¿Nueva Carrera Oficial? Las claves del proyecto

Paso de misterio de la 'Borriquita', en el interior de la Mezquita-Catedral. | MADERO CUBERO
El traslado a la Mezquita-Catedral en la Semana Santa de 2017, en el aire | El Ayuntamiento requiere una decisión en septiembre | La falta de segunda puerta y el trazado, condicionantes

¿Tendrá la Semana Santa de Córdoba nueva Carrera Oficial en 2017? Es la pregunta existente de un tiempo a esta parte en el mundo cofrade de la ciudad. Una cuestión que no obtuvo una respuesta definitiva el pasado 31 de mayo. Entonces, la sede de la Agrupación de Cofradías acogió un pleno extraordinario de hermanos mayores con el fin de conocer, analizar y debatir el proyecto que en ese sentido presentó la junta de gobierno del organismo. El encuentro concluyó sin acuerdo y con una hoja de ruta de cara a los próximos meses. De esta forma, por delante tienen las corporaciones semanas de estudio para alcanzar una solución que hiciera posible el traslado del recorrido común a la Mezquita-Catedral y su entorno el año venidero. El deseo de que el primer templo de la Diócesis releve en la totalidad de los itinerarios al tramo que componen Claudio Marcelo y Las Tendillas es unánime, pero no resulta sencillo el cambio.

La mencionada modificación está en el aire. La ausencia de una decisión en firme días atrás se debió a diversos condicionantes, los cuales habrán de ser salvados antes de octubre. Porque ésa es la fecha marcada como límite para definir el trazado común de la Semana Santa de 2017. El Ayuntamiento, tiempo atrás -poco después de finalizar los días de Pasión este año-, mostró su absoluta disponibilidad para acometer el traslado de la Carrera Oficial a la Mezquita-Catedral. Eso sí, estableció un plazo para conocer si éste tendrá lugar o no. Ése alcanzará a septiembre, un mes en el que el Gobierno municipal requiere saber qué sucederá. La razón: evitar la premura de tiempo y efectuar una correcta organización. El Cabildo Catedral, por su parte, hizo ver a la Agrupación su total disposición a trabajar en el cambio si así lo decidieran las corporaciones.

Así, la resolución corresponderá a las cofradías, que mantendrán a lo largo de estos meses, hasta septiembre, reuniones por días. Esa hoja de ruta permitirá a todas poner sobre la mesa las virtudes y los defectos que pudiera tener el proyecto de traslado de la Carrera Oficial a la Mezquita-Catedral y su entorno. La propuesta que presentó la Agrupación, así lo comunicó el organismo -al igual que su presidente, Francisco Gómez Sanmiguel-, estaba abierta a cambios. Lo claro es que algunos habrían de darse para que la iniciativa llegue a buen puerto. El principal escollo que presenta la opción de llevar el recorrido común de la Semana Santa al primer templo de la Diócesis y las calles aledañas es la inexistencia de la segunda puerta. El proceso de apertura de ésta sigue paralizado y parece poco probable que se produzca un giro en la situación con prontitud.

El hecho de que no haya segunda puerta de acceso-salida a las naves catedralicias impide un transcurso sin compás de espera en el paso de las hermandades. Además, se encuentran las dificultades técnicas: varios pasos no pueden cruzar la Puerta de las Palmas debido a sus medidas. También los hay sin posibilidad de atravesar la Puerta de Santa Catalina. De esta forma, la propuesta inicial, y por el momento la única, era la de realizar el trayecto en la Mezquita-Catedral sólo por el Patio de los Naranjos. Es ahí donde surgen posiciones contrarias al traslado bajo esa fórmula. Las cofradías que llevan años acudiendo al primer templo de la ciudad no están dispuestas a dejar de hacerlo. Por tanto, sólo cabe, en principio, la opción de recorrer el interior del principal monumento de Córdoba.

Por otro lado, el trazado ideado para la nueva Carrera Oficial no termina de convencer a un buen número de hermandades. El recorrido comenzaría en la Puerta del Puente, para seguir por: Torrijos, Cardenal Herrero, Puerta del Perdón, Patio de los Naranjos, Puerta de Santa Catalina y Magistral González Francés. No pocos hermanos mayores entienden que ese trazado es mejorable. De nuevo, por cierto, existe el condicionante técnico: varios pasos habrían de reducir sus dimensiones de anchura para cruzar la Puerta de Santa Catalina. La situación en estos momentos, por tanto, es de análisis para tratar de dar forma a un proyecto fuerte, con la idea de que el histórico tránsito de todas las corporaciones -las que completaron su estación sin que la lluvia lo evitara- fue una medida extraordinaria y transitoria. Habrá que esperar para tener respuesta a la pregunta.

Etiquetas
stats