La tasa de depuración de aguas residuales en Córdoba baja un punto y la provincia ya no es la que más cumple

Escolares visitan la Estación Depuradora de Aguas Residuales La Golondrina.

La organización Ecologistas en Acción ha avisado este martes de que, en Andalucía, sólo las provincias de Cádiz, Huelva y Jaén mejoraron en 2018 los porcentajes de cumplimiento de la normativa por parte de sus depuradoras respecto al año 2017, siendo la jiennense la más cumplidora, con un porcentaje cercano al 86%. Córdoba se sitúa ahora como la segunda mejor provincia respecto al porcentaje de conformidad de las depuradoras analizadas, tras ser superada por Jaén y descender la tasa de cumplimiento en un punto, según el informe elaborado por Ecologistas en Acción.

El informe de Ecologistas destaca que las depuradoras que cumplen con la normativa en Córdoba son : Adamuz, Aguilar de la Frontera, Baena, Belalcázar, Bujalance, Cabra, Carcabuey, Cardeña, Castro del Río/Espejo, Córdoba-La Golondrina, El Carpio/Pedro Abad, Espiel, Fernán Núñez, Hornachuelos, Iznájar, Lucena, Luque, Montemayor, Montilla, Montoro, Nueva Carteya, Palma del Río, Pedroche, Priego de Córdoba, Puente Genil, Villa del Río, Villafranca de Córdoba, Villanueva de Córdoba y Villaviciosa de Córdoba.

El informe asegura que Córdoba sigue siendo una de las provincias que mejor porcentaje de cumplimiento tiene de la normativa con cerca del 80%. Son pocas las depuradoras no conformes, aunque una parte de ellas siguen dando problemas desde el año 2013, donde Ecologistas en Acción comenzó a analizar las analíticas. Son los casos de Añora/Dos Torres y Peñarroya/Pueblonuevo, donde la solución a los problemas de incumplimiento pasan por construir una nueva depuradora, en el primer caso está pendiente su adecuación y mejora por parte de la Administración andaluza que la declaró de interés en 2010. En el segundo caso necesita una ampliación de la existente para que se implante un tratamiento terciario que elimine la carga orgánica residual y aquellas otras sustancias contaminantes no eliminadas en los tratamientos secundarios como por el nitrógeno y el fósforo, ya que además se sitúa en la zona sensible Embalse de Sierra Boyera.

La EDAR de Bélmez es el primer año que incumple la normativa por culpa de los nitratos, por lo que necesitaría una ampliación de la existente para que se implante un tratamiento terciario que elimine la carga orgánica residual y aquellas otras sustancias contaminantes no eliminadas en los tratamientos secundarios como por ejemplo el nitrógeno y el fósforo.

Con la de Fuente Obejuna ocurre lo mismo, salvo que ésta también incumplió la normativa en 2017 y aquí se necesita una nueva infraestructura así como la conexión de sus núcleos a través de colectores.

La depuradora de El Viso/Villarato incumple todo el año, con valores muy superiores al mínimo permitido y con porcentajes de rendimiento entre el 25 y el 35%. En Hinojosa del Duque la depuradora lleva incumpliendo la normativa desde el año 2017, necesitando de una ampliación para mejorar el tratamiento biológico. Las actuaciones a ejecutar están declaradas de interés autonómico.

También Pozoblanco necesita una nueva depuradora o, en su defecto, la ampliación de la existente para que se implante un tratamiento terciario que elimine la carga orgánica residual y aquellas otras sustancias contaminantes no eliminadas en los tratamientos secundarios como por ejemplo los nutrientes, el nitrógeno y el fósforo.

A finales del mes de junio, la Delegación Territorial de la Consejería con competencias en materia de saneamiento y depuración, anunció

el desbloqueo de la ampliación de la depuradora. Una actuación que se inscribe dentro del Plan de Choque con cargo al canon del agua que ha diseñado el gobierno andaluz y que prevé sacar a licitación el próximo año por 5,8 millones de euros.

En la actualidad hay interpuesta en el Juzgado de Instrucción Decano de Pozoblanco una denuncia por si el mal funcionamiento de la

depuradora fuera constitutivo de delitos contra el medio ambiente, respecto al alcalde y al concejal de medio ambiente.

La EDAR de Villanueva del Rey ha venido alternando años con cumplimientos con otros donde no era conforme a la normativa, por lo que necesita adecuar y mejorar la infraestructura actual para cumplir con la normativa. Las actuaciones están declaradas de interés autonómico.

Con respecto a otras depuradoras que cumplen la normativa según los datos analizados, la de Priego de Córdoba, que entró en funcionamiento en el año 2012, está gestionada por Aqualia (como socio privado de la empresa Mixta Aguas de Priego que a su vez gestiona el ciclo integral del agua desde octubre de 2010). Esta infraestructura tiene inutilizables una parte de sus instalaciones, poniendo el riesgo la depuración de aguas residuales del núcleo principal de Priego, así como el posible vertido al cauce de aguas residuales sin depurar por no estar en condiciones de uso el 100% de las instalaciones de la EDAR.

Ecologistas en Acción de Priego ha denunciado en reiteradas ocasiones que existen de forma recurrente vertidos al río, como consecuencia de lo descrito anteriormente, mermado la calidad de las aguas de este cauce hasta el punto de que van más contaminadas ahora que

cuando no existía la depuradora. Y por otra parte, en el término municipal de Priego hay un total de 21 aldeas y diseminados,

donde reside aproximadamente el 20% de los habitantes, que no cuentan con tratamiento adecuado para gestionar las aguas residuales

que se generan, y por lo tanto, este volumen de agua sin depurar va a parar a los cauces de los diferentes ríos afectados.

El resto de Andalucía

Por su parte, Almería es la provincia andaluza peor cumplidora, con un porcentaje inferior al 50%, según se recoge en un informe difundido este martes en un comunicado por Ecologistas en Acción, donde se analiza el grado de cumplimiento de las depuradoras en funcionamiento de las ocho provincias andaluzas de más de 2.000 habitantes respecto a las muestras analíticas del año 2018 y compara su evolución desde el 2013.

Estas muestras pueden ser consultadas por la ciudadanía al estar publicadas desde hace varios meses en la Red de Descargas de la Red de Información Ambiental de Andalucía (Rediam), según apunta la organización ecologista.

En concreto, se han analizado 36 depuradoras más que en 2018, un total de 328, y, en el conjunto de Andalucía, el porcentaje de estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) conformes respecto a la normativa vigente sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas se mantiene igual que el año anterior, situándose cerca del 65%.

Sin embargo, los resultados por provincias son “totalmente distintos cuando se analizan por separado cada una” de ellas, según Ecologistas en Acción, que detalla que Córdoba ha dejado de ser la provincia con porcentaje global más alto y ha sido reemplazada por Jaén, con cerca del 86% de depuradoras conformes, lo que refleja una evolución positiva desde que el año 2015 sólo llegara al 64%.

Le siguen Córdoba y Granada como provincias con mejor balance, mientras que, por su parte, Almería es la única provincia cuyo porcentaje está debajo del 50%, un empeoramiento de 17 puntos respecto a 2017. Sevilla sigue siendo la única provincia que muestra un descenso paulatino desde el 2013, pasando de un 84% a casi el 59% actual.

En cuanto a la evolución del porcentaje de conformidad respecto al año anterior, solo hay tres provincias con mejoras, que son Cádiz, Jaén y Huelva. Las dos primeras han experimentado una clara mejoría del grado de conformidad, de 12 y 11,5 puntos porcentuales, respectivamente, mientras que Huelva sólo ha mejorado en algo más de cuatro puntos, según apostillan desde Ecologistas.

Denuncias

Desde la organización indican además que estos informes anuales de Ecologistas en Acción dieron lugar hace años a denuncias de las Fiscalías provinciales por presuntos delitos contra el medio ambiente derivados del mal funcionamiento de las depuradoras o por su ausencia, con los consecuentes vertidos de aguas residuales sin depurar.

“Numerosos municipios” han sido denunciados y “decenas de cargos públicos y técnicos de las empresas que gestionan la depuración” han declarado como investigados al hilo de estas iniciativas.

Con este informe, Ecologistas en Acción quiere resaltar que “no sólo la falta de infraestructuras para depurar correctamente es motivo de gran preocupación, con procedimientos de infracción abiertos por la Comisión Europea contra España, sino que sigue habiendo un alto porcentaje de depuradoras que, estando en funcionamiento, no están cumpliendo la normativa”.

Estos vertidos, según la organización, “pueden estar provocando un daño sustancial en las aguas receptoras, lo que supone un riesgo sustancial para el sistema natural de los cursos de agua como ausencia de oxígeno disuelto, aumento de tóxicos para los organismos acuáticos, presencia de microorganismos patógenos, procesos de eutrofización --proliferación de algas--,aumento de la turbidez, modificación del lecho de río, presencia de plaguicidas, metales, disruptores endocrinos, fármacos, etcétera”.

Etiquetas
stats