Las almazaras industriales prevén una “campaña complicada” por la subida de un 40% en los costes

Una almazara de aceite.

Almazaras Federadas de España (AFE), con sede en Córdoba y que agrupa a las almazaras industriales del país, ha avisado este jueves que prevén una “campaña complicada” para las mismas, ya que “están experimentando un incremento en sus costes efectivos de producción” de “hasta un 40 por ciento”, motivados fundamentalmente por “una subida sin precedentes de los recursos energéticos”.

Ello, según ha informado AFE en una nota, ha llevado a “una reacción en cadena” que ha afectado “a los costes de producción de proveedores de las almazaras, provocando una subida de las partidas más significativas de las cuentas de explotación” de las almazaras.

Las partidas que más influyen en los costes de producción de una almazara, según ha recordado AFE, son “la energía eléctrica, el gasoil, los materiales auxiliares, los transportes” y las labores de “reparación y conservación” de las instalaciones, y a ello “hay que sumarle el desembolso en recursos humanos, que este año se verá incrementado por el aumento de las cargas administrativas que supone la nueva Ley de la Cadena para las Almazaras Industriales”.

Este incremento, “unido a la baja cosecha que se espera para la campaña 2022/2023 a causa de la sequía, hacen tambalear la rentabilidad de las almazaras”, según han advertido desde AFE, hasta el punto de que “en la campaña 21/22 el coste por kilo de aceituna molturada se incrementó en un 18-20 por ciento, mientras que para esta campaña (22/23) se estima que la subida será de hasta un 40 por ciento”.

Con estos porcentajes, “las almazaras se enfrentan a un gran reto a la hora de fijar el precio de compra de las aceitunas, ya que, tanto el agricultor”, como las propias almazaras, “deben determinar un precio justo para que ambos eslabones de la cadena de producción puedan cubrir los costes efectivos de producción”.

ANTERIOR CAMPAÑA

En cuanto a la anterior campaña (21/22), en AFE entienden que “las liquidaciones de los agricultores se han visto favorecidas por una evolución de precios de mercado que ha compensado los costes efectivos de producción incurridos en esta campaña que acaba de finalizar, pero la rentabilidad del agricultor ha podido variar sustancialmente, según el momento elegido para liquidar su aceituna”.

De esta forma, “si un agricultor que entregó la aceituna en noviembre hubiera seguido el criterio aplicado por AICA de cobrar la mercancía a los 30 días de la entrega de la misma, hubiera recibido por la venta de su producto 3,13 euros por kilo de aceite. En cambio, si ese agricultor hubiera decidido determinar el precio de su producto en el día de hoy, hubiera vendido su mercancía por 4,40 euros el kilo de aceite, es decir, 1,27 euros por kilo más, que si hubiera liquidado según interpreta AICA”.

En general y para esta campaña, según ha concluido AFE, “cualquier mes hubiera sido para el agricultor más favorable para liquidar su producto que siguiendo los criterios de la AICA, es decir, a los 30 días desde la entrega de la mercancía”.

Etiquetas
stats