Cuenta conocida: vencer y aguardar

Jesús Álvaro, en el duelo con el Linense.

La historia se repite. Esta vez sólo unas semanas después. Tiene difícil la consecución del objetivo -el segundo y menor de la temporada-, pero ni mucho menos imposible. Y tanto es así que sus posibilidades son muchas más que hace sólo unos días, cuando la teoría de la probabilidad parecía asunto extraño. Gracias a su goleada en La Línea de la Concepción, tan inesperada como sorpresiva y viceversa, el Córdoba cuenta con claras opciones de acceder a Primera RFEF. Así es también tras el empate entre el Sevilla Atlético, que desperdicia durante esta fase una firme ventaja, y el Tamaraceite unas horas antes. Se encuentra el cuadro califal con su enésima última oportunidad de un campeonato tan raro que incluso el Real Murcia guarda una mínima esperanza. Un milagro deportivo es lo único que en realidad puede servirle a los pimentoneros. Con todo, a estas alturas de curso los cálculos vuelven a ser tan simples que sólo existe uno: hacer los deberes y que otro no los haga.

Ya es conocida la cuenta, toda vez que es la misma que se diera justo antes del final del primer tramo competitivo. Ésta no es otra que vencer y aguardar a lo que ocurra en otro campo. Para mayor concreción, el Córdoba está obligado a superar al Cádiz B, al que recibe en El Arcángel y al tiempo estar pendiente de que el Sevilla Atlético no sea capaz del triunfo ante el Linense. Incluso los protagonistas, los principales, repiten en relación a la anterior etapa del campeonato. Entonces ya se sabe cómo terminó todo: el cuadro califal concedió una remontada al Betis Deportivo en su propio feudo y en el descuento y el filial de Nervión -o de la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros- sumó de tres ante el Yeclano pero para quedar desbancado de la fase por el play off. Ahora los dos, blanquiverdes y franjirrojos, entran de nuevo en pugna a última hora por una meta que es común.

De entrada, al Sevilla Atlético no le basta el empate propio aunque sí el del conjunto blanquiverde aun cuando ceda ante la Balona. O dicho de otra forma, el gol average obtenido en la primera fase de la temporada otorga una clara superioridad en la última jornada de la 2020-21 para ambos equipos. Si el segundo equipo hispalense cae en su partido de cierre al Córdoba no le vale de nada un punto ante el Cádiz B porque tiene en su contra el equilibrio en la tabla. Es lo que sucede cuando un equipo pierde sus dos encuentros ante un mismo adversario -lo que ocurrió precisamente ante el plantel de Nervión-. De esta forma, no es necesario hacer más cábalas sobre lo que puede o no ocurrir el próximo domingo. Por cierto, es entonces cuando todos los duelos dentro del Grupo IV-D se disputan. También el fijado entre el Real Murcia y el Tamaraceite. En definitiva, todo pasa por vencer y que el otro, el filial sevillano otra vez, no lo haga.

Cualquier otra combinación sólo sirve para confirmar el desastre que se procura evitar tras el fracaso. Lo cierto es que la última fecha del curso en lo concerniente al cuadro califal va a ser más que interesante. Básicamente porque la irregularidad de todos los clubes en liza en este momento ofrece una ocasión final de redimirse incluso al Real Murcia. Aunque esto en verdad es del todo irreal. O como mínimo es tan complicado que casi ni debería tenerse en cuenta, para desgracia del conjunto grana. A falta de un partido, en efecto, el Sevilla Atlético se sitúa con 35 puntos y el conjunto pimentonero con 32. Resulta necesario acudir a su gol average particular, que está empatado. Por ende, es requisito la revisión de sus propias diferencias de goles. Y es en este punto en el que se contempla la ilusoria oportunidad del equipo dirigido José Luis Rodríguez Loreto. Son siete los tantos que distancian a uno del otro, lo que significa que el filial hispalense tiene que perder por goleada y la escuadra murciana ganar por una mayor.

No son factibles, dentro de la lógica y a pesar de la ciencia exacta de las matemáticas -que de nuevo se muestra incierta en este tipo de situaciones si se miran los números y nada más-, las opciones del Real Murcia. Aunque después de lo visto en el Municipal de La Línea el pasado domingo, nada es descartable. En realidad, el tercero en esta discordancia es el Tamaraceite, que ya de por sí necesita una carambola. Al conjunto canario no le vale otro resultado que no sea la victoria en el Enrique Roca después de igualar con el Sevilla Atlético. Pero a diferencia del Córdoba, que para eso si están las cifras y la propia clasificación en cada instante exacto, no está pendiente de otro duelo sino de dos. De vencer en tierras pimentoneras, el equipo en que milita López Silva ha de esperar que el filial hispalense pierda -ante una Balona ya sin nada en juego, como demostró muy bien ante los califales- y que no gane la plantilla de Germán Crespo. De lo contrario un hipotético triunfo de nada le vale.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
5 de mayo de 2021 - 05:45 h
stats