El hospital abre una información reservada por no comunicar a la familia un fallecimiento

Entrada al hospital Reina Sofía | MADERO CUBERO

La Dirección Gerencia del hospital universitario Reina Sofía de Córdoba ha abierto una información reservada “para aclarar lo sucedido” el pasado domingo, cuando un hombre permaneció ocho horas en una sala de espera sin que nadie le comunicara que su padre había fallecido. “Vamos a tomar todas las medidas necesarias para que esta situación no vuelva a ocurrir”, ha señalado el hospital.

Según adelantó este periódico, una familia ha presentado una queja ante la dirección del Hospital Reina Sofía de Córdoba y el caso en conocimiento del Defensor del Paciente por lo que consideran una desatención absoluta. Según consta en las denuncias, a las que ha tenido acceso este periódico, el hijo de un hombre mayor pasó más de ocho horas en la sala de espera del hospital sin saber que su padre ya había fallecido, algo que no le fue comunicado hasta que la familia se interesó por el estado del hombre.

Este domingo, el hospital Reina Sofía pidió “disculpas públicamente” a la familia y anunció que la dirección del centro se ha puesto en contacto con la familia para trasladarles el pésame y concertar una reunión para hablar de lo sucedido y pedir disculpas de manera personal.

Asimismo, la dirección gerencia ha hablado con los responsables de la unidad en la que ocurrieron los hechos, para tratar de aclararlos.

El caso ha sido denunciado por la nieta del fallecido, que murió en el área de Observación del hospital Reina Sofía en la madrugada del pasado lunes. El hombre había llegado a Urgencias el día anterior, aquejado de una grave enfermedad. En principio, fue atendido en Urgencias y posteriormente trasladado a Observación, donde ya le comunicaron a la familia que los médicos poco podían hacer por salvarle la vida. A las 22:30, según consta en la denuncia, una enfermera comunicó al hijo del enfermo que ya no podía seguir en la zona de Observación, y que las visitas familiares no se reanudarían hasta la mañana siguiente.

La hija de este hombre denuncia que su padre pasó toda la madrugada en la sala de espera, aguardando que algún facultativo le dijera cómo evolucionaba el enfermo, o le comunicara alguna noticia sobre su evolución. Sin embargo, pasaron las 9:00 de la mañana y uno a uno los sanitarios fueron llamando a los familiares con enfermos en Observación. Ninguno se correspondía con esta familia. Cuando el hombre quiso interesarse por el estado de su padre una enfermera le comunicó que estaba en el mortuorio, a donde fue trasladado a la 1:00 de la madrugada, tras fallecer.

El hombre ha denunciado que en ningún momento fue avisado por el personal sanitario, pese a que incluso dejó su número de teléfono, consciente como era de la gravedad del estado de su padre.

Etiquetas
stats