La difícil misión de resistir en el banquillo

González Calvo y Sabas, en la presentación del madrileño | ÁLEX GALLEGOS

La famosa trituradora acuñada por Fernando Castro Santos, ex técnico del Córdoba CF a principios de siglo, sigue funcionando a toda velocidad. La paciencia no es una virtud que se haya tenido en el club blanquiverde en los últimos años. De hecho, su antónimo, el ansia por resultados inmediatos, ha sido la característica más común en las directivas cordobesistas. “La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte”, que decía el filósofo Kant. Tanto en proyectos ambiciosos como los llamados a no pasar apuros, el nerviosismo y la intranquilidad han vagado siempre por El Arcángel con andares estilosos, como si estuvieran cómodos en aquel lugar.

Juan Sabas ya se conjuga en pasado en el Córdoba. Fuera como fuera su idea de juego y su proyecto a medio y largo plazo, lo cierto es que el madrileño, tras seis partidos dirigidos, forma parte de una extensa lista de técnicos que, con menor o mayor éxito, se han sentado en el banquillo de local del coliseo ribereño. De hecho, en el contexto del presente siglo, la cifra asusta: 35 entrenadores diferentes han dirigido al cuadro blanquiverde en 21 temporadas entre Primera, Segunda y Segunda División B. Ni más ni menos. Si se ahonda más en la estadística, la trituradora se hace más real. De esas más de 20 campañas del Córdoba, solo en cinco la pertinente directiva cordobesista ha mantenido a su entrenador durante una temporada completa: Pepe Escalante (2006-07), Lucas Alcaraz (2009-10 y 2010-11), Paco Jémez (2011-12) y José Luis Oltra (2015-16). Solo el segundo de los mencionados ha sobrevivido al carrusel de técnicos del primer plantel del Córdoba durante dos temporadas consecutivas.

La viabilidad de un proyecto se basa en su estabilidad. De eso no cabe duda. Sin embargo, el equipo cordobesista siempre ha vivido momentos turbulentos por unas u otras circunstancias. El Córdoba CF ha tenido tres temporadas con cuatro entrenadores (2001-02, 2004-05 y 2017-18) y hasta seis con tres (2000-01, 2002-03, 2003-04, 2013-14, 2014-15 y 2018-19), sin contar una séptima que habría tras el nombramiento de Juan Sabas por la destitución de Raúl Agné y la posterior suspensión de la competición por el coronavirus. En cuanto a partidos en una misma campaña, Juan Verdugo tiene el récord de solo dirigir dos partidos en la 2001-02 -venía de entrenar 16 en la anterior-, al igual que Pedrito en la famosa salvación de Leganés en 2004. Les siguen Castro Santos, con tres en la 2002-03 -seguiría diez más en el siguiente curso- y el propio Juan Sabas, que solo ha dirigido al equipo en seis partidos. El asterisco está en Luis Carrión, que dirigió al equipo como interino en la jornada 26 de la 2013-14, con derrota ante el Numancia (3-0).

Salvaciones imposibles, descensos con adrenalina o morfina y ascensos han sido parte de la montaña rusa del cordobesismo en los últimos 21 años. Directivas fueron y vinieron, al igual que los 35 entrenadores que entrenaron al equipo cordobesista. Nunca se tuvo la sensación de que se le diera al técnico de turno total margen de acción para estructurar un proyecto en la división que fuera. La estabilidad es esencial para ganar prestigio nacional para, en este caso concreto, asentarse en la división de plata para, si es posible, aspirar a cotas más altas. Al fin y al cabo, resaltando el tópico, el fútbol es fútbol y los resultados se dan, pero los proyectos nunca quedan. El banquillo del Córdoba se ha convertido en la patata caliente del 'Grand Prix', donde uno se queda poco tiempo y se pasa el testigo al siguiente. El futuro decidirá si esta tendencia se mantiene.

Etiquetas
stats