La paz en los partidos salta por los aires mientras se negocian dos listas electorales en tiempo récord

Una pareja busca su voto en una de las cabinas | ÁLEX GALLEGOS

La decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de adelantar las elecciones generales al 28 de abril y el retraso con el que la mayoría de los partidos políticos llevaban en la elaboración de sus candidaturas para las elecciones municipales del 26 de mayo (una fecha fijada en el calendario desde hace cuatro años) ha hecho que la paz interna en los partidos políticos haya saltado por los aires. La negociación y elección de estas candidaturas está provocando una auténtica tormenta interna en todas las formaciones. "No se salva ni una", reflexionaba esta semana en Capitulares un viejo dirigente político cordobés.

Esta semana, la disputa que se ha hecho pública y que está siendo más intensa es la que se vive en el seno del PSOE. Las aguas socialistas bajan revueltas desde las primarias federales que tanto tensionaron al partido. Córdoba es una provincia claramente susanista, donde el sanchismo ha mandado poco. Pero esta es una provincia donde Pedro Sánchez tiene dos ministros: la vicepresidenta Carmen Calvo y el ministro de Agricultura Luis Planas, que fue quien le intentó disputar, sin reunir los avales, unas primarias a Susana Díaz cuando José Antonio Griñán anunció que no repetiría como candidato a presidente de la Junta. El sanchismo quiere hacerse notar, sobre todo después de que Díaz haya perdido el Gobierno de la Junta.

En el PSOE provincial se asume que el candidato a las elecciones generales será Luis Planas. Es algo que se da por hecho, pues en este caso Ferraz ha sido muy taxativo. Pero la dirección provincial sí que quiere dejar también su sello en la candidatura al Ayuntamiento de la ciudad, donde la actual alcaldesa Isabel Ambrosio quiere diseñar una lista con la que se sienta más cómoda. Así, como ya adelantó este periódico, de todos los concejales actuales solo repetiría Carmen González. Desde la avenida del Aeropuerto se presiona para que la regidora incluya también a Antonio Rojas. Este tira y afloja se está llevando ya unos cuantos titulares en prensa y se resolverá la próxima semana. Pero la tensión va a más.

En el PP, que tiene el Gobierno de la Junta y libertad para nombrar altos cargos, tampoco se ha rebajado la tensión. Extrañamente, los populares llevaban ansiando 40 años el Gobierno andaluz. Y cuando lo han logrado han vivido una situación interna irreconocible, según admiten varias fuentes populares. Ahora, para las generales, la dirección popular se encoge de hombros a la espera de la decisión de Pablo Casado, que quiere que le acompañen diputados de su más absoluta confianza. Así, Rafael Merino, un sorayista convencido, ya ha buscado acomodo en la Agencia Andaluza de Puertos. De momento, se desconoce el nombre que Casado tiene en la cabeza para Córdoba, aunque son varios los nombres (sin confirmar) que empiezan a sonar.

Donde está habiendo muchos movimientos es en la candidatura que José María Bellido está configurando para el Ayuntamiento, donde intentará convertirse en alcalde si el PP, Ciudadanos y Vox suman mayoría absoluta, emulando el resultado de la Junta. El teléfono de Bellido echa humo y son varios los ofrecimientos, mientras el candidato quiere guardar cierta independencia. En estos movimientos tiene mucho que decir el presidente provincial, Adolfo Molina, y el de honor y exalcalde, José Antonio Nieto. Fuentes, Moreno Calderón y Moreno aspiran a repetir, en una lista donde las sorpresas parece que estarán en las mujeres. Suenan con fuerza varios nombres importantes y se especula con algún fichaje como los de Nieto en 2011 y 2015.

Los nuevos partidos

Donde se está desarrollando una batalla campal es en las formaciones a la izquierda del PSOE. IU ya no quiere oír ni hablar de confluencia con Ganemos y solo la hará con Podemos. Ganemos, en cambio, se siente cómoda tras "haberlo intentado", admiten las fuentes. Y ambas formaciones concluyen: "Si algo empieza a estar claro es que juntos no sumamos". Ahora, todos los partidos buscan candidato, "un mirlo blanco", según otra de las fuentes.

La asamblea de la confluencia está buscando en la Universidad y entre profesores de reconocido prestigio "una Manuela Carmena para Córdoba". De momento, todas las respuestas que han recibido han sido negativas. Muchas preferían poder elegir a su propio equipo, algo que no va a pasar en una "asamblea abierta" donde se votan todas las decisiones y hasta los puestos que ocupará cada candidato.

IU y Podemos también buscan "mirlo blanco", pero igualmente están obteniendo algunas negativas. De hecho, incluso con algunos de los nombres propuestos (ha sonado con fuerza el del profesor Antonio Manuel Rodríguez Ramos) ha habido problemas de consenso entre las partes. Finalmente, todo apunta a que los candidatos serán más de partido que de otra cosa, aunque el proceso sigue abierto.

De momento, tampoco está claro quién será el candidato de Unidas Podemos, la fórmula con la que ambos partidos se presentarán a las generales. En principio, el candidato de Córdoba será de la órbita de IU, pero antes las dos formaciones tienen que votar internamente que quieren concurrir unidas, algo que probablemente acabará ocurriendo. Podemos tiene a su candidata elegida en primarias, Martina Velarde, e IU eligió al suyo este sábado, el exparlamentario andaluz Manuel Baena.

Ciudadanos está sufriendo por vez primera en sus propias carnes la tensión de este tipo de situaciones. La formación naranja tiene muy pocos militantes en Córdoba y a pesar de ello ya ha habido problemas con tres, a los que se ha expedientado por diferentes críticas internas. Con toda probabilidad Ciudadanos no va a celebrar primarias para elegir a sus candidatos a las elecciones municipales en Córdoba, donde hace un año se postuló David Dorado y donde ahora se especula que puede entrar la parlamentaria Isabel Albás.

En la formación naranja la situación interna se ha tensionado más de lo deseado. En Ciudadanos tampoco hay noticias de quién ocupará el primer puesto en la candidatura al Congreso, aunque Marcial Gómez Balsera, actual diputado, ya ha dicho que le gustaría repetir, algo que probablemente acabe ocurriendo.

El fenómeno Vox

En el bloque de la derecha todo el mundo mira a Vox. Y la derecha de la derecha se lo está pensando. Vox busca candidato al Ayuntamiento (parece que ya lo ha encontrado aunque le falta el sí definitivo) tras varios intentos y negativas. Y también al Congreso, donde se especula con que podría ir alguien de la lista que ya se presentó al Parlamento de Andalucía. Sin embargo, esta es una formación muy jerárquica donde, de momento, hay poca discusión interna.

Y en las municipales está por ver también qué pasa con el partido creado por el exconcejal del PP Ricardo Rojas. Esta semana se presentó llenando la sala de un hotel, algo que sorprendió a muchos analistas y que le dio fuerzas al candidato de Acción por Córdoba que, de momento, no tiene problemas para elaborar su lista electoral.

Etiquetas
Publicado el
3 de marzo de 2019 - 04:24 h
stats