien augura “un partido muy largo” en el que “no nos debemos precipitar” y que “nos pase como el día del Barcelona”.

Le recordaron su experiencia en Los Cármenes, donde salvó al equipo a falta de cuatro jornadas y con una desventaja de siete puntos. “Sí, hay mucha similitud. Cuando llegué allí, en las tertulias veía a la gente acojonada porque ya no quedaba tiempo. Mientras que haya puntos... Yo sé que la Segunda División es muy larga, partiendo de algo positivo, será un rival difícil. He hecho bloques de cinco partidos para sacar tres puntos más que los rivales con los que nos jugamos el descenso. A ver cómo salen estos dos partidos en casa, y con las promociones del club, puede ser más fácil de lo que parece. En Granada, la prensa y la afición estaban con el equipo y eso fue importante”, dejó caer, al tiempo que echó un cable a jugadores que no han tenido protagonismo y que “pueden ayudar” a partir de ahora. “Tenemos que acertar y dar calma a la gente, que haya compañeros solidarios, que no mire cada uno para un lado. Yo he venido porque sé que ellos lo pueden sacar. Yo no voy a venir a suicidarme. Ahora, hay que encajar a los jugadores y a protegerlos unos con otros. Hay que hacer que estemos juntitos, que nos ayudemos, que todos tengan responsabilidades. Y si dejamos la portería a cero sería la leche”.

Etiquetas
stats