Una pretemporada marcada por los contratiempos físicos

Samu Delgado, a la izquierda, en un entrenamiento

Un tiempo de preparación que debería haber servido para coger ritmo competitivo, pero está siendo prácticamente imposible para muchos de los futbolistas que componen la plantilla blanquiverde. Tener una pretemporada buena hace que los profesionales del balompié encaren el inicio liguero con la mayor de las garantías posibles y a un nivel que podría alcanzar su máximo con el paso de las jornadas. Sin embargo, el temor de los entrenadores y de varios jugadores es que aparezcan las lesiones. Unos contratiempos que han llegado de forma excesiva a la primera plantilla de un Córdoba CF que aún no ha tenido un amistoso con todos sus efectivos disponibles. Gracias a esto, el técnico Germán Crespo ya sabe que solo podrá contar con José Alonso y Bernardo Cruz como únicos centrales, mientras que la portería, el mediocampo o la zona ofensiva tampoco se han librado de este tipo de problemas.

Primeramente, el arco blanquiverde ha estado ocupado, en su inmensa mayoría, por guardametas que estarán defendiendo la elástica del filial a lo largo de la presente temporada. Los contratiempos tanto de Felipe Ramos como de Carlos Marín -éste último tras debutar en la derrota ante el Linares Deportivo en El Arcángel- hizo que el técnico Germán Crespo convocara tanto a Jaylan Hankins como a Barea. El portero gibraltareño ha sido el que más minutos ha disputado a lo largo de la pretemporada, mostrando un gran nivel y advirtiendo de que es capaz de defender el marco califa si el entrenador nazarí así lo considera oportuno. Sin embargo, las recuperaciones tanto de Ramos como de Marín hacen que estos dos futbolistas peleen por un puesto en el once inicial que se estrenará durante la próxima semana en el histórico estadio de Chapín ante el recién ascendido Xerez Deportivo.

Por otro lado, la defensa ha sido la demarcación que más ha sufrido a lo largo de esta preparación. Gracias a la polivalencia de varios jugadores de la primera plantilla, el técnico Germán Crespo ha podido confeccionar un once de garantías en cada amistoso, aunque los principales centrales no han podido estar al nivel esperado debido a contratiempos físicos. De hecho, el primero en caer lesionado fue un Bernardo Cruz que llegará, junto a José Alonso y si todo va según lo previsto, a la primera jornada liguera ante el conjunto jerezano, aunque serán los dos únicos futbolistas que estarán disponibles para el entrenador nazarí. Y es que José Cruz, aquejado de una lesión de gemelo y sóleo, y Visus, cumple el ciclo de tarjetas amarillas, no podrán vestirse de corto en Jerez, mientras que Álex Meléndez y Carlos Puga podrán hacer la competencia en el carril. Por su parte, el lateral malagueño estuvo ausente en las primeras sesiones de la pretemporada debido a una lesión de rodilla en la última parte de la temporada anterior, mientras que el granadino sufrió unas molestias que también le mantuvo al margen del grupo durante varios entrenamientos.

Aunque el centro del campo y la zona ofensiva no se libran de las lesiones. En la sala de mandos, Álex Bernal, Javi Flores y Julio Iglesias también se han visto afectados por este tipo de contratiempos, aunque todos ellos ya han sumado minutos durante la pretemporada y estarán disponibles, incluso, para Germán Crespo en el encuentro disputado este domingo en Pozoblanco. Entretanto, Adrián Fuentes y Willy Ledesma han sido dos de los futbolistas que, al igual que el resto, han pasado por la enfermería. Sin embargo, el natural de Torremejía sigue con molestias tras el enfrentamiento ante el Recreativo Granada y tendrá que seguir su evolución con el objetivo de estar en plenas condiciones para el amistoso en tierras pozoalbenses. En último lugar y como informa Diario Córdoba en su edición digital, el último entrenamiento de la primera plantilla ha dejado una nueva sorpresa en forma de contratiempo físico.

Y es que Samu Delgado se ha retirado de la sesión previa al enfrentamiento ante el Pozoblanco aquejado de un pinchazo en la parte posterior del muslo. El extremo conquense se marchó del entrenamiento de forma prematura y todo apunta a que es una nueva recaída de su lesión sufrida en los isquiotibiales a lo largo de la pasada temporada, aunque desde el club se muestran cautelosos hasta que se realicen las pruebas pertinentes. El jugador blanquiverde ya tuvo un percance parecido durante el mes de mayo y no pudo regresar al terreno de juego hasta la pasada semana en el amistoso ante el Extremadura. En la actualidad, el futbolista deberá estar nuevamente en el dique seco para recuperarse totalmente de sus dolencias. Un auténtico calvario que denota el problema con los contratiempos físicos que está soportando el Córdoba CF en esta pretemporada.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
28 de agosto de 2021 - 13:34 h