Gaia Redaelli: “Hay que aprovechar este reconocimiento a los patios de la Axerquía y no demorar más las cosas”

Gaia Redaelli | MADERO CUBERO

La World Monuments Fund (WMF), la principal organización internacional privada dedicada a la salvaguarda del patrimonio cultural y el empoderamiento de sus comunidades, ha incluido las casas-patio de la Axerquía en Córdoba en la lista bianual de los 25 sitios de patrimonio cultural en riesgo en el mundo, World Monuments Watch 2020, lugares que combinan una importancia histórica y un impacto social actual. La candidatura ha sido la única española seleccionada en la presente edición.

Aunque no es la primera vez que la mirada internacional se posa en los patios de esta extensa zona del casco histórico cordobés. En abril de 2018 una delegación del Consejo de Europa visitó Córdoba con el objetivo de conocer de cerca los procesos que en torno a la estrategia PAX-Patios de la Axerquía estaban teniendo lugar en la ciudad y cómo emergían  desde la sociedad civil cordobesa las buenas prácticas sobre el valor social del patrimonio.

El proyecto PAX parte de una iniciativa colectiva que pretende incentivar, mediante estrategias de innovación social, procesos de regeneración urbana implementada desde abajo hacia arriba, en un contexto de alto valor patrimonial -material e inmaterial-, como el de las casas-patio del casco histórico de la ciudad, amenazado por la gentrificación. La arquitecta Gaia Redaelli es su impulsora y preside la asociación PAX.

P. ¿Ha sido una sorpresa la inclusión de los patios de La Axerquía en esta prestigiosa lista?

R. Ha sido una sorpresa bonita. De 250 candidaturas y solo 25 inclusiones en el listado a  nivel mundial, pensábamos que no iba a suceder. Se ha valorado la propuesta sociedad civil que intenta hacer emerger una problemática que es de Córdoba y también de otras ciudades que ocurre en entornos de alto valor patrimonial.

La comisión suele fijarse más en los monumentos y en lugares como el Salón Rico, por poner un ejemplo, que en iniciativas como esta. Suelen poner el foco en el patrimonio material y en edificios concretos. El proyecto PAX, al ser un patrimonio urbano y no ser un edificio público sino un bien común, un lugar de todos y todas y además ser patrimonio material donde se quiere preservar la convivencia de las casas de vecinos en el casco histórico de Córdoba que se está perdiendo, es a la vez un patrimonio inmaterial, por lo que no suele ser el prototipo a incluir en este listado.

P. ¿Y a partir de ahora, qué? ¿Cómo repercutirá en este patrimonio su inclusión en el listado de WMF?

R. La dinámica es que una vez que se hayan nominado los de este año, que es un listado bianual, empieza una ronda bilateral para identificar un camino para intervenciones en ese patrimonio a ejecutar en dos años. Nos espera sentarnos con ellos, que ya visitaron antes de nominar, y abrir ese camino.

P. Intuyo importante el compromiso municipal en este proceso.

R. Consideramos fundamental la colaboración con cualquier institución, sobre todo la del Ayuntamiento. Esta problemática no se resuelve solo con el Ayuntamiento y con la sociedad civil, hay que abrir caminos comunes. Creo entender que van a reabrir la oficina del Casco Histórico y eso es bueno. Aún no nos hemos reunido con el nuevo ayuntamiento pero es una herramienta fundamental. Hay muchas maneras para intervenir, fórmulas fiscales, de comercio, de turismo, políticas de vivienda... que son competencias municipales.

P. ¿Os habéis sentido institucionalmente solos en este camino?

R. Debería haber sido mas contundente el apoyo para resolver esos problemas. Llevamos tiempo hablando de la degradación de cascos históricos de alto valor patrimonial y ligados a procesos de la industria del turismo y deberían tener más atención por parte de la administración pública. Lo estamos haciendo humildemente desde la sociedad civil con las asociaciones de vecinos de La Axerquía y Galea Vetus, con las dos universidades, de Córdoba y Sevilla, con el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, el de Estudios Sociológicos... porque es un problema transversal. El Ayuntamiento debe tener mucho que ver con todo esto.

Córdoba debe saber que hay otros sitios con el mismo problema y recíprocamente hay consenso de que algo está pasando en el Casco Histórico. Sería bueno no demorar más las cosas y aprovechar este reconocimiento para trabajar de verdad. Es importante porque no es usual este reconocimiento, algo importante desde lo local a lo global y viceversa.

P. Ayer se anunció que la Junta pondrá en marcha una cátedra de turismo patrimonial y cultural que se quiere impartir en Córdoba...

R.Todo lo que empieza por turismo y sigue con cultura lo veo enrevesado, debería ser al revés. Esta unión me parece peligrosa; de hecho, es un solapamiento. La cultura es local y el turismo global y Córdoba tiene eso de bueno y de malo. Ofrece turismo cultural así denominado porque ya no da para más el turismo de sol y playa, por eso mismo una ciudad como Córdoba tiene mayor riesgo. No estoy en contra del turismo porque las cosas se pueden hacer bien, pero veo peligroso ese solapamiento.

Etiquetas
stats