Urbanismo concede licencia para las obras del Palacio Episcopal y excluye el traslado de las taquillas

Una exposición en el Palacio Episcopal | MADERO CUBERO

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Pedro García, ha firmado este miércoles una resolución para conceder licencia de obras al Cabildo para la reforma del Palacio Episcopal. La licencia excluye el traslado de las taquillas de la Mezquita Catedral desde el Patio de los Naranjos hasta el edificio episcopal, como estaba previsto al principio del proyecto, según ha informado el propio Pedro García.

La licencia se ha concedido después de meses de reuniones entre el arquitecto del Obispado y los técnicos de la Gerencia. Tras un acuerdo entre las partes, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir advirtió que tenía que informar también el proyecto. El Palacio Episcopal está en zona inundable, según advirtieron. Tras su ok, Urbanismo ha firmado la resolución para la ejecución de las obras.

En todos estos meses, el principal escollo ha estado en la construcción de una escalera en el Patio de Carruajes para ascender a una nueva superficie. También en el lugar elegido para la instalación de los equipos de climatización. El Obispado pretendía ganar espacio poniendo una escalera por fuera y llevándose también a otra zona los aires acondicionados. Los técnicos de Urbanismo le advirtieron desde el primer momento que eso no se podía hacer y que un proyecto así nunca podría recibir una licencia de obras.

Técnicos del Obispado y la Gerencia se llevan reuniendo meses. De hecho, desde el Obispado se inició a través de redes sociales una campaña para que el presidente de la Gerencia, Pedro García, firmase la licencia de obras, acusándole de no querer hacerlo por cuestiones ideológicas. García siempre sostuvo que era un desencuentro técnico. Negarse a firmar un proyecto de obra legal dejaría la puerta abierta a una denuncia por un delito de prevaricación. Nadie lo ha denunciado.

Las obras de reforma del Palacio Episcopal llevan paradas desde que en el año 2014 se toparon con restos arqueológicos que la Comisión Provincial de Patrimonio obligó a conservar. En el año 2016, el Obispado trató de desbloquear el proyecto, presentando un primer documento que no recibió el visto bueno de Urbanismo. En 2017 lo volvió a intentar, sin éxito. Las fuentes consultadas señalan que los principales escollos seguían sin resolverse. Ahora, cuatro años después del inicio de las obras los trabajos podrán continuar.

Etiquetas
stats