Niños de Pozoblanco piden “ir andando” al cole para evitar accidentes y “malos humos”

Imagen de las banderolas en la fachada de un colegio.

Alumnos de dos colegios de Pozoblanco se han puesto manos a la obra para concienciar a sus familias sobre la importancia de ir andando a los centros escolares. Con témperas, pancartas y muchas ideas, los niños han elaborado banderolas que han colocado en las fachadas de los colegios Manuel Cano y La Inmaculada del municipio cordobés.

Con consignas como “El coche en la cochera y los pies en la acera” o “Aparca lejos. El humo de los coches es malo para nuestra salud”, los alumnos de 5º y 6º de Primaria se han sumado al programa del Ayuntamiento, Camino Escolar Pozoblanco, que busca concienciar a las familias sobre el uso del coche y promover hábitos de vida saludables.

La coordinadora del programa, Eva Puche, explica que desde que se pusiera en marcha el programa, hace ya dos años, se ha logrado que “el 48% de las familias cambie su forma de venir al cole”. Tal y como ocurre en buena parte de los colegios (que no es problema endémico únicamente de la provincia), la salida y la entrada de los alumnos suponen momentos de auténtico caos debido a la gran cantidad de coches que se agolpan a las puertas de los centros. A esto hay que sumar la ocupación de acerado por parte de los automóviles, lo que supone un aumento de la peligrosidad para los niños.

Por ello, los alumnos de estos centros han elaborado estas banderolas para concienciar aún más a sus familias. Además, según cuenta Puche, el Ayuntamiento del municipio está valorando la señalización de “zonas alternativas de paradas” para los coches con el objetivo de que no se coloquen a las puertas de los centros. Junto a la peligrosidad que esto supone, Puche comenta que “los niveles de contaminación son altístimos” en las zonas cercanas a los colegios, situación que influye negativamente en la salud de los pequeños.

“Hemos naturalizado esta situación. Actualmente vivimos el peligro de atropello, los humos, los atascos y las prisas como algo natural, algo cotidiano e inevitable. Pero no lo es. Podemos cambiarlo. Siempre apelamos a nuestros recuerdos. No hace tantos años que la entrada y salida del cole era un momento de encuentro apacible y de relación entre las familias y los niños y niñas. Estamos seguros que volverá a serlo”, apuntan desde la dirección del proyecto.

Igualmente, Puche explica que son muchas las modalidades para desarrollar caminos escolares seguros, como son las de fomentar el camino a pie o la movilidad autónoma en escolares mayores de edad, la colocación de padres o abuelos en puntos estratégicos del trayecto o, lo que han denominado, grupos de Pedibus, que consiste en que padres y madres se turnan para el acompañamiento.

Desde la coordinación del programa detallan que llevar a cabo este proyecto conlleva, entre otros, los siguientes beneficios: reducción de la peligrosidad de los entornos escolares, disminución del número de vehículos en horas punta, de los ruidos y de la contaminación atmosférica, desarrollo de modos de movilidad sanos y sostenibles en la infancia, construcción de una ciudad más amable y habitable, reducción del estrés escolar, aumento de la autonomía personal, las habilidades sociales y de orientación de los alumnos o el incremento de la confianza de las familias en la comunidad escolar.

Etiquetas
stats