Paralizados los trabajos que han provocado una masiva deforestación en la zona del Bejarano

Trabajos realizados en Los Baldíos de Trasierra.

La Junta de Andalucía ha ordenado la suspensión cautelar de los trabajos que se estaban realizado en Los Baldíos de Trassierra, una zona cercana al Bejarano. El pasado domingo, técnicos de la Delegación de Medio Ambiente visitaron el lugar en el que se estaban llevando a cabo estas actuaciones y, fuentes cercanas al caso, han asegurado que se mostraron “impresionados” al ver un paraje desolador donde antes había un pasaje natural frondoso.

Ambos técnicos han podido constatar, según las mismas fuentes, que los trabajos que se han desarrollado hasta ahora no coinciden con el proyecto que había autorizado la Junta en base a criterios técnicos y científicos de los Planes de Ordenación de Montes. Dicho proyecto debía consistir exclusivamente en la apertura de líneas cortafuegos para disminuir la propagación de los incendios forestales.

Sin embargo, esta zona ha sufrido durante meses una masiva deforestación que, según otras fuentes consultadas, sólo podría haberse realizado por falta de vigilancia por parte de la administración. No obstante, la Junta sí conocía lo que allí estaba ocurriendo ya que emitió una denuncia en el mes de septiembre de 2017. Actualmente, este proyecto cuenta con dos denuncias y la apertura de este nuevo expediente que estudia ya lo ocurrido.

Junto a la deforestación y a la erosión provocada por la entrada de maquinaria pesada, esta zona también tiene centenares de árboles acumulados en el tiempo más allá de lo que permite la ley, que estipula como máximo 21 días. El riesgo de que esta acumulación se dilate en el tiempo es la propagación de enfermedades, hecho que se ha producido en esta zona, dando lugar a una epidemia de la procesionaria del pino, una de las plagas más importantes de los pinares.

El uso que probablemente iba a recibir esta finca estaría relacionado con la ganadería y con la cinegética ya que, incluso, se han habiltiado accesos a lugares hasta ahora impenetrables para poder construir puestos de caza.

Aunque esta finca es de propiedad privada, también es una reserva natural fluvial y cuenta con todas las protecciones ambientales y es lugar de interés comunitario y pertenece a la Red Natura desde el año 2000. Mientras que se mantiene la suspensión de los trabajos, la Junta elaborará un informe que determinará si hubo o no ilegalidad y la posible la imposición de una sanción administrativa.

Etiquetas
stats