De aquí en adelante

Jugadores blanquiverdes en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Busca un punto de partida para contar una historia nueva. La de un equipo que da un testimonio de vida, que renace, que aún no ha dicho su última palabra. Con ese propósito va a Tenerife, donde le miran con conmiseración y basan en sus desdichas sus opciones de ir para arriba. Al Córdoba le ven como lo que es: un equipo en situación de descenso que, para su desgracia, no es fruto de un episodio aislado ni un hecho coyuntural. Está ahí porque se lo ha buscado. Ahora, después de muchos cambios en su estructura, pretende ser otro. Una mutación que solo se consigue ganando. Algo que no hace lejos de El Arcángel desde agosto del año pasado.

Jorge Romero aguanta bien la situación. En este curso de madurez acelerada que es el Córdoba -donde tres semanas pueden afectar como tres años-, el joven técnico sigue enfrascado en su tarea de reconducir un rumbo torcido. Con él al frente se mejoraron los registros del anterior inquilino -Merino, que suplió a Carrión y no ganó ni uno-, pero eso no es suficiente. Hace falta mucho más. Le han traído futbolistas nuevos y ya los alineó la semana pasada ante el Barcelona B. Hubo derrota; inmerecida, pero derrota al fin. Con Romero hay mejores sensaciones en el campo, pero los números no acaban de cuadrar y los adversarios se van escapando. El más cercano -el que marca la permanencia- está a diez puntos de distancia. En el Heliodoro Rodríguez tiene “otra final, otra oportunidad”, dijo el propio preparador ante los medios en las vísperas, al tiempo que aprovechó para reivindicar su figura. “Respeto la opinión de todo el mundo, pero yo estoy aquí para trabajar duro y sacar esto adelante”, dijo a propósito de las insinuaciones de Luis Oliver, el director general deportivo, sobre la influencia de los marcadores en el porvenir de los técnicos. No inventó nada nuevo el navarro, pero en un ambiente tan turbulento como el que vive el Córdoba todo se interpreta como una posibilidad de volantazo. Y más cuando por las gradas de El Arcángel se ve a entrenadores -Caparrós y alguno más- que están en el paro.

En lo deportivo, el Córdoba recupera a José Manuel Fernández, que cumplió su partido de sanción. Esta semana le toca hacerlo a Edu Ramos. Tanto el lateral como el mediocentro son piezas fijas en el once, sobreviviendo a todos los cambios en la dirección. El zaguero estará de inicio en una formación que podría deparar sorpresas. El domingo pasado, ante el filial del Barça, Romero incluyó a cinco nuevos -Aythami, Valentín, Narváez, Reyes y Araujo, los dos últimos saliendo del banquillo- y en esta ocasión tendrá que buscar un remedio para suplir la falta de Ramos. Se ha llevado a Tenerife a Álex Vallejo, por si acaso. La convocatoria la componen Pawel Kieszek, Igor Stefanovic, Fernández, Caro, Aythami, Jesús Valentín, Javi Galán, Álex Vallejo, Aguza, Álvaro Aguado, Javi Lara, Quim Araujo, Juanjo Narváez, Alfaro, Reyes, Jovanovic, Eneko Jauregi y Sergi Guardiola.

En el Heliodoro aguarda un Tenerife que lleva 30 puntos. A uno del descenso, que se dice pronto. Los chicharreros acaban de despedir a Pep Martí para contratar a Joseba Etxeberría con el fin de agarrarse al play off de ascenso a Primera División. Puede ocurrirles cualquier cosa, con toda la dispersión mental y expectativas que eso genera. El Córdoba, dentro de su desgracia, tiene una ventaja: la certeza de su objetivo. Ganar para seguir vivo una jornada más. Y así diecisiete veces seguidas.

ALINEACIONES PROBABLES

TENERIFE: Dani Hernández, Cámara, Jorge, Aveldaño, Camille, Bryan Acosta, Luis Milla, Juan Villar, Juan Carlos, Tyronne y Malbasic.

CÓRDOBA: Kieszek, Fernández, Aythami, Valentín, Javi Galán, Álex Vallejo, Sergio Aguza, Javi Lara, Jovanovic, Narváez y Sergi Guardiola.

ÁRBITRO: Cordero Vega (Comité Cántabro).

CAMPO Y HORA: Heliodoro Rodríguez, 20:00.

Etiquetas
stats