Treinta familias de Cañito Bazán aún no saben si vuelven a casa por Navidad

Imagen del incendio del pasado mes de enero en Cañito Bazán | MADERO CUBERO
Aún no se ha levantado la orden de desalojo de las viviendas de los bloques 13 y 14 | Los daños estructurales están arreglados, pero faltan trabajos en zonas y elementos comunes, así como en los pisos afectados

A punto de cumplirse once meses desde el incendió que obligó al desalojo de 23 bloques y unos 200 vecinos de la urbanización Los Jardines de Trassierra, treinta de ellos aún no han vuelto a sus viviendas. Llevan prácticamente un año entero fuera de sus casas, un problema que no tiene visos de resolverse esta Navidad. Según las fuentes consultadas por este medio, una treintena de familias de los bloques 13 y 14, los más afectados y que se situaban justo encima del bazar chino incendiado, siguen sin poder volver a su hogar.

“Nos dijeron que a lo largo del verano todo estaría arreglado, pero estamos en diciembre y aún falta mucho por hacer”, señala una vecina del bloque 14, que indica que. después de todo este tiempo, los techos siguen dañados, no hay ascensor y que, en el caso de su vivienda, aún no se han producido los trabajos que le permitan retornar a una casa que apenas ha podido pisar desde la fatídica madrugada del 21 de enero.

A consecuencia de las llamas y de la temperatura que se alcanzó en el interior del local, superior a los 500 grados, más de un centenar de familias de siete bloques fueron desalojadas. Los daños estructurales más graves se localizaron en los bloques 13 y 14, y, once meses después, tal y como confirma esta afectada, aún no se ha levantado la orden de desalojo que pesa sobre las casas. Del resto de vecinos, las fuentes consultadas señalan que se han ido incorporando a sus viviendas a medida que los trabajos en los bloques han ido completándose.

Las previsiones, visto lo visto, son negativas con vistas a las fiestas navideñas. “Por el momento no se ha levantado la orden de desalojo y teniendo en cuenta los trabajos que faltan es muy difícil que podamos celebrar la Navidad en nuestras casas”, señala esta vecina. Los trabajos en zonas comunes y en la estructura concluyeron pasado el verano. Desde entonces se han autorizado los trabajos en las distintas viviendas, pero como todo en este asunto las soluciones van despacio.

Etiquetas
stats