La pequeña Yinka regresa a Benín tras ser intervenida en el Reina Sofía de Córdoba

La pequeña Yinka, de 3 años de edad, ha regresado esta semana a Benín contenta y feliz después de haber sido operada de su cardiopatía en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba. Llegó a finales de marzo y ha pasado estos meses con su familia de acogida, Pilar, Antonio, sus hijos Antonio y Marina, su perrita Simba, que junto a su amiga Paqui, la han cuidado y mimado haciendo inolvidable su estancia en nuestro país.

La pequeña, que llegó algo tímida, regresa comunicándose en nuestra lengua, feliz y llena de salud a casa donde su familia la ha recibido con miles de abrazos. Los voluntarios de Aviación sin Fronteras Haby y Huguette, se han encargado de su acompañamiento hasta Cotonou y colaborado, con canciones y abrazos, para que disfrutara aún más de su experiencia.

En un comunicado, Tierra de Hombres informa de que son ya más de 50 los niños y niñas que han sido trasladados e intervenidos desde que el programa se puso en marcha en Córdoba en 2010 y que, gracias a esta cadena de solidaridad, pueden afrontar su futuro con la esperanza de una vida con salud y dignidad.

Para poder conseguir este objetivo ha sido fundamental la colaboración de la Consejería de Salud y Familias a través de su delegación territorial en Córdoba y el excelente trabajo del equipo de profesionales sanitarios del Hospital Universitario Reina Sofía, que han contribuido a que las operaciones se realicen con éxito y a darles una segunda oportunidad de vida.

Viaje hacia la Vida en Córdoba

Asimismo, el programa cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba, que a través de su Delegación de Cooperación y Solidaridad viene respaldando la ejecución del proyecto mediante convenio de colaboración desde 2012

Viaje hacia la Vida facilita desde 1994 el traslado a España de niños y niñas procedentes de países africanos con un bajo índice de desarrollo: Togo, Benin, Mauritania, Senegal, Marruecos, Mali y Guinea Conakry, para ser intervenidos de diferentes y graves patologías como cardiopatías, traumatológicas, urologías, quemados, oftalmología o maxilofacial, por carecer en sus países de origen de las infraestructuras sanitarias especializadas y de los recursos necesarios para su tratamiento.

Hasta el momento cerca de 800 menores han podido recuperar su salud en España y están de vuelta con sus familias de origen, gracias a una gran cadena solidaria en la que colaboran hospitales de la sanidad pública y privada de nuestro país, equipos médicos, familias que les acogen durante su estancia en España, voluntarios y voluntarias que acompañan a los menores mientras están hospitalizados, la ONG Aviación Sin Fronteras, cuyos voluntarios se encargan de trasladar a los niños tanto en la venida a España como de regreso a su país de origen y al apoyo de entidades, instituciones como el Ayuntamiento de Córdoba, Rafaelhoteles, Delikia, Obra Social “La Caixa”, otras empresas y socios de Tdh con sus donaciones. 

La pequeña Yinka, de 3 años de edad, ha regresado esta semana a Benín contenta y feliz después de haber sido operada de su cardiopatía en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba. Llegó a finales de marzo y ha pasado estos meses con su familia de acogida, Pilar, Antonio, sus hijos Antonio y Marina, su perrita Simba, que junto a su amiga Paqui, la han cuidado y mimado haciendo inolvidable su estancia en nuestro país.

La pequeña, que llegó algo tímida, regresa comunicándose en nuestra lengua, feliz y llena de salud a casa donde su familia la ha recibido con miles de abrazos. Los voluntarios de Aviación sin Fronteras Haby y Huguette, se han encargado de su acompañamiento hasta Cotonou y colaborado, con canciones y abrazos, para que disfrutara aún más de su experiencia.

En un comunicado, Tierra de Hombres informa de que son ya más de 50 los niños y niñas que han sido trasladados e intervenidos desde que el programa se puso en marcha en Córdoba en 2010 y que, gracias a esta cadena de solidaridad, pueden afrontar su futuro con la esperanza de una vida con salud y dignidad.

Para poder conseguir este objetivo ha sido fundamental la colaboración de la Consejería de Salud y Familias a través de su delegación territorial en Córdoba y el excelente trabajo del equipo de profesionales sanitarios del Hospital Universitario Reina Sofía, que han contribuido a que las operaciones se realicen con éxito y a darles una segunda oportunidad de vida.

Viaje hacia la Vida en Córdoba

Asimismo, el programa cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba, que a través de su Delegación de Cooperación y Solidaridad viene respaldando la ejecución del proyecto mediante convenio de colaboración desde 2012

Viaje hacia la Vida facilita desde 1994 el traslado a España de niños y niñas procedentes de países africanos con un bajo índice de desarrollo: Togo, Benin, Mauritania, Senegal, Marruecos, Mali y Guinea Conakry, para ser intervenidos de diferentes y graves patologías como cardiopatías, traumatológicas, urologías, quemados, oftalmología o maxilofacial, por carecer en sus países de origen de las infraestructuras sanitarias especializadas y de los recursos necesarios para su tratamiento.

Hasta el momento cerca de 800 menores han podido recuperar su salud en España y están de vuelta con sus familias de origen, gracias a una gran cadena solidaria en la que colaboran hospitales de la sanidad pública y privada de nuestro país, equipos médicos, familias que les acogen durante su estancia en España, voluntarios y voluntarias que acompañan a los menores mientras están hospitalizados, la ONG Aviación Sin Fronteras, cuyos voluntarios se encargan de trasladar a los niños tanto en la venida a España como de regreso a su país de origen y al apoyo de entidades, instituciones como el Ayuntamiento de Córdoba, Rafaelhoteles, Delikia, Obra Social “La Caixa”, otras empresas y socios de Tdh con sus donaciones. 

La pequeña Yinka, de 3 años de edad, ha regresado esta semana a Benín contenta y feliz después de haber sido operada de su cardiopatía en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba. Llegó a finales de marzo y ha pasado estos meses con su familia de acogida, Pilar, Antonio, sus hijos Antonio y Marina, su perrita Simba, que junto a su amiga Paqui, la han cuidado y mimado haciendo inolvidable su estancia en nuestro país.

La pequeña, que llegó algo tímida, regresa comunicándose en nuestra lengua, feliz y llena de salud a casa donde su familia la ha recibido con miles de abrazos. Los voluntarios de Aviación sin Fronteras Haby y Huguette, se han encargado de su acompañamiento hasta Cotonou y colaborado, con canciones y abrazos, para que disfrutara aún más de su experiencia.