La lluvia se resiste en 2020: sigue el tiempo estable y frío hasta el viernes

.

Despierta el día de Reyes con frío. El termómetro a duras penas habrá conseguido bajar de los 3 grados de mínima y sólo el ruido de envoltorios y cartones pondrán atmósfera sonora al día. El rumor de la lluvia lleva desaparecido desde hace más de dos semanas y pocas esperanzas existen de que vuelva a acompañarnos en los próximos días. Sólo de cara al fin de semana podría volver a llover por el sur peninsular al paso de una baja aislada que ningún modelo aún acierta a definir. Hasta entonces lo que sí está asegurado es que los días pasarán como una repetición de los anteriores, sin cambios en las temperaturas y con una estabilidad atmosférica que sólo podría verse rota por la posible formación de bancos de niebla matinales.

El anticiclón de las Azores le ha cogido cariño a la Península Ibérica y no hay forma de que levante su poderoso abrazo. Sólo el paso confuso de alguna baja que consiga aislarse de la circulación general del hemisferio norte podría poner algo de meneo atmosférico en los primeros compases del año. Mientras que la mayor parte de la semana las altas presiones seguirán ostentando el dominio peninsular, a partir del próximo viernes una baja aislada podría deslizarse hasta el entorno mediterráneo para generar algo de inestabilidad en la mitad oriental de la Península, e inyectar aire frío en las capas medias de la atmósfera.

Un escenario que aún pendiente de definir podría dejar las primeras lluvias del año en algunos puntos del territorio peninsular, y de cuya ubicación final dependerá en buena medida su intensidad y extensión. Por el momento sólo el centro de predicción europeo quiere dotar a la baja de algo más de entidad, dibujando una trayectoria más benévola para los intereses hídricos del sur peninsular. Una aún remota posibilidad que rompa la monotonía anticiclónica que vamos a vivir hasta entonces.

¿Lluvia para el fin de semana?

Que llueva o no llueva el próximo fin de semana en Córdoba y provincia aún está por ver, pero lo que sí está asegurado es que de lunes a viernes, la atmósfera cordobesa seguirá dominada por la estabilidad, rota sólo por la posible formación de nieblas o brumas matinales. Las temperaturas por su parte seguirán oscilando entre los 2 o 3 grados de mínima y los 15 o 16 de máxima, un guión prácticamente común a toda la provincia.

Será a partir del jueves cuando la nubosidad pueda ganar algo de presencia gracias a la previsible irrupción de la perturbación desde el norte peninsular, que iría ganando consistencia durante la jornada del viernes y para la cuál incluso podría quedar inaugurada el marcador de precipitación acumulada del 2020. Aún está por ver. Más allá enero se atisba en dique seco, malos presagios sin duda.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats