Endesa coloca registradores de tensión en dos calles del centro para controlar los futuros cortes

Un operario colocando el registrador.

Endesa ha comenzado a instalar los registradores de tensión que el pasado lunes anunció el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Córdoba, Antonio Repullo, y cuyo objetivo no es otro que controlar los futuros cortes de luz que se pudieran producir. Las primeras calles en las que se han colocado este aparato han sido en Martínez Rucker y Caño Quebrado, tal y como ha comunicado Repullo en su perfil en Twitter.

Con el objetivo de lograr la máxima fiabilidad en los registros de la calidad del suministro, Endesa decidió -a petición de la Delegación de Gobierno- la instalación por primera vez de estos aparatos y que proporcionarán datos validados por la compañía eléctrica. Estos registradores miden la existencia de cortes, la duración de los mismos, así como la tensión de la red. Todo ello para poder realizar un análisis transparente y preciso de la calidad del servicio.

Ésta es tan sólo una de las medidas que Endesa deberá acometer en el casco histórico de la ciudad -para lo que invertirá 370.000 euros- con el objetivo de solucionar los cortes que se vienen sucediendo desde hace dos meses. Así, se montarán seis telemandos asociados a la red de distribución del casco y se incrementará la interconexión de la subestación Poniente con el casco urbano de Córdoba capital mediante cinco nuevas líneas de media tensión, reforzando la red.

Además se va a intervenir con nuevas líneas de baja tensión para la eliminación de red secundaria, mediante la sustitución de un kilómetro de redes de baja tensión con inversión aproximada de 30.000 euros, y se va a llevar a cabo un estudio y gestión de cambio de tensión de B1 (220/127) a B2 (220/380) de dos líneas de baja tensión del centro de distribución Plaza de Abades, con una inversión aproximada de 20.000 euros enfocada a mejorar la calidad del suministro de la zona.

Asimismo, se va a proceder a la ampliación de la capacidad y refuerzo del centro de distribución de Ronda de Isasa, que tendrá una inversión aproximada de 25.000 euros, a la vez que se va a proceder a la reconfiguración de la red de baja tensión entre dicho centro de distribución y el de la Plaza Abades. Todo ello con el objetivo de evitar una saturación en el primero que es uno de los que más incidencias ha presentado, con una inversión aproximada de 10.000 euros.

Etiquetas
stats