IU denuncia que el Distrito Sur no tiene aún espacio para uso vecinal en la Normal

La coordinadora local de IU Córdoba Ciudad, Irene Ruiz, junto a vecinos y vecinas del Distrito Sur, ha denunciado este jueves frente al edificio de la antigua Normal de Magisterio que “casi tres años después de su apertura, el barrio sigue sin contar con el espacio para uso vecinal que les corresponde en estas instalaciones”. Para Ruiz, “la gestión que se está haciendo de la Normal es un gran ejemplo de cómo funciona el gobierno de Bellido: mucha foto, mucho marketing y mucha sonrisa, pero totalmente vacíos de contenido”.

En concreto, Ruiz ha recordado que “la Normal se inauguró a bombo y platillo, algo que se le da muy bien al alcalde, pero a la hora de la verdad no está cumpliendo con los compromisos adquiridos con el barrio”. Además, ha señalado que el equipamiento “presenta serias deficiencias sobre las que el gobierno de Bellido sigue empeñado en negarnos información”, lo que pone de manifiesto “su política de opacidad y falta de transparencia”.

La coordinadora local de IU Córdoba Ciudad ha recordado que la remodelación de la antigua Normal de Magisterio pretendía, entre otras cuestiones, “dotar al Distrito Sur de un espacio para uso y disfrute de sus habitantes y de las asociaciones y colectivos de la zona”. Sin embargo, “desde su apertura solo ha servido para trasladar dependencias municipales”, con lo que “algo que podría haber sido un revulsivo para un barrio muy necesitado de servicios y espacios públicos ha acabado siendo una decepción”. Ruiz ha señalado que “en cumplimiento de una justa reivindicación vecinal existía el compromiso de destinar parte del espacio de la Normal a participación ciudadana”, si bien “Bellido demuestra día a día que no tiene interés alguno en incentivarla ni facilitarla”.

Al mismo tiempo, Ruiz ha señalado las deficiencias que presenta el centro desde su “accidentada apertura”, ya que en un primer momento la obra no se pudo recepcionar por informes que alertaban de desperfectos. IU, a través de su grupo municipal, “ha solicitado tener acceso a la documentación sobre la subsanación de esos errores, pero el gobierno de Bellido se los niega sistemáticamente”.

Por ello, Ruiz ha avisado de que “iremos donde tengamos que ir para conseguir esos informes, ya que el gobierno municipal tiene la obligación de facilitarlos a los grupos o de lo contrario estaría obstaculizando su labor de oposición”. Además, ha recordado que “en noviembre vence el plazo de garantías, y después tendrá que ser el propio Ayuntamiento quien, con el dinero de los cordobeses y cordobesas, corra con los gastos de cualquier subsanación”.

La coordinadora local de IU Córdoba Ciudad, Irene Ruiz, junto a vecinos y vecinas del Distrito Sur, ha denunciado este jueves frente al edificio de la antigua Normal de Magisterio que “casi tres años después de su apertura, el barrio sigue sin contar con el espacio para uso vecinal que les corresponde en estas instalaciones”. Para Ruiz, “la gestión que se está haciendo de la Normal es un gran ejemplo de cómo funciona el gobierno de Bellido: mucha foto, mucho marketing y mucha sonrisa, pero totalmente vacíos de contenido”.

En concreto, Ruiz ha recordado que “la Normal se inauguró a bombo y platillo, algo que se le da muy bien al alcalde, pero a la hora de la verdad no está cumpliendo con los compromisos adquiridos con el barrio”. Además, ha señalado que el equipamiento “presenta serias deficiencias sobre las que el gobierno de Bellido sigue empeñado en negarnos información”, lo que pone de manifiesto “su política de opacidad y falta de transparencia”.

La coordinadora local de IU Córdoba Ciudad ha recordado que la remodelación de la antigua Normal de Magisterio pretendía, entre otras cuestiones, “dotar al Distrito Sur de un espacio para uso y disfrute de sus habitantes y de las asociaciones y colectivos de la zona”. Sin embargo, “desde su apertura solo ha servido para trasladar dependencias municipales”, con lo que “algo que podría haber sido un revulsivo para un barrio muy necesitado de servicios y espacios públicos ha acabado siendo una decepción”. Ruiz ha señalado que “en cumplimiento de una justa reivindicación vecinal existía el compromiso de destinar parte del espacio de la Normal a participación ciudadana”, si bien “Bellido demuestra día a día que no tiene interés alguno en incentivarla ni facilitarla”.

Al mismo tiempo, Ruiz ha señalado las deficiencias que presenta el centro desde su “accidentada apertura”, ya que en un primer momento la obra no se pudo recepcionar por informes que alertaban de desperfectos. IU, a través de su grupo municipal, “ha solicitado tener acceso a la documentación sobre la subsanación de esos errores, pero el gobierno de Bellido se los niega sistemáticamente”.

Por ello, Ruiz ha avisado de que “iremos donde tengamos que ir para conseguir esos informes, ya que el gobierno municipal tiene la obligación de facilitarlos a los grupos o de lo contrario estaría obstaculizando su labor de oposición”. Además, ha recordado que “en noviembre vence el plazo de garantías, y después tendrá que ser el propio Ayuntamiento quien, con el dinero de los cordobeses y cordobesas, corra con los gastos de cualquier subsanación”.

La coordinadora local de IU Córdoba Ciudad, Irene Ruiz, junto a vecinos y vecinas del Distrito Sur, ha denunciado este jueves frente al edificio de la antigua Normal de Magisterio que “casi tres años después de su apertura, el barrio sigue sin contar con el espacio para uso vecinal que les corresponde en estas instalaciones”. Para Ruiz, “la gestión que se está haciendo de la Normal es un gran ejemplo de cómo funciona el gobierno de Bellido: mucha foto, mucho marketing y mucha sonrisa, pero totalmente vacíos de contenido”.

En concreto, Ruiz ha recordado que “la Normal se inauguró a bombo y platillo, algo que se le da muy bien al alcalde, pero a la hora de la verdad no está cumpliendo con los compromisos adquiridos con el barrio”. Además, ha señalado que el equipamiento “presenta serias deficiencias sobre las que el gobierno de Bellido sigue empeñado en negarnos información”, lo que pone de manifiesto “su política de opacidad y falta de transparencia”.