Los testigos ratifican sus acusaciones contra el hermano Manolo

El abogado Emilio Zegri (a la derecha), letrado del hermano Manolo, atiende a los periodistas. | FOTO: MADERO CUBERO
Más de una decena de testimonios vinculan al religioso con los malos tratos y los abusos

Las declaraciones de una decena de testigos de la fiscalía y la acusación particular ratificaron ayer los testimonios incriminatorios contra el fraile Manuel Ortiz, acusado de malos tratos y abusos sexuales a disminuidos físicos mientras dirigía el centro de día San Francisco de Asís, que la orden de la Cruz Blanca tiene en Córdoba. Otro fraile y un extrabajador seglar, también acusados de abusar y maltratar a personas con graves minusvalías psíquicas, tuvieron que escuchar las acusaciones en el banquillo.

El juicio se está desarrollando a puerta cerrada. El fiscal pide 20 años y medio de cárcel para Manuel Ortiz, conocido popularmente como el hermano Manolo y penas que suman los nueve años de cárcel para los otros dos imputados.

Según el escrito de acusación del fiscal, se han producido más de una decena de casos de violencia y acoso. Ortiz, supuestamente,, llegó a introducir en una cámara frigorífica del centro de la Cruz Blanca a una mujer con diagnóstico de deficiencia mental profunda y una discapacidad física del 85%.

En el mismo documento se recogen testimonios que aseguran que el hermano Manolo la emprendió a golpes con una muleta contra un usuario con un retraso mental moderado pero una discapacidad del 62%. Ortiz golpeó la cabeza del primero haciéndole una brecha, lo que obligó a llevarle al botiquín. Los testigos aseguran que los ataques se repitieron en esa estancia.

Guantazos reiterados, golpes con objetos como la muleta o una espumadera de cocina, tirones de pelo para obligar a una mujer a levantarse del suelo y puñetazos. Las tres páginas de escrito de acusación están plagadas de episodios así. También de presuntos abusos sexuales.

El fiscal señala que estos ataques “nunca fueron denunciados a las autoridades sanitarias, dado que nunca los residentes y lesionados fueron llevados a dentro hospitalario alguno, por lo que debemos presumir a efectos de la calificación que cada una de las agresiones descritas no precisaron de tratamiento médico o quirúrgico alguno”.

Etiquetas
stats