Foenkinos lleva a Cosmopoética su narrativa lírica de la Shoah

El autor francés en Cosmopoética | ÁLVARO CARMONA
El escritor francés participa en un encuentro con periodistas antes de su charla en la fiesta de los poetas del mundo en Córdoba

Describir la Shoah, el exterminio de la judería europea en la Segunda Guerra Mundial, es imposible. El cine lo ha intentado con imágenes. Los documentalistas con testimonios y recortes de celuloide. Los historiadores con datos. Los supervivientes con una memoria dolorosa. Nadie puede. Tal vez por eso David Foenkinos (París, 1974) ha optado no tanto por narrar el desastre global de un pueblo, sino por describir el drama emocional de una sola persona, la pintora alemana y judía Charlotte Salomon, que da título al libro.

Pero Froenkinos ha dado un paso más: darle al conjunto un aspecto formal de poema largo. Un salto al vacío si se compara con sus anteriores obras, novelas caracterizadas por una prosa de humor suave y llevadero. Un cambio de fondo que, además del reconocimiento de la crítica y el público de su país (premio Renaudot y casi medio millón de ejemplares vendidos), le ha granjeado un billete directo a Córdoba y su festival de poetas del mundo: Cosmopoética.

"Soy novelista, pero entiendo que me hayan invitado por este libro", reconocía este lunes por la tarde en un encuentro con periodistas. La charla se desarrolla en uno de los salones de entrada del hotel Alfaros, donde se aloja el escritor, y versa sobre todo acerca de Charlotte. "Lo que he hecho no es poesía, yo soy un escritor narrativo, lo que quería era crear una atmósfera, una emoción", desgrana.

Un clima interior que se estructura en rápidas ideas escritas como si fuesen versos. "Hice una especie de contrato conmigo mismo, decidí que cada línea no podía tener más de 87 caracteres con espacios. Una forma de crear un ritmo, de dar aire a la lectura", explica dejando claro que ni Twitter ni sus 140 caracteres por mensaje tuvieron nada que ver en su decisión. "Dediqué mucho tiempo a encontrar las ideas justas y, sobre todo, las palabras adecuadas". El escritor explica que no ha querido agobiar al lector y "por eso he tratado de equilibrar el drama con la dulzura propia de Charlotte".

Verso a verso, línea a línea, Foenkinos se va adentrando poco a poco en la psique de la protagonista, describiendo su periplo por la Europa nazi hasta terminar sus días en Auschwitz. "El libro no es una biografía clásica, es una biografía emocional; el libro es más una descripción de la imagen que yo tengo sobre Charlotte", señala. Una mujer de la que, lamenta, apenas nadie conocía nada antes de que se publicara este libro.

Etiquetas
stats