Las limpiadoras de la UCO empiezan a movilizarse

FOTO: CORDOPOLIS

Es la movilización que más teme un gestor: la de quien tiene que limpiar sus instalaciones. Esta mañana, frente al Rectorado de la Universidad de Córdoba, cerca de un centenar de empleados de la limpieza de la Universidad de Córdoba han iniciado sus protestas porque han comenzado a notar, en sus propias carnes, los recortes económicos y temen la llegada de los primeros despidos.

El servicio de limpieza de la Universidad de Córdoba lo tiene contratado la empresa Valoriza, que tiene empleadas a 120 personas, el 90% mujeres. Según el portavoz de UGT en esta empresa, José Carlos Areales, en las últimas semanas la empresa ha alterado de forma unilateral la jornada laboral de casi la mitad de la plantilla. Así, el pasado jueves se le redujo la jornada laboral (y por tanto la nómina) a 21 trabajadores y se ha cambiado el contrato de otras 20, “que han pasado de fijo a discontinuo”.

“En las últimas reuniones que estamos teniendo con la empresa ya se está hablando de despidos”, aseguró el sindicalista. “Lo único que nos ha dicho la empresa ahora, que hemos iniciado las movilizaciones, es que están dispuestos a negociar”.

Las trabajadoras, que se concentraron en la puerta del Rectorado, estudian nuevas movilizaciones más allá de esta protesta y amagan con una huelga de limpieza, que tendrían que decidir en asamblea.

La Universidad asegura que “no puede, ni debe injerir en el proceso de negociación que la empresa adjudicataria, en su calidad de empleador, está llevando a cabo con sus trabajadores, y ello debido a que se trata de un contrato externalizado, regulado por la Ley de Contratos, que confiere a la Universidad una relación exclusiva con la empresa y en ningún caso con los trabajadores que de ella dependen”.

En cualquier caso, la institución académica asegura que “lamenta profundamente la situación existente y reitera su disposición para el establecimiento de soluciones consensuadas, ello siempre dentro del ámbito de sus competencias, entre las que está, como ya se ha mencionado, el seguimiento exhaustivo del contrato de servicios en vigor, cuyo cumplimiento ha de exigirse de forma rigurosa”.

Etiquetas
stats