La Fiscalía de Las Palmas abre una investigación por los incidentes del partido

La Policía Nacional protege la salida de los futbolistas tras el partido. | MADERO CUBERO
La Delegación del Gobierno de Canarias culpa directamente al presidente del club, que es además el dueño de la empresa de seguridad que vigilaba el estadio

Los incidentes que se produjeron antes de que acabara el partido entre la Unión Deportiva Las Palmas y el Córdoba Club de Fútbol ayer parece que no van a quedar en una mera sanción deportiva. La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha abierto una investigación ante la posibilidad de que se hubiera producido algún tipo de delito por la invasión de campo de un grupo de unos 300 aficionados antes de que concluyera el encuentro. El árbitro suspendió momentáneamente el partido, durante unos diez minutos aproximadamente, y lo reaunudó tras dialogar con el presidente de la UD Las Palmas, que le prometió que no habría invasión. Poco después llegó el gol del Córdoba y se recrudecieron los incidentes, con enfrentamientos entre aficionados.

El fiscal jefe de Las Palmas, Guillermo García Panasco, ha indicado que “ante la flagrancia y la notoriedad de lo sucedido en el estadio, la fiscalía ha decidido actuar ante la posible comisión de hechos delictivos”. Ya se ha enviado una comunicación al Las Palmas, la Policía Nacional y a la empresa Seguridad Integral Canaria, encargada de los servicios de seguridad en el estadio, para que aporten información sobre lo sucedido. Se da la circunstancia de que esta empresa es propiedad del presidente de Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez.

García Panasco considera que los incidentes deben aclararse cuanto antes, pues, según ha indicado, han comenzado a circular comentarios en las redes sociales en los que algunos aficionados canarios proponen “tomarse la justicia por su mano” tras no haber ascendido a Primera. También ha enviado “un mensaje de tranquilidad y calma” a los ciudadanos, así como “de confianza en las instituciones”.

La Delegación del Gobierno de Canarias ha culpado a la Unión Deportiva Las Palmas de lo sucedido, e incluso advierte que el presidente Miguel Ángel Ramírez podría haber incurrido en responsabilidades penales. La nota informativa remitida por la Delegación del Gobierno es la siguiente:

“Durante el transcurso del partido de fútbol correspondiente a la liguilla de ascenso a la primera división de fútbol disputado entre la U.D. Las Palmas y el Córdoba C.F. se produjeron los siguientes incidentes, los cuales se harán constar en el Acta del Partido que se instruirá al efecto y será remitida tanto a la Oficina Nacional de Deportes como a la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas.

- En la grada naciente se produjo un exceso de aforo. Desde la U.C.O. del Estadio se hace fotografías de la misma, lo cual hacía muy difícil que por parte de la U.I.P. se pudiera realizar ninguna intervención en la misma.

-En minuto 48, justo después del gol de la U.D. Las Palmas, desde la grada naciente, lugar donde se ubica la peña “Ultra Naciente” se encienden dos bengalas, las cuales se lanzan a las pistas de atletismo que rodean el terreno de juego, no se pudo identificar a los lanzadores debido a la masificación de la citada grada.

-En el minuto 83, salta un espectador desde la grada “Curva”, el cual entra en el terreno de juego desde el citado fondo, atraviesa el terreno de juego y llega hasta el banquillo de la U.D. Las Palmas. Se interrumpe el desarrollo del partido hasta que se retira a este aficionado del campo. La U.I.P. le instruye un Acta de Incidencia en Espectáculo Deportivo, la cual me harán llegar el día de mañana, lunes, donde figura la filiación del mismo.

-En el minuto 90 se produce una invasión del terreno de juego, por lo que bajo desde la U.C.O. al terreno de juego para entrevistarme con el árbitro. El árbitro me dice que si la U.I.P. no desaloja el campo y pone un cordón policial alrededor del mismo, suspende el partido. Una vez que el campo es despejado, el juego se reanuda.

- Tras la reanudación el Córdoba C.F. marca un gol, y se vuelve a producir otra invasión violenta del terreno de juego, por lo que el árbitro se retira al vestuario y decide dar por finalizado el encuentro“.

Etiquetas
stats