Peones agrícolas, camareros y albañiles, las tres profesiones más demandadas en Córdoba

Un joven camarero en Córdoba | TONI BLANCO

Peones agrícolas (jornaleros), camareros y albañiles. Esas son las tres profesiones más demandadas en el mercado de trabajo cordobés durante todo el año 2016, según se desprende de un extenso informe del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) que ha elaborado el Gobierno y al que ha tenido acceso este periódico.

El informe, que destaca que el perfil del contratado cordobés es el de un hombre con estudios máximos de Secundaria, señala que en 2016 el 36% de los contratos se firmaron con peones agrícolas. Es decir, se hicieron 183.000 contratos, un 5% más que el año anterior. Además, de todos los jornaleros, 67% eran hombres por un escaso 33% de mujeres.

La segunda profesión más demandada es la de camareros. En este caso, en 2016 se firmaron casi 50.000 contratos de este tipo (un 10% del total). El 60% de los empleos en este sector fueron para los hombres, por un 40% para las mujeres. La tercera profesión más demandada fue la de albañil. En el sector se firmaron unos 16.000 contratos nuevos durante el año pasado (un 5% más que el anterior). En este caso, el 97% de los albañiles contratados eran hombres.

Solo en séptimo lugar de las profesiones más demandadas en la provincia de Córdoba aparece una dominada por las mujeres: las limpiadoras de oficinas y hoteles. En 2016 se firmaron un total de 12.500 contratos de limpiadoras, un 2,5% más que el año anterior. El 84% de los contratos firmados fueron para mujeres.

"El número de contratos y la poca cualificación que se exige para el ejercicio de estas ocupaciones pueden producir un efecto llamada al aumentar las posibilidades de emplearse, aunque se trate de ocupaciones que no tengan que ver con la formación o trayectoria profesional de los candidatos o de las personas contratadas", señala el informe de SEPE.

Por lo que respecta a las ocupaciones más demandas por los parados de la provincia, aparecen en primer lugar ocupaciones relacionadas con el sector servicios, entre otras, personal de limpieza de oficinas, hoteles y otros establecimientos similares, vendedores en tiendas y almacenes, empleados administrativos sin tareas de atención al público no clasificados bajo otros epígrafes y barrenderos o fines, o de la construcción, peones de la contrucción de edificios y peones de obras públicas.

BUENOS DATOS PARA EL MERCADO DE TRABAJO EN 2016

Por otra parte, según Sepe, el año 2016 se salda con datos positivos para el mercado de trabajo de la provincia si se atiende a los datos que respecto del año 2015, se registran en la afiliación de trabajadores al sistema de Seguridad Social (2,30 %), del número de contratos (3,66 %) y de paro registrado (-8,75 %).

Desde diciembre de 2012 crece la ocupación, en términos de afiliación a la Seguridad Social, en tasas interanuales, que en estos primeros meses del presente 2017 (fecha de elaboración de este informe), se aproximan e incluso superan el tres por ciento, porcentajes que también reflejan Andalucía y el conjunto del Estado.

El paro registrado alcanzaba la cifra de 76.788 parados a finales del año 2016, si bien, desde septiembre de 2013 cae el paro en la provincia en términos interanuales, en porcentajes que superan ya el diez por ciento en los meses de febrero, marzo y abril de 2017.

Según la Encuesta de Población Activa que elabora el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro para el cuarto trimestre de 2016 en la provincia fue del 29,42 % y en el primer trimestre de 2017 ha bajado al 27,53 %. También repunta la tasa de actividad por el aumento de la población activa en el último trimestre de 2016 (57,77 %) y en el primer trimestre de 2017 (58,16 %).

La contratación laboral, como vía de entrada al mercado de trabajo, se incrementaba en 2016 en casi dieciocho mil contratos más que en 2015. Aumenta más el contrato a tiempo parcial que a jornada completa.

La rotación en la contratación y la alta temporalidad siguen caracterizando el mercado de trabajo, no solo de la provincia sino del conjunto del Estado. Se incrementaba casi un punto la movilidad de la contratación provincial en 2016, hasta alcanzar una tasa del 13,68 %, superior a la tasa nacional de movilidad interprovincial (13,07 %).

Aunque en la composición del Producto Interior Bruto provincial el sector servicios es predominante, la ocupación en este sector es mayoritaria y la demanda de empleo de los parados se dirige a este sector, sin embargo, cuando de contratación laboral se trata, comprobamos que año tras año, prácticamente la mitad de las nuevas contrataciones realizadas siguen registrándose en agricultura.

Etiquetas
stats