El Córdoba Futsal, al ritmo de los de siempre

.

Pasan los rivales, la categoría y el nivel de exigencia, aunque los que parece que se mantienen inmutables son los líderes. Ésa es la receta que puede extraerse una vez superado el ecuador de la competición en la Primera División de la LNFS para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Y es que, atendiendo a los números acumulados por la entidad hasta la fecha, la principal conclusión posible de su rendimiento es que está basado en el talento cordobés como pilar fundamental. El mismo que ha llevado al club de categoría provincial a la élite del fútbol sala español en poco más de seis años. De hecho, algunos de los futbolistas se han mantenido en la plantilla durante todo este tiempo. Y no como meros figurantes, pues son piezas imprescindibles. Por tanto, ese proyecto que un día ideó José García Román de potenciar el talento local en la propia ciudad se ha mantenido en lo más alto de la pirámide. Una apuesta arriesgada y que, por momentos, ha ido creciendo por encima de sus propias posibilidades. No obstante, lo que es indudable es que tiene los cimientos muy bien asentados.

El último reconocimiento positivo para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad ha llegado desde la portería. La LNFS situó una de las acciones de Cristian Ramos entre las mejores paradas de la jornada, un mérito que para el cordobés supone la segunda inclusión dentro de ese trío destacado. Y es que la propia portería es el lugar desde el que se ha edificado un proyecto que, pese a los necesarios refuerzos foráneos (por exigencias deportivas y límites económicos), mantiene muy vivo su ADN cordobés. Así, el titular indiscutible en esa posición es el mencionado guardameta local, quien acumula 14 titularidades entre los 16 encuentros de Liga disputados hasta la fecha. Además, en los otros dos restantes fue el luqueño Nono el que inició el choque, mientras que Gonzalo Puebla únicamente actuó de titular en el cruce de Copa del Rey.

Pero no sólo en la faceta defensiva tienen un peso muy marcado los futbolistas cordobeses. De hecho, los dos máximos artilleros son igualmente dos viejos (por experiencia en el club más que por edad) conocidos por la afición blanquiverde. Son César Velasco y Manu Leal. Dos jugadores se han adaptado a las mil maravillas a la competición, erigiéndose en firmes líderes del equipo dentro y fuera de la cancha. El desparpajo del joven egrabrense ha llamado la atención sobremanera a los distintos estamentos de la máxima división del fútbol sala nacional. Con 7 dianas, César encabeza la tabla de goleadores del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Un rendimiento que le ha valido para aparecer en más de una ocasión entre los más destacados de la semana.

Por su parte, el capitán secunda esa tabla ofensiva con 6 goles, igualmente habiendo recibido reconocimientos individuales. Asimismo, el impacto del mayor de los Leal es más llamativo si cabe, pues, después de abandonar la práctica del fútbol 11, se embarcó en la aventura del entonces recién creado Minuto 90 (actual Córdoba Patrimonio de la Humanidad), con el que ha ido quemando etapas hasta alcanzar la Primera División. Por si fuera poco, suyo fue el primer tanto de la historia de la entidad en dicha categoría. Justicia divina.

No cabe duda que futbolistas como Pablo del Moral, Zequi o Giasson cuentan igualmente con un papel fundamental en el equilibrio y la marcha del equipo en su dura misión de alcanzar la permanencia. Sin embargo, Maca es consciente del peso anímico y deportivo que tienen los futbolistas locales. Los de casa. Los héroes de esa apasionante eliminatoria en San Pablo frente al Betis y de ese ascenso aún más histórico en Mengíbar. Los cordobeses por los que un día García Román quiso apostar para que la capital volviera a contar con un equipo en una división profesional. En ese sentido, las titularidades son indiscutibles. De hecho, junto al mencionado Cristian Ramos, los que han partido más veces desde el inicio son Manu Leal con 12 titularidades; César y Jesús Rodríguez con 11; Lolo Jarque con 10; y Koseki con 6. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad, al ritmo de los de siempre.

Etiquetas
stats