Los vendedores ambulantes señalan que no van a permitir “el trato vejatorio” de Comercio Córdoba

La Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes (Comacor), ha realizado en una carta abierta dos puntualizaciones ante la petición de Comercio Córdoba de regular la instalación de mercados ambulantes en las zonas comerciales de la ciudad. Acción que Comacor considera “un ataque” hacia su colectivo.

Antonio Torcuato, presidente de Comacor, ha indicado que “tal vez tengamos que estrenar en Córdoba la recién aprobada Ley Zerolo, porque la discriminación y el odio ya no van a salir gratis a nadie. Comacor lamenta que Comercio Córdoba se crean los dueños del cortijo del centro de la ciudad y espera que esta asociación muestre las escrituras que certifican que el centro y el Casco Histórico son de su propiedad”.

El colectivo ha manifestado encontrarse “atónitos” ante “otro episodio surrealista en el que Comercio Córdoba utiliza la tergiversación, la información manipulada y la falta a la verdad a la hora de referirse a cuestiones relacionadas con el sector de la venta ambulante y comercio callejero, colectivo con quien muestra una enfermiza fijación que le lleva a ataques desmesurados y furibundos que sin duda requieren tratamiento médico especializado”. Comacor, según han expresado, se ha mantenido durante semanas al margen de la polémica “artificial, estéril y sobreactuada de Comercio Córdoba acerca de la presencia del Mercado de Primavera en el Bulevar del Gran Capitán”.

Los vendedores ambulantes han defendido en el documento su dedicación “a trabajar para pagar nuestro autónomo y sobrevivir”, pero sin estar dispuestos “a seguir siendo usados y despreciados y pisoteados por quienes demuestran poca ética, educación y respeto por los trabajadores autónomos ambulantes, y que dicen hablar en nombre de un sector al que respetamos profundamente”.

Comacor, ha defendido que representa a más de 600 familias que en Córdoba se dedican a la venta ambulante, “generando un importante volumen de empleo en la ciudad, dinamizando las zonas en las que se instala, y cuyos beneficios repercuten instantáneamente en el consumo en el comercio de proximidad, ayudando a que siga latiendo el corazón de los barrios”. Por lo que las declaraciones de Comercio Córdoba “suponen un innecesario, gratuito y esperpéntico nuevo ataque ante el que no nos vamos a quedar de brazos cruzados”.

Por tanto, los comerciantes ambulantes autónomos de la provincia han manifestado que “llegados a ese punto tal vez tengamos que estrenar en Córdoba la recién aprobada Ley Zerolo, porque la discriminación ya no va a salir gratis a nadie. Comacor, hasta que Comercio Córdoba no muestre las escrituras que demuestren que el centro de la ciudad y el casco histórico son suyos, no puede sino rechazar y denunciar este intento de manipulación y desfachatez al arrogarse la concesión de dar permisos de uso de un espacio público que es de todos y todas”.

Por último, han concluido que, “la ciudad, lo mismo el centro que los barrios, pertenecen a la ciudadanía. La misma que de manera continua muestra su apoyo a la instalación de nuestros mercadillos y eventos de comercio callejero.Serán los ciudadanos y las ciudadanas, con su respaldo o rechazo, y el Departamento de Vía Pública, haciendo cumplir la ordenanza pertinente, quienes decidan quién instala su actividad en el centro o no”.

La Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes (Comacor), ha realizado en una carta abierta dos puntualizaciones ante la petición de Comercio Córdoba de regular la instalación de mercados ambulantes en las zonas comerciales de la ciudad. Acción que Comacor considera “un ataque” hacia su colectivo.

Antonio Torcuato, presidente de Comacor, ha indicado que “tal vez tengamos que estrenar en Córdoba la recién aprobada Ley Zerolo, porque la discriminación y el odio ya no van a salir gratis a nadie. Comacor lamenta que Comercio Córdoba se crean los dueños del cortijo del centro de la ciudad y espera que esta asociación muestre las escrituras que certifican que el centro y el Casco Histórico son de su propiedad”.

El colectivo ha manifestado encontrarse “atónitos” ante “otro episodio surrealista en el que Comercio Córdoba utiliza la tergiversación, la información manipulada y la falta a la verdad a la hora de referirse a cuestiones relacionadas con el sector de la venta ambulante y comercio callejero, colectivo con quien muestra una enfermiza fijación que le lleva a ataques desmesurados y furibundos que sin duda requieren tratamiento médico especializado”. Comacor, según han expresado, se ha mantenido durante semanas al margen de la polémica “artificial, estéril y sobreactuada de Comercio Córdoba acerca de la presencia del Mercado de Primavera en el Bulevar del Gran Capitán”.

Los vendedores ambulantes han defendido en el documento su dedicación “a trabajar para pagar nuestro autónomo y sobrevivir”, pero sin estar dispuestos “a seguir siendo usados y despreciados y pisoteados por quienes demuestran poca ética, educación y respeto por los trabajadores autónomos ambulantes, y que dicen hablar en nombre de un sector al que respetamos profundamente”.

Comacor, ha defendido que representa a más de 600 familias que en Córdoba se dedican a la venta ambulante, “generando un importante volumen de empleo en la ciudad, dinamizando las zonas en las que se instala, y cuyos beneficios repercuten instantáneamente en el consumo en el comercio de proximidad, ayudando a que siga latiendo el corazón de los barrios”. Por lo que las declaraciones de Comercio Córdoba “suponen un innecesario, gratuito y esperpéntico nuevo ataque ante el que no nos vamos a quedar de brazos cruzados”.

Por tanto, los comerciantes ambulantes autónomos de la provincia han manifestado que “llegados a ese punto tal vez tengamos que estrenar en Córdoba la recién aprobada Ley Zerolo, porque la discriminación ya no va a salir gratis a nadie. Comacor, hasta que Comercio Córdoba no muestre las escrituras que demuestren que el centro de la ciudad y el casco histórico son suyos, no puede sino rechazar y denunciar este intento de manipulación y desfachatez al arrogarse la concesión de dar permisos de uso de un espacio público que es de todos y todas”.

Por último, han concluido que, “la ciudad, lo mismo el centro que los barrios, pertenecen a la ciudadanía. La misma que de manera continua muestra su apoyo a la instalación de nuestros mercadillos y eventos de comercio callejero.Serán los ciudadanos y las ciudadanas, con su respaldo o rechazo, y el Departamento de Vía Pública, haciendo cumplir la ordenanza pertinente, quienes decidan quién instala su actividad en el centro o no”.

La Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes (Comacor), ha realizado en una carta abierta dos puntualizaciones ante la petición de Comercio Córdoba de regular la instalación de mercados ambulantes en las zonas comerciales de la ciudad. Acción que Comacor considera “un ataque” hacia su colectivo.

Antonio Torcuato, presidente de Comacor, ha indicado que “tal vez tengamos que estrenar en Córdoba la recién aprobada Ley Zerolo, porque la discriminación y el odio ya no van a salir gratis a nadie. Comacor lamenta que Comercio Córdoba se crean los dueños del cortijo del centro de la ciudad y espera que esta asociación muestre las escrituras que certifican que el centro y el Casco Histórico son de su propiedad”.

Ayúdanos a construir una sociedad mejor informada

Tu colaboración es muy importante. Hazte socio, hazte socia aquí, añade una aportación para Cordópolis y conseguiremos con tu apoyo una sociedad cordobesa más libre y mejor informada. Todo irá invertido en mejorar nuestra forma de hacer periodismo.