Política y venganza, los patrones de la violencia en la guerra civil

Exposición La Maleta Mexicana en la sala Vimcorsa | MADERO CUBERO

Las guerras civiles se explican como una contienda armada prolongada en el tiempo entre dos o más bandos de una misma nación, unos hechos que ocurren dentro de las fronteras de un estado y donde los localismos explican gran parte de su desarrollo. Sin embargo, ese localismo queda superado cuando se analizan distintas guerras civiles en países diferentes y queda al descubierto que un mismo patrón guía el ejercicio de la violencia en este tipo de contiendas, se produzcan donde se produzcan.

Ese análisis lo ha hecho la politóloga Laia Balcells, profesora en la Universidad de Duke de Carolina del Norte (EEUU) que en estos días ha expuesto en el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) en Córdoba su investigación sobre las guerras civiles. Su principal resultado: cómo la política y la venganza se erigen en los factores principales de la violencia en estas guerras.

Con el caso de España como protagonista, pero también con el de lugares tan lejanos como Costa de Marfil y otros como Irlanda del Norte, la investigación de Balcells analiza “la interacción entre los grupos armados y las élites políticas locales, que deciden cooperar o no cooperar con los grupos armados que van a efectuar la violencia contra civiles”. En el transcurso de los conflictos, se aprecia cómo “observamos más violencia en lugares donde hay más cooperación con estos grupos por parte de las élites políticas locales”, factor que se suma a otros como “la proximidad al frente de guerra, la localización estratégica de los municipios, etc. Pero en zonas de control total por parte de uno de los grupos (enfrentados) la cooperación de las élites políticas a nivel local es un factor que explica que haya más o menos violencia contra civiles en los distintos municipios”.

En todo este análisis, un mismo patrón se repite: “Hay elementos principales en la explicación de la violencia. Uno es la rivalidad política y el segundo es la revancha, la venganza. La rivalidad política es muy importante en las fases iniciales de la guerra pero luego, una vez ha empezado la guerra y ha empezado a haber acciones violentas dentro de los municipios, ahí entran otros factores de venganza que también son muy importantes”, explica a este medio la profesora.

En su estudio, Balcells ha investigado en archivos históricos, ha elaborado análisis estadísticos, investigaciones etnográficas y ha realizado entrevistas en profundidad a personas que vivieron la guerra civil en el caso de España, en pueblos de Cataluña, Aragón y Málaga. “El resultado más generalizable de la investigación es que, en los sitios donde hay más paridad entre los grupos enfrentados -donde se acercan más al 50%-50% entre un bando y otro-, esos son los sitios donde hay más violencia. Más competencia política es igual a más violencia”, asegura.

La investigación, titulada Rivalry and revenge: the politics of violence during civil war -Rivalidad y venganza: la política de la violencia durante la guerra civil- esta investigadora contrasta las “dinámicas de violencia directas (ejecuciones) con las indirectas (bombardeos), que son diferentes” y es que, en el caso de España, “el bando franquista llevó a cabo bombardeos en sitios de forma estratégica desde el punto de vista militar, pero también atacó a las localidades que eran más de izquierdas. Hay un uso de los bombardeos para atacar más las poblaciones que simpatizan con el bando rival”.

Una violencia que no termina con la guerra. Otro factor que se repite en el patrón universal. “Muy a menudo las guerras acaban pero la violencia no acaba del todo y persiste en distintas formas: represión posguerra por parte del bando ganador, como es el caso de España, o persiste en conflictos de baja intensidad como el caso de Irlanda del Norte. Poner fin a la violencia es difícil”. Porque, llegados a ese punto, persiste uno de los factores claves: la política, los factores políticos, claves para entender la violencia en las guerras civiles.

Etiquetas
stats