Hasta la última gota

El Córdoba Patrimonio no pudo doblegar al Pozo Murcia

0

Con el deseo de que fuese el último día grande del curso en Vista Alegre. Bajo esa idea saltó al parqué el Córdoba Patrimonio de la Humanidad en la jornada intersemanal de la Liga Nacional de Fútbol Sala, la cual le llevaba a enfrentarse a uno de los pesos pesados de la categoría. Nada menos que ElPozo Murcia, mejor visitante y líder de la tabla clasificatoria, en un choque de alto voltaje, pues ambos tenían mucho en juego. En efecto, aunque la contienda en la teoría parecía dispar, la efervescencia en base a lo que había en disputa hacía que las fuerzas se calibraran al máximo, con la incertidumbre que ello conlleva sobre el parqué. Y así fue durante los 40 minutos, en los que los intentos cayeron sin cesar en uno y otro bando, aunque finalmente el acierto fue mínimamente mayor en los levantinos (1-2). Habrá que apurar hasta el último día para lograr el objetivo.

El arranque fue meteórico para los cordobeses, que no salieron para nada a especular. Más bien parecían dispuestos a sorprender a su adversario con una defensa alta en busca del robo en campo contrario y crear la ocasión lo más pronto posible. No era para menos, y también a ese ímpetu en la puesta en escena contribuyeron las 1.000 gargantas que en esta ocasión se agolpaban, siempre respetando todas las medidas de seguridad, en el feudo capitalino. Con todo, el primer acercamiento con peligro real del partido lo firmó Paradynski a los cuatro minutos. Estaban la intención y las ganas, solo faltaban las ocasiones. Buena cuenta de ello tomaron Jesulito y Shimizu, que en una excelente jugada de combinación entre ambos se culminó con un disparo cruzado que se machaba pegado al palo. Ahí estaba el aviso. 

Ese primer golpe permitió a los blanquiverdes entrar definitivamente en calor. Tanto que se hicieron dueños del ritmo de partido, auspiciados por la comunión entre jugadores y grada. El ecuador del primer tiempo trajo consigo los mejores minutos en clave cordobesa, con acercamientos constantes y con la sensación clara de tener acorralado al cuadro charcutero, incapaz por aquellos instantes de crear casi nada en campo local.  

Así, no cesaban en su empeño los hombres de Josan González, que estaban asediando una otra vez al plantel levantino. Tanta fue la osadía que tuvo que ser el técnico visitante el que primero recurriese a una pausa obligada. Eso sí, seguía sin atisbarse el camino al gol.

Pero si algo le sobra a ElPozo es talento, y eso mismo lo puede extraer de cualquier mínima oportunidad. Esté o no contra las cuerdas. El desenlace del primer acto fue absolutamente doloroso. Primero una jugada a balón parado botada de forma indirecta por Miguelín la finalizó con un golpeo seco Pol Pacheco, ante el cual actuó perfectamente Prieto. Sin embargo, justo a continuación, tras saque de esquina, el capitán charcutero se encontraba con un balón franco para rematar y hacer el primero. Un tanto que, por el momento y el modo, dejó noqueado al Córdoba Patrimonio. De hecho, por si fuera poco, Alberto García perdonó el 0-2 a escasos segundos del final tras no acertar en un mano a mano con el guardameta blanquiverde. La pausa ahora parecía la mejor opción. 

La reanudación siguió el guion necesario para los cordobeses. Insistir, insistir e insistir. Y ese planteamiento deparó un tramo de lo más polémico, pues la verticalidad local se tradujo en acciones muy al límite de lo legal de los murcianos, y que encendieron aún más la mecha califa, muy contrariado por otro lado con las decisiones arbitrales. Con diez minutos por jugarse, Caio César probó fortuna con un potente disparo lejano ante el que tuvo que reaccionar tirando de reflejos Juanjo. 

Lo buscaba con todo el Córdoba Patrimonio, pero el gol se resistía. Ya sea por falta de puntería, por el acierto del meta o porque la suerte tampoco estaba de su lado. La polémica seguía haciéndose dueña del partido, y de ahí mismo brotó un oportunidad realmente clara. Primero con un disparo de falta directa de Shimizu que se estrelló en el travesaño, y en el rechace, Zequi la intentó meter aunque Juanjo volvió a acertar con una gran estirada. Pero si de un calco del primero se tratase, cuando mejor estaban los locales llegó la segunda bofetada de ElPozo. En una gran jugada de combinación en transición, Cholo Salas dio el pase extra para que Pol Pacheco la pusiera en la escuadra, siendo ahora inalcanzable para Prieto.

Si costó levantarse del primero, no lo sería tanto del segundo. La reacción fue inmediata y de una contra se zafó bien Caio de Juanjo, y éste la cedió para que Saura redujera distancias a placer. Algo más de cuatro minutos y un mundo por decidir. Muy cerquita del empate quedó Shimizu minutos después, pues le faltó apenas un palmo para alcanzar el esférico sin portero. El público hacía subir los decibelios de un Vista Alegre que vibraba. Y en esas, con poco más de dos minutos, Saura se enfundaba la elástica de portero-jugador. El propio pívot murciano fue el encargado de lanza el penalti pitado en la primera acción en superioridad, aunque el meta murciano adivinó su intento. Con esa dolorosa parada se llegaría al final del partido. Tropiezo duro ante un enorme adversario. Así, los cordobeses tendrá que apurar hasta la última gota para conseguir su objetivo.

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2021 - 22:53 h
stats