El año de la pandemia hunde el contagio por otras enfermedades infecciosas en Córdoba

Análisis en un laboratorio.

El trabajo en el área de Infecciosos de los hospitales cordobeses se ha multiplicado en 2020. El SARS Covid 19 ha provocado un aluvión de casos, análisis, pruebas de laboratorio, diagnósticos y un trabajo cada vez más desbordado. Pero, curiosamente, 2020 ha traído un brusco descenso en el resto de enfermedades infecciosas que se venían produciendo en Andalucía (y también en Córdoba) desde hace años, según ha adelantado eldiario.es/andalucia en un extenso reportaje. El confinamiento, la mascarilla y el miedo al contagio ha provocado que los casos de otras enfermedades infecciosas que preocupaban mucho años atrás se hayan reducido drásticamente.

El caso más llamativo es el de la gripe. A estas alturas, en la provincia de Córdoba no se ha diagnosticado todavía ni un caso de gripe. Los expertos se toman los datos con cautela, ya que señalan que algunos casos podrían esconderse tras diagnósticos por Covid 19, pero ya se atreven a afirmar que este invierno ha sido histórico en la lucha contra la gripe. El año pasado, cuando el Covid empezaba a ser incipiente, los hospitales ya sufrieron un amago de colapso por una multitud de casos de gripe, que acabó derivando en la pandemia del coronavirus.

Pero no es el único. Hay dos enfermedades de transmisión sexual que estaban empezando a preocupar a los epidemiólogos: la sífilis y la gonorrea. Los nuevos diagnósticos en la provincia han caído prácticamente a la mitad. Así, en 2020 se descubrieron 11 casos de gonorrea y siete de sífilis en toda la provincia de Córdoba, datos muy testimoniales según los expertos.

En la provincia de Córdoba, la enfermedad infecciosa que más se contagió (aparte del coronavirus) durante 2020 fue la tuberculosis. En total se descubrieron 22 casos, números inferiores a los de 2019 pero tampoco con un brusco descenso. En cuanto a las paperas, se detectaron 21 casos, apenas un tercio de todos los diagnosticados el año anterior, según los datos oficiales de la Consejería de Salud y Familias que publica periódicamente en su web.

"Es razonable, desde el punto de vista de que se han reducido los contactos sociales, un descenso de las relaciones sexuales y por tanto de estas enfermedades", explica en declaraciones a elDiario José Manuel Cisneros, jefe de servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Virgen del Rocío y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc).

Toda esta reducción de contactos y el uso de la mascarilla ha llevado a que por ejemplo en Córdoba no se haya detectado ni un caso de paludismo ni contagio por meningococo, que haya habido solo tres casos de fiebre del Nilo o tan solo siete pacientes con hepatatis, las cifras más bajas de los últimos años.

Etiquetas
Publicado el
14 de febrero de 2021 - 06:00 h
stats