El supuesto asesino de Pozoblanco tenía antecedentes por violencia

Traslado anoche de uno de los cadáveres.
Javier Fernández Pozuelo, de 37 años, mató ayer a su pareja, María de los Ángeles Santos López, de 47, en su domicilio de la calle Góngora, según confirman fuentes de la investigación

Javier Fernández Pozuelo, de 37 años y el supuesto asesino de su pareja, María de los Ángeles Santos López, de 47 años, tenía antecedentes por violencia doméstica. Según han confirmado fuentes de la investigación, que apuntan “casi sin ningún género de dudas” a que Fernández Pozuelo asesinó a su pareja ayer a las 18.15 en Pozoblanco para posteriormente suicidarse, el hombre había llegado a tener una orden de alejamiento de su propia madre, a quien habría agredido, y también habría protagonizado otro episodio de agresión física a una expareja, a la que habría intentado atropellar con un coche. Sin embargo, Fernández Pozuelo no tenía antecedentes de ningún tipo en su última relación con la fallecida, según confirman las fuentes.

El suceso ha conmocionado Pozoblanco mientras poco a poco se van conociendo los detallas del mismo. La hermana de la víctima ha declarado a la Guardia Civil que el hombre le confesó que había matado a su pareja antes incluso de sucederse. Todo ocurrió según su testimonio sobre las 18.15. A esa hora, la mujer y su marido acudieron al domicilio de la calle Góngora número 17 a ver porqué su hermana no había acudido a trabajar al Centro de Atención al Disminuido Físico (CAMF) de Pozoblanco, alertada por sus compañeros de trabajo. Al llegar, el hombre le abrió la puerta y de forma seca le confesó que acababa de matar a su hermana. Después, empujó a la pareja violentamente y cerró la puerta.

La hermana llamó entonces a la Policía Local y al 112. Al lugar acudió entonces un enorme dispositivo de emergencias. Al entrar a la casa, la Guardia Civil localizó los dos cadáveres. María de los Ángeles Santos López habría sido asesinada con un arma blanca que posteriormente usó Javier Fernández Pozuelo para quitarse la vida, según los primeros indicios a los que apuntan los investigadores. En la vivienda se localizó el arma homicida. El juez no ordenó el levantamiento de los cadáveres hasta pasadas las 22.00. También ha decretado el secreto de sumario a pesar de que ya se conocen casi todos los detalles de este último episodio de violencia machista.

El Ayuntamiento de Pozoblanco ha convocado tres días de luto oficial por un suceso que ha conmocionado al pueblo. De hecho, muchos vecinos de la pareja aseguraban ayer que desconocían incluso que mantuvieran una relación sentimental, al parecer de varios años. La pareja no tenía hijos.

Mientras, en Córdoba la Plataforma contra la Violencia de Género ha convocado para las 19.30 una concentración de repulsa por este último asesinato machista en el Bulevar del Gran Capitán. En Pozoblanco se ha convocado otra protesta a las 20.45.

Éste sería el segundo crimen por violencia machista que se produce en Pozoblanco en los últimos siete meses. En junio, un anciano también mató a su mujer y posteriormente murió como consecuencia de una caída.

Etiquetas
stats