Córdoba lleva a ARCO una marea femenina

.

El año pasado, sólo el 25% de los artistas que presentaron su obra en la Feria de Arte Contemporáneo ARCO era mujer. Y de éstas, solo el 5% eran españolas. Los datos los aporta la presidenta de la Fundación de Artes Plásticas Rafael Botí, Marisa Ruz, al hilo de la representación cordobesa de esta institución durante la próxima edición de esta feria, uno de los principales escaparates mundiales del arte, y a la que concurre esta fundación por segundo año consecutivo.

Y lo hace con una propuesta clara: “Romper las costumbres” y acabar con la invisibilidad de la mujer en el mundo del arte contemporáneo. De este modo, Rafael Botí acude a ARCO con un triple propuesta con nombre de mujer, Arte, Mujeres y Futuro, con la que se presentará en Madrid entre el miércoles 21 y el domingo 25 de febrero.

Las tres artistas que representarán a Botí en ARCO son Nieves Galiot, Lola Guerrera y Verónica Ruth Frías. De ellas ha hablado la comisaría artística Lola Molina, que ha remarcado que, si bien este año va a haber más presencia femenina en ARCO, la apuesta de Córdoba es completa en tanto a que las tres son mujeres, y también porque parte de criterios de calidad artística yde variedad de las artes actuales. En el Stand que ocupará la fundación (en el Pabellón 9), habrá instalación, performance, fotografía y dibujo.

Será, según la comisaría, una muestra que irá de lo natural a lo cósmico, que también viajará hacia lo humano y, por supuesto, incidirá especialmente en lo femenino. Los propios códigos con los que han trabajado las propias artistas son complementarios: Andrómeda, mujer, marea, trapecista, hilos, piedras, un imaginario rico que decorará el expositor de la Rafael Botí en ARCO.

Una marea rosa el día de la inauguración

Parafraseando a la comisaria, Verónica Ruth Frías quizá sea la “más feminista en su mensaje”. No en vano, esta menuda joven cordobesa ha desvelado este martes que el jueves 22, en la inauguración oficial del stand, cuando presente su performance Pink Power, habrá una “marea rosa” de artistas de Madrid que van a ir a apoyar el proyecto. En su caso, conjugará el arte performático con la fotografía y el arte colaborativo, pues ha articulado una instalación en la que diferentes mujeres del mundo de la creación contemporánea buscan su propio eslogan a partir de un punto de partida.

Ese punto de partida es, según ha señalado, “Yo soy mujer”, y sirve para llegar a todos esos conceptos que durante siglos les han sido esquivos a las mujeres. En concreto serán 33 eslóganes a cargo de 33 mujeres en el que es la primera parte de un proyecto que seguirá con fotografías de cada una de éstas. “Lo que a mí me afecta nos afecta a todos”, remarca Verónica, quien ha valorado muy positivamente la experiencia de llevar a cabo una trabajo colaborativo por lo que supone desde el punto de vista de la visibilización, y la necesidad de poner sobre la mesa que “lo personal es político”.

La colisión con Andrómeda

Andrómeda como reina mitológica de los hombres, Andrómeda como aquella mujer encadenada a unas roca por su propio padre y Andrómeda como la galaxia que dentro de miles de años colisionará con la vía láctea y cuyo impacto dará pie a una galaxia mucho mayor. Gran parte de ello capitaliza la instalación de la fotógrafa e instaladora Lola Guerrera, quien ha ideado una obra específica para el expositor de ARCO.

Se trata de una instalación efímera construida in situ a partir de materiales de la naturaleza y en la que lleva trabajando 4 años. En todo este tiempo, Guerrera ha ido modelando su manera de aproximarse a la fotografía, que es una de las bases de sus instalaciones. En este caso, el material de partida son también los estudios de la Nasa sobre la inminente -siempre según la teoría de la relatividad- colisión cósmica. Guerrera ha resaltado que ésta es una oportunidad importante por lo que supone ARCO como “plataforma de visibilidad”.

El vértigo de la trapecista

“Buscando fotografías de mujer di con una de una trapecista magnífica de un circo de Holanda y que está en plena pirueta”, explica Nieves Galiot sobre la instalación que tiene previsto desarrollar en una de las paredes del expositor de Rafael Botí en ARCO. Se tratará de una actuación que conjugará la fotografía y el dibujo y que cobrará vida más allá de la propia pared por el uso de un material tan ceñido a la mujer como es el hilo.

Con él, jugará con una imagen que crece y trasciende y que ha de recrear el sentimiento de vértigo de la propia trapecista. Galiot ha contado que últimamente trabaja mucho con fotografías que encuentra de manera casual y sobre las que amplifica historias a partir del dibujo. De eso irá su paso por ARCO, que aprovechará para, al igual que sus compañeras, dar toda la visibilidad al arte de la mujer.

Etiquetas
stats