Una ciudad callejera va de tablaos por las aceras

Montaje para la Noche Blanca del próximo sábado | TONI BLANCO
Los escenarios de la Noche Blanca del Flamenco ultiman su montaje en las plazas y calles de la ciudad a la espera de los artistas

Marquen la casilla de la noche del 21 de este mes en su calendario. Aunque ya deben de saberlo porque abundan los carteles con un flamenco y una luna. Un personaje que todos conocemos como sinónimo de La Noche Blanca del Flamenco que este sábado cumple su séptima edición. "El programa es muy completo", destaca el concejal de Cultura, Juan Miguel Moreno Calderón. "Destaco a Sara Baras, especialmente, porque ella va a traer un espectáculo completamente nuevo y pensado especialmente para la Noche Blanca", prosigue el edil.

Sara Baras estuvo el año pasado como espectadora por las calles de Córdoba siguiendo este espectáculo que a Moreno Calderón le gusta definir como un fenómeno de "sociabilidad popular". Sara Baras fue una espectadora más que ahora es protagonista de la próxima edición. Y lo mismo le ocurre a otra de las grandes figuras de La Noche, el onubense Arcángel, que vuelve a Córdoba para presentar otra de sus cuidadas labores de acercamiento a otras músicas. "En este caso con un coro de voces búlgaras", explica Moreno Calderón. "Arcángel, como hizo Paco de Lucía antes y otros flamencos no fusiona porque sí, sino que son aproximaciones muy pensadas y llenas de sentido del flamenco a otros sonidos. El año pasado, en el Festival de la Guitarra ya pudimos disfrutar de lo que hizo con la música barroca", ha recordado el edil.

Esa es otra de las características que ha acompañado a La Noche Blanca del Flamenco desde que arrancó hace siete años: su eclepticismo. "Esta fiesta está pensada para acercar el flamenco a la gente, sacarlo de los lugares ortodoxos donde se escucha. Y eso se ve también en el plantel de artistas. Tomasito, la Niña Pastori, José Mercé... son todos artistas que han buscado sus propios caminos en el flamenco", termina el concejal. Y mientras lo hace, se siguen los trabajos en los escenarios que acogerán a los maestros del cante, el baile, el toque y todo lo que les echen. Todo para una noche mágica que puede preceder a otra igual de mágica... Pero no hablemos de fútbol aquí...

Etiquetas
stats