Voluntarios pasarán el Día de Andalucía reforestando el Arroyo del Bejarano

Jornada de reforestación en el Arroyo del Bejarano.

Acción Ecologista Guadalquivir lleva más de dos décadas luchando por la reconstrucción del parque natural que rodea el Arroyo del Bejarano. Concretamente, 23 años son los que lleva dedicados esta organización a reforestar esta zona de Córdoba que cuenta con uno de los elementos naturales más destacados de la provincia: los Baños de Popea. El día elegido para una nueva jornada de reforestación será, como es tradición, el 28 de febrero, Día de Andalucía, y podrá participar todo aquel que lo desee.

La actividad empezará a partir de las 10:30, hora en la que todos los voluntarios se citarán en el busto de Virgen Santa María de Trassierra. Aquí comenzará el paseo por el Arroyo del Bejarano, que concluirá con un desayuno molinero. Para ello, Acción Ecologista Guadalquivir pide a todos los participantes que traigan de sus casas alimentos y bebidas. Después de recuperar fuerzas arrancará la plantación de las semillas, aportadas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, y de las plantas, que serán donadas por Semillas Cantueso y Paisajes del Sur. En esta ocasión se incidirá en crear cubiertas vegetales con mezclas de semillas de más de 40 especies autóctonas del ecosistema de ribera, además de introducir plantas arbustivas como aladiernos, cantuesos, romero, lirio de río, tomillos o rascaviejas. Se incluirá también una bandeja de fresnos.

Bartolomé Olivares, responsable de Acción Ecologista Guadalquivir, explica que la primera vez que se realizó esta jornada de plantación fue en 1996 y en ella participaron cerca de 500 personas: desde alumnos del colegio San Lorenzo hasta reclusos del centro penitenciario. Recuerda que en aquellos años, “la basura que había en esa zona era increíble ya que se hacían muchísimos peroles”. Después de una jornada de limpieza, el medio centenar de voluntarios sacó 3.000 kilos de residuos.

El esfuerzo de concienciación llevado a cabo por esta asociación hizo que aquellas toneladas de basura no se repitieran. Por ello, la recogida de basura fue sustituida por una acción de reforstación del arbolado a través de la cual se han plantado cerca de 100 nuevos árboles cada año. Estas plantaciones se han ido alternando con la de arbustos “ya que el entorno del Arroyo del Bejarano ha perdido toda su cubierta, generándose erosión por el efecto de la lluvia”, argumenta Olivares.

Para crear un vínculo más estrecho con este espacio de la sierra cordobesa, y dentro de esta jornada, la asociación puso en marcha la iniciativa de adoptar un árbol. Es decir, cada voluntario que siembra una planta le asigna un nombre y un apellido que, a su vez, tiene un número geolocalizador asociado para que “pueda realizarse un seguimiento casi mensual”. “La idea es que todos los árboles plantados vayan teniendo su familia para que se cree esa relación de pertenencia con la naturaleza”, concluye Olivares. La jornada -que tiene el apoyo de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir- finalizará con el espectáculo circense de El Gran Juan Peo.

El Arroyo del Bejarano fue declarado como Reserva Natural Fluvial (RNF), por acuerdo del Consejo de Ministros de 20 de noviembre de 2015, y catalogado como río de baja montaña mediterránea silícea con estado ecológico muy bueno. Forma parte de las 135 RNF recogidas a nivel nacional, en virtud del artículo 25 de la Ley de Plan Hidrológico Nacional, de las cuales siete pertenecen a la cuenca hidrográfica del Guadalquivir. Las zonas declaradas Reserva Natural Fluvial se crean con la finalidad de preservar, sin alteraciones, aquellos tramos de ríos con escasa o nula intervención humana.

Etiquetas
stats