“¡Novísimos, miren aquí, por favor, y sonrían!”

FOTO: MADERO CUBERO
Cosmopoética reúne en una foto de familia a buena parte de la Generación del 70

Huían de la poesía social que inundó los anaqueles especializados en los años 60. Los que posteriormente serían identificados como novísimos o Generación del 70, buscaban algo más. Un punto íntimo, cobijado en el uso personal y libre del lenguaje. Echaron la vista atrás y se fijaron en una generación anterior, un grupo que, a pesar de haber surgido en una ciudad de provincias y bajo la losa del franquismo más lozano, había logrado burlar el plomo del nacional catolicismo y hablar de ellos mismos. Y ellos mismos eran Cántico.

Estos días, en Cosmopoética, los 'jóvenes' se reencuentras con sus hermanos mayores. De Cántico ya solo quedan Pablo García Baena y Ginés Liébana. Pero de los nueve novísimos poetas españoles que conformaron la edición que publicó José María Castellet en 1970 han llegado unos cuantos, con Pere Gimferrer, Guillermo Carnero, José María Álvarez, Alberto Martínez Sarrión y Vicente Molina Foix entre ellos.

Todos ellos han sido reunidos por un nieto de Cántico que se siente deudor de los novísimos: el nuevo director de Cosmopoética, Joaquín Pérez Azaústre. Amigo de Gimferrer, Azaústre reconoce el movimiento de péndulo que en parte empuja a los poetas y novelistas de su generación y que les liga directamente con los creadores que escribían cuando todos ellos estaban a punto de nacer.

Hoy, congelando ese movimiento pendular, se han sacado una foto de familia. Todos juntos. Y sonrientes.

Etiquetas
stats