Crónica

Triunfo con asterisco antes de la aventura

Los jugadores del Córdoba, con el Trofeo Ciudad de Pozoblanco

0

Piedra de toque finalizada. Ahora toca pensar en lo verdaderamente importante. A pesar de que durante los últimos encuentros no se ha encontrado cómodo sobre el césped, el Córdoba CF buscaba terminar la pretemporada con la mejor sensación posible y visitaba tierras pozoalbenses para encarar la semana previa al debut liguero con un elevado ritmo competitivo. Sin embargo, el técnico Germán Crespo también era un poco cauto, ya que los contratiempos físicos estaban atizando a la primera plantilla blanquiverde y decidió extremar precauciones de cara a que todos los efectivos posibles estuviesen presentes en el duelo ante el Xerez Deportivo. Aun así, el entrenador nazarí expuso un once inicial cuyo esqueleto podía salir de partida ante el cuadro jerezano, aunque no surgió efecto durante la primera mitad. Ambos equipos estuvieron muy espesos a lo largo de los primeros 45 minutos, pero el Córdoba CF reaccionó en la segunda parte, logrando hacerse con el partido durante la tanda de penaltis.

Un encuentro donde los blanquiverdes debían extremar situaciones puntuales debido a evitar una posible lesión de cara al inicio liguero. El Córdoba CF está pensando en el debut de la nueva Segunda RFEF disputado en el mítico estadio de Chapín ante el plantel gaditano, aunque quería terminar dicho tramo de preparación con la mejor sensación posible. Por ello, el cuadro dirigido por Germán Crespo salió de forma intensa al terreno de juego, logrando combinar rápidamente entre líneas, aunque el que primero avisó a la portería contraria fue el Pozoblanco. El conjunto pedrocheño inició un contragolpe efectivo y León tuvo la oportunidad de hacer el primero, aunque su disparo se marchó algo desviado del arco defendido por Carlos Marín. A pesar de las buenas intenciones, los califas no conseguían llegar a tres cuartos de campo con un acercamiento claro y permitía a los locales salir con una velocidad que hacía mucho daño a los centrales visitantes.

Aun así, el tiempo iba corriendo en el Municipal de Pozoblanco y el ritmo de juego estaba siendo cada vez más espeso. El Córdoba CF empezó a realizar posesiones mucho más largas, haciendo que sus pérdidas se minimizasen y que los locales no pudiesen salir al contragolpe con rapidez. Sin embargo, los blanquiverdes no lograban acercarse a la meta defendida por Antonio Sillero. Por su parte, el cuadro dirigido por Antonio Jesús Cobos sabían a la perfección lo que tenían que hacer. La inexperiencia y la poca comunicación que existía en el doble pivote visitante formado por Viedma y Valtteri tenía que ser presionado por un conjunto pedrocheño que conseguía la mayoría de las recuperaciones a través de esta carencia, logrando robar en campo contrario, aunque sin suerte a la hora de finalizar.

Sin embargo, la electricidad del encuentro era casi inexistente, como si de una eliminatoria a doble partido se tratase. Ambos equipos no querían imponer una marcha más a una contienda que se alteraba gracias a las jugadas a balón parado, aunque no en demasía. Tras la pausa por hidratación, el Pozoblanco parecía más asentado sobre el terreno de juego ante un Córdoba CF que sufría en exceso cuando no era dueño del esférico. De hecho, los chicos de Antonio Jesús Cobos seguían inquietando el área blanquiverde a través de un Tommy Montenegro que se encontraba muy activo, aunque tanto Bernardo Cruz como José Alonso lo marcaban desde muy cerca, dejando prácticamente inmóvil a un delantero que no lograba revolverse con velocidad. Aun así, la calidad que contiene el cuadro califal del medio campo hacia adelante se notaba sobre el Municipal de Pozoblanco y Luismi Redondo probó su disparo desde la frontal justo antes del paso por vestuarios, aunque se marchó muy desviado, terminando así una espesa primera mitad.

La vuelta al terreno de juego no supuso un cambio en la tónica del encuentro. El Córdoba CF, que no movió ficha a lo largo del descanso, seguía con una posesión pobre, un tanto más larga en el tiempo, aunque sin evitar que el Pozoblanco siguiese trazando su particular plan. El cuadro local trataba de presionar en tres cuartos de campo, mirando a la portería contraria con rapidez y aprovechando que los visitantes no se encontraban cómodos sin el dominio del esférico. Aun así y con el paso de los minutos, el técnico Germán Crespo realizó sus primeros cambios, dando refresco tanto a las bandas como a la zona delantera con el objetivo de alterar un poco la dinámica del encuentro y fue finalmente así. Los blanquiverdes lograron tener profundidad a la espalda de los laterales pedrocheños y cuando todo parecía que Luismi Redondo iba a inaugurar el marcador, su disparo se fue fuera del Municipal de Pozoblanco.

Esta última acción le dio alas a un Córdoba CF que gozó nuevamente de una nueva oportunidad de oro para adelantarse en el electrónico, pero Luismi Redondo volvió a fallar un uno contra uno ante un meta Christian López que realizó una parada excepcional. Mientras tanto, el Pozoblanco mostraba la primera debilidad defensiva de todo el encuentro, gracias a que Redondo pasó a la mediapunta y manejó el juego ofensivo a su antojo. De hecho, los blanquiverdes volvieron a estar más activos y Antonio Casas lo intentó con un tiro que se marchó excesivamente alto. Aun así, el marcador seguía sin moverse y los dos equipos encaraban el final del encuentro con unos califas que parecían ir más decisivos a conseguir la victoria en el último enfrentamiento de la pretemporada y la contienda previa al debut liguero ante el Xerez Deportivo.

Conforme los minutos sucedían y el final se acercaba, el encuentro se abrió de tal manera que el Pozoblanco pidió con no demasiada intensidad un posible penalti después de una acción a balón parado que el Córdoba volvió a tener dudas a la hora de defender. Sin embargo, los últimos instantes de la contienda fueron con más interrupciones que otra cosa, notándose la falta de físico de ambos equipos en estas alturas de temporada. Aun así, el cuadro blanquiverde tuvo la mejor en el último minuto del enfrentamiento por medio de un Antonio Casas que mandó el esférico a la red tras un gran pase de Miguel de las Cuevas, pero el colegiado anuló el tanto merced a la posición adelantada del rambleño. A pesar de esta oportunidad, el conjunto califa cerró y venció en la tanda de penaltis un partido donde dejó más carencias que virtudes y que deberá arreglar antes del inicio de la Segunda RFEF.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
29 de agosto de 2021 - 21:43 h