Alcaraz y López Garai, dos ex sin billete para volver a El Arcángel

López Garai, en un partido del Albacete | ALBACETE BALOMPIÉ

El regreso a El Arcángel se pone caro. Tanto que no se va a dar. No al menos de cara al encuentro más parecido a Segunda A que va a disputar el Córdoba esta temporada. Se trata el duelo con el Albacete en Copa del Rey, previsto para el 16 de diciembre a las 18:00. La contienda con el cuadro manchego, conocida desde el 25 de noviembre en sorteo realizado por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), no supone al final el retorno de Aritz López Garai al coliseo ribereño. Porque el técnico vasco, que lograra como jugador su debut en Primera con el conjunto blanquiverde, ve terminado su ciclo en el banquillo del Carlos Belmonte antes de tiempo. Así es después de que la entidad blanquilla anunciara en la noche del domingo su destitución. Y es la segunda que efectúa en lo que va de campeonato, con una primera que también significara la vuelta al INEM, como se suele decir, de otro ex del cuadro califal: Lucas Alcaraz.

Dado el emparejamiento con el Albacete en el torneo del KO, desde noviembre estaba presente el regreso de Aritz López Garai a El Arcángel. Tal hecho no se va a producir pues el de Barakaldo fue incapaz de revertir la complicada situación del equipo desde su llegada allá a mediados de octubre. Lo cierto es que el vizcaíno arrancó muy bien su periplo en el Carlos Belmonte, con dos triunfos y dos empates en sus cuatro duelos iniciales. Su estreno en el banquillo manchego se tradujo, de hecho, con una goleada ante el Sabadell (3-0). Pero después de tan buen comienzo de trayecto la escuadra blanquilla entró de nuevo en una fase perdedora. Acumuló cinco derrotas y apenas sumó dos puntos en las siete jornadas siguientes, lo que supuso vivir en descenso de manera continuada. El Queso mecánico, que es como se conoció al club en tiempos de Primera -su momento histórico más brillante-, cayó el domingo ante el Girona (0-2) y su preparador dejó de serlo de forma fulminante.

Por tanto, la posibilidad de ver de nuevo a López Garai en El Arcángel queda cortada de raíz. El de Barakaldo ya acudió al coliseo ribereño, como entrenador, dos veces. La primera fue en la tormentosa pero feliz en su desenlace para el Córdoba temporada 2017-18. Durante aquel curso, el vasco estaba al frente del Reus, con el que apareció a orillas del Guadalquivir en el último partido de 2017. Los blanquiverdes impusieron un duro castigo al cuadro catalán al vencer por 5-0 en un encuentro que significó la primera presencia en el palco de Jesús León tras hacerse con la entidad, si bien la compraventa no se formalizó después hasta finales de enero. En la siguiente campaña el vizcaíno retornó con otro club. Se colocó al frente del Numancia, ante el que abrió el todavía más convulso -casi insufrible- y mucho más triste en su final para los califales ejercicio 2018-19 -que acabó con el descenso a Segunda B-. Aquel choque terminó con un empate a tres.

Cabe recordar que Aritz López Garai intervino en las campañas más sobresalientes del Córdoba en los últimos tiempos. Esto fue en la 2011-12, en la que el equipo volvió a pugnar por ascender a Primera después de casi 40 años, y en la 2013-14, en la que la entidad califal festejó su histórico retorno a la máxima categoría. Su primer curso se dio con el fútbol más vistoso por parte del conjunto blanquiverde en décadas gracias a Paco Jémez. Además, el de Barakaldo pudo cumplir su sueño de jugar en la máxima categoría con la escuadra de El Arcángel. A sus 34 años alcanzó su anhelo y lo hizo por todo lo alto, con presencia, nada más y nada menos, en el Santiago Bernabéu. Lo curioso es que su llegada al banquillo del Albacete sucedió a la destitución de otro ex, de forma que con carácter retroactivo tampoco hubo billete de retorno, aunque fuera de ida y vuelta, para él. Lucas Alcaraz ni siquiera tuvo oportunidad de saber, como técnico de los manchegos pues ya había dejado de serlo cuando llegó el sorteo, que su antiguo club -uno de muchos- sería el rival en Copa de los del Carlos Belmonte.

El preparador granadino, que tiene en su historial el nada desdeñable logro de dirigir al Córdoba durante dos temporadas completas -lo que no conseguía nadie desde que Iosu Ortuondo alcanzase tal mérito en las 1984-85 y 1985-86-, tomó las riendas de los manchegos la pasada campaña. Después de un curso envidiable, en el que disputó el play off a Primera, al Albacete le tocó sufrir una etapa de declive, que conllevó el cese de Luis Miguel Ramis en la vigésimo sexta jornada de la 2019-20. A este último hubo de suplir Lucas Alcaraz, que aunque de manera apurada selló la permanencia en la división de plata. Pero este ejercicio arrancó muy mal para los del Carlos Belmonte, con cuatro derrotas y sólo un empate en cinco encuentros. Un balance que costó caro al entrenador blanquiverde en los campeonatos 2009-10 y 2010-11. Los números de los dos ex, sumados, dejan un balance de apenas dos victorias y once puntos en un total de diecisiete fechas, así como la condición de colista de Segunda A.

Etiquetas
stats