La Policía Local multa a 38 conductores por usar el móvil al volante

Agente de la Policía Local | MARÍA TERESA SÁNCHEZ

La Policía Local de Córdoba ha impuesto durante la última semana un total de 39 denuncias a personas conductoras por distracciones al volante, la mayoría -38 sanciones (97,4%)- por usar el teléfono móvil, en el marco de la adhesión a la campaña de especial vigilancia y control sobre este tipo de infracciones puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico (DGT) del 17 al 23 de septiembre.

Así, la Policía Local ha controlado en dichas fechas 1.509 vehículos, de los cuales han sido denunciados 39 por incurrir sus conductores en distracción al volante, lo que supone un 3% de estos, según la información facilitada por la Delegación de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de la capital cordobesa.

El teniente de alcalde de Presidencia y Seguridad Ciudadana, Emilio Aumente, ha destacado que la colaboración y coordinación entre cuerpos y fuerzas de seguridad multiplica la efectividad de los planes y estrategias destinados a prevenir accidentes y a ganar en seguridad vial.

“Una distracción puede provocar daños y siniestros graves”, ha recordado Aumente, para subrayar el valor formativo y preventivo de campañas como las de la DGT para evitar distracciones al volante y tomar conciencia de que “la conducción y utilizar el teléfono móvil son absolutamente incompatibles”.

El objetivo principal, se recalca, es reducir las distracciones al volante, especialmente el uso del teléfono móvil durante la conducción, que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidente. Además, el uso del teléfono móvil mientras se conduce está sancionado con la retirada de tres puntos del carnet.

Los resultados en la capital de la campaña de control de distracciones arrojan que la práctica totalidad de las sanciones, es decir 38 de 39, lo que supone el 97,4% de los denunciados, ha estado motivada por la utilización del teléfono móvil estando al volante, mientras que una sanción ha tenido como causa la utilización de cascos o auriculares conectados a aparatos distintos al teléfono móvil.

Ninguna, según detalla el informe, ha estado causada por manipulación de pantallas de acceso a internet o navegadores, ni por otras causas de distracción, como por ejemplo leer documentos, hablar o mirar a los acompañantes del vehículo o estar pendiente de las mascotas que se transportan.

Las distracciones al volante provocaron uno de cada tres accidentes mortales ocurridos en la carretera en España en 2017, más que la velocidad (29 %) y el alcohol (26 %).

La DGT sitúa de nuevo al móvil como uno de los principales enemigos de la seguridad vial y subraya que su uso inadecuado al volante puede llegar a equipararse con la conducción bajo los efectos del alcohol.

Los estudios muestran que tras un minuto y medio de hablar por el móvil (incluso con manos libres) el conductor no percibe el 40 % de las señales, su velocidad media baja un 12 %, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar.

Etiquetas
stats