El limbo de los 1.500 profesores de entre 55 y 59 años que se han quedado sin vacunar en Córdoba

Colas para la vacunación de profesores en Vista Alegre

Durante el Puente de Andalucía, la Consejería de Salud inició la masiva vacunación de profesores. Lo hizo con AstraZéneca. Entonces, el Ministerio de Sanidad recomendaba no inyectar la vacuna contra la Covid 19 a los mayores de 55 años, por lo que se dejó fuera de esa masiva vacunación a todos los docentes de entre 55 y 65 años. En abril, tras los últimos estudios de la Comisión Europea del Medicamento, Sanidad recomendó vacunar con AstraZéneca solo a los mayores de 60 años. Salud, de hecho, aún no sabe si los docentes que vacunó en febrero van a recibir su segunda dosis, algo que debería ocurrir durante este mes de mayo.

Estos vaivenes en la toma de decisiones han acabado por dejar en el limbo más absoluto a los profesores de entre 55 y 59 años. Los que tienen más de 60 ya han sido vacunados con AstraZéneca, al igual que toda la población andaluza de esa edad. Pero los profesores no podrán recibir su dosis y hay muchos que la demandan, a pesar de las precauciones europeas.

En Córdoba, y según el sindicato CSIF, son unos 1.500 los profesores que tienen entre 55 y 59 años y que están pendientes de una vacuna. De hecho, llevan desde febrero esperando su dosis y viendo cómo todos sus compañeros ya tienen algún grado de inmunización al haber recibido la primera. Ahora, reclaman que el curso entra en su recta final y ellos siguen sin vacuna, cuando son la población de más riesgo de todos los docentes, ya que por edad un contagio de Covid 19 sería más problemático. Salud admite que no hay una solución inmediata para este colectivo, que tendrá que esperar.

De momento, la única salida para estos profesores pasa por que el ritmo de vacunación aumente y pronto se comience a administrar la dosis a su tramo de edad. De momento, la Junta de Andalucía se está centrando en los mayores de 60 años. El martes pasado, el 54% de los cordobeses de entre 60 y 69 años ya habían recibido su primera dosis. El 82,3% de la población de más de 70 años también había sido vacunada al menos con la primera pauta y el 100% de los mayores de 80 años. Es decir, el ritmo lleva a pensar que este grupo de población podría recibir su primera dosis en dos o tres semanas.

Pero los sindicatos piden más celeridad. Elena García, responsable del Sector de Educación de CSIF Córdoba, incide en “la existencia de compañeros que, por estar comprendidos en el tramo de edad entre los 56 y los 59 años, no han sido inmunizados con ningún tipo de vacuna, quedando el personal perteneciente a este rango de edad en un limbo que suscita preocupación e inquietud entre el colectivo afectado”.

La dirigente sindical afirma que “el colectivo de docentes y personal de los centros educativos comprendidos en dicho tramo de edad sigue al pie del cañón en sus centros, con el consiguiente riesgo de exposición y contagio diario, siendo precisamente muy vulnerables tanto por su edad como por otras patologías añadidas, por lo que es prioritario que sean vacunados de inmediato como personal esencial que son, utilizando vacunas del tipo que les sean aplicables”.

Del mismo modo, CSIF recuerda que aquellos docentes que ya recibieron la primera dosis de AstraZeneca han visto suspendida la segunda dosis de la misma, sin recibir otra alternativa ni disponer de información alguna acerca de cómo, cuándo y con qué vacuna se tiene previsto reactivar el protocolo.

Asimismo, García critica duramente la “discriminación que la comunidad universitaria en su conjunto está padeciendo, puesto que a pesar de haber reactivado hace meses la docencia presencial en las aulas, las prácticas y la evaluación del alumnado, así como las labores administrativas, no se dispone de un plan de vacunación específico sino que se incluyen en el plan común de vacunación de la ciudadanía en su conjunto”.

CSIF Educación Córdoba exige la vacunación del personal docente investigador (PDI) y de administración y servicios (PAS) y reclama “que no se ponga en juego la seguridad y la salud de estos profesionales”. Asimismo, urge un calendario de administración de vacunas antes de adentrarse en las evaluaciones presenciales de junio.

En suma, CSIF pide la máxima celeridad y planificación en la vacunación de todo el personal de los centros educativos públicos no universitarios e, igualmente, una respuesta ágil y efectiva para el personal docente y no docente de la Universidad de Córdoba (UCO).

Un change para lograr la vacunación

Por otra parte, desde un instituto de Córdoba, el Hernán Ruiz, se ha iniciado un change.org en el que se pide el apoyo para conseguir la vacunación de este colectivo de docentes que se ha quedado en el limbo.

Etiquetas
Publicado el
4 de mayo de 2021 - 06:00 h
stats