Dos meses estancados en la desescalada prevista por el aumento de los contagios

Pruebas para detectar Covid en un cribado en Córdoba

Esta semana se han cumplido dos meses del fin del estado de alarma por la pandemia de la Covid19, momento a partir del cual la Junta diseñó un plan de desescalada en tres fases para avanzar en la relajación de medidas en paralelo a la vacunación y llegar a la ansiada 'normalidad'. Pero la realidad es, dos meses después, que el aumento de los contagios de coronavirus ha hecho que, actualmente, no se haya pasado de la primera fase de esa desescalada y Andalucía siga estancada en ese mismo punto.

Los planes de la Junta, que el propio presidente del Gobierno andaluz, Juanma Moreno, anunció previamente al fin del estado de alarma, pasaban por tres fases: una primera llamada de 'estabilización' desde el 9 de mayo al 1 de junio; una segunda fase a partir de entonces llamada de 'avance' y una tercera fase de 'normalización' a partir del 21 de junio, con la que se pretendía dar fin a la desescalada.

La realidad, sin embargo, ha provocado que no se haya superado la primera de esas fases, posponiendo el Ejecutivo andaluz el cambio de fase hasta que se dé la situación epidemiológica adecuada. El hecho es que, tras el fin del estado de alarma y las medidas que se tomaron entonces -sin toque de queda, hostelería abierta hasta la medianoche, apertura del ocio nocturno hasta las 2:00, con con aforos en función del nivel de alerta sanitaria y relajación de otras medidas-, la evolución de los contagios ha ido in crescendo y no se ha podido desescalar más.

Además, sin el estado de alarma, el cierre de municipios quedaba limitado a las poblaciones de más de 5.000 habitantes con una tasa de incidencia superior a 1.000 casos por 100.000 habitantes, previo estudio del comité de expertos andaluz y con el aval de la Justicia, al haber decaído el decreto de restricciones respecto a la movilidad.

Aumento paulatino de casos y de la incidencia

Si tras el inicio del fin del estado de alarma, la provincia de Córdoba tenía una cifra de casos positivos diarios de 74 -así ocurría, por ejemplo, el 10 de mayo-, el aumento de contagios fue adquiriendo una velocidad paulatina conforme se asentaban las nuevas aperturas de la desescalada.

Unas dos semanas después ya se superaba el centenar de casos en un solo día -102 el 27 de mayo-, y en las dos semanas posteriores, la cifra se duplicó: el 1 de junio se alcanzaban los 182 contagios en un día y, una semana más después, el 8 de junio, se notificaron 230 positivos. ¿El resultado? Un aumento paulatino también de la incidencia por encima de los umbrales deseados para la desescalada prevista.

Riesgo extremo de contagios y fin del uso obligatorio de la mascarilla en exteriores

El ritmo de contagios no ha decaído desde entonces, en el último mes, sino todo lo contrario, y ha hecho que la provincia de Córdoba y la propia capital, se encuentren en riesgo extremo de contagio, al superar desde hace días el umbral de 250 casos por 100.000 habitantes.

En la última semana, la provincia de Córdoba anota cada jornada más de 200 casos de Covid y la incidencia se ha situado ya este viernes en 294 contagios por 100.000. Y en las dos últimas semanas -desde el 26 de junio- se ha sumado una medida más, tomada por el Gobierno, como es el fin de la obligación de llevar la mascarilla puesta en espacios exteriores siempre que se mantenga la distancia de seguridad entre personas. El hecho es que, con la alta incidencia, muchas personas la siguen llevando puesta, tanto como otras se la quitan sin parecer percatarse de no cumplir tampoco la distancia de seguridad.

Llegar al 70% de la población con al menos una dosis

En paralelo a todo ello, la campaña de vacunación frente a la Covid19 sigue su curso pero, si bien el presidente de la Junta de Andalucía señaló el 21 de junio como el momento de pasar a la fase de 'normalización' con el 70% de la población andaluza con al menos una dosis de la vacuna, de momento se ha alcanzado el 58% y los inmunizados con la pauta completa son el 45,74% de la población andaluza.

En las última semanas, el ritmo de vacunación ha dejado de acelerar y abrir nuevos tramos de edad, para consolidar los ya abiertos tanto para primeras dosis -los treintañeros- como quienes deben recibir la segunda dosis de su vacuna de AstraZeneca en una franja de edad superior y, por tanto, con más riesgo de consecuencias ante el contagio del virus.

La provincia de Córdoba, que ha venido liderando el ritmo de la vacunación en Andalucía, actualmente tiene a 491.850 cordobeses de más de 16 años que ya han recibido al menos su primera dosis. Es decir, el 74,5% de la población adulta de la provincia de Córdoba ya tiene algo de protección frente a la Covid 19. En total, son 386.315 los cordobeses de más de 16 años los que ya han recibido la pauta completa, lo que supone el 58,5% de la población adulta.

Etiquetas
Publicado el
10 de julio de 2021 - 06:00 h
stats