Los Dolores realizará un tramo en silencio para acercar su desfile a personas con autismo

Nuestra Señora de los Dolores, en la Mezquita Catedral en 2017 | ÁLEX GALLEGOS

Acostumbrados a instantes únicos cada año, los cofrades de Córdoba en esta ocasión la oportunidad de vivir uno realmente especial. Es el previsto por la hermandad de los Dolores de cara al próximo Viernes Santo. Éste no es otro que la marcha de sus pasos en estricto silencio durante un tramo de su camino hacia la Mezquita Catedral. Así es después de la aprobación, a través de la Diputación de Desfile de la corporación, de la medida. Se trata en este caso, además de un gesto de generosidad pues lo que desea la cofradía radicada en la iglesia hospital de San Jacinto es que personas con autismo puedan disfrutar de su transitar por la ciudad.

La hermandad del Viernes Santo apuesta, en efecto, por establecer para la vendiera Semana Santa un tramo de silencio. El mismo discurrirá desde la calle Ramírez de las Casas Deza en su esquina con Cardenal Toledo -ante el hotel Hospes Bailío- hasta el final de Carbonell y Morand en afluencia con Alfonso XIII -junto al instituto Maimónides-. El objetivo de esta decisión es, como quedó mencionado, que personas autistas, “que sufren la sensibilidad acústica, y sus familias puedan contemplar in situ el caminar de una cofradía desde la cruz de guía hasta el paso de palio”. Se concede así la ocasión de que disfruten del cortejo de la corporación “igual que el resto de la ciudadanía y con la máxima accesibilidad cognitiva posible”.

A través de una nota, la cofradía radicada en la iglesia hospital de San Jacinto explica que “para una mejor coordinación del acto, esta institución ha contactado con don Bernardo Jordano de la Torre, teniente de alcalde de Relaciones Humanas, Salud Laboral e Inclusión y Accesibilidad del Ayuntamiento para darle traslado de la presente iniciativa”. La medida, según indica la hermandad de los Dolores, “ha recibido todos los parabienes, además del ofrecimiento de colaboración para llevar a buen puerto esta propuesta de inclusión”.

“De esta manera, y en un año especialmente importante para esta tricentenaria hermandad servita como es la celebración del 300 aniversario de la hechura de la gran devoción de Córdoba, nuestra institución quiere mostrar su implicación con este importante colectivo y acercarle a la Santísima Virgen de los Dolores para que la puedan contemplar en un recorrido concreto de su discurrir por las calles de nuestra ciudad”, expone la corporación del Viernes Santo. Del mismo modo, señala que la zona elegida para el tramo de silencio lo está por ser “amplia, pues da acceso a la plaza del Cardenal Toledo, menos saturada que otras y que permitirá de manera más fácil el acceso y el despeje de todas las personas que se congreguen para observar el transitar de la comitiva”.

Por último, la hermandad apunta que “con carácter simbólico” quiere “bautizar este espacio designándolo como tramo azul en referencia al color que representa al colectivo referido”. “En definitiva, es un anhelo de esta hermandad de los Dolores que la presente iniciativa constituya un pequeño paso para la inclusión en nuestra sociedad de éste y otro tipo de colectivos similares”, finaliza la servita corporación.

Etiquetas
stats