Detenido por “amenazas graves” e “injurias” a Rakel Wínchester

Uno de los post de rakel Winchester en su blog de CORDÓPOLIS.
El arrestado es un joven de Córdoba que ha acabado reconociendo los hechos | Ha sido puesto en libertad con cargos

La Policía Nacional ha detenido a un cordobés por “amenazas graves” e “injurias” a la cantante y columnista de CORDÓPOLIS Rakel Wínchester, que denunció los hechos hace casi un año. Según han confirmado fuentes policiales, el arrestado es un joven cordobés que fue detenido el pasado miércoles después de una laboriosa investigación que ha contado con la colaboración imprescindible y fundamental de la cantante, desarrollada por la Brigada de Delitos Tecnológicos de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional. El acusado está actualmente en libertad con cargos, después de pasar un día declarando ante los agentes y admitir los hechos, según las fuentes.

Rakel Wínchester denunció los meses que llevaba recibiendo mensajes que incluían amenazas de muerte trufadas con acoso sexual, insultos de carácter fascista e improperios de todo tipo por parte de uno o varios usuarios anónimos en su blog de CORDÓPOLIS Ábrete, corasón y en su propio perfil de Facebook. La propia cantante ha escrito en su perfil de Facebook contando los hechos “casi al año de que empezara la pesadilla” y explicando su estado. Wínchester contó en junio de este año “puesto que voy a comenzar a trabajar en el turno de noche y voy a tener que cerrar a las tantas sola” “una cosita que apenas sabe nadie”, que desde hacía meses la estaban acosando por internet y que había interpuesto ya dos denuncias ante la Policía Nacional.

“Cuando se me pasó la rabia comprendí que no es culpa de la Policía, es culpa del sistema de leyes de mierda que tenemos. No es normal que ante un tema de acoso, insultos y amenazas ultra fascistas de ir a buscarte y pisarte la cabeza con una patrulla de supuestamente skinheads no haya una actuación inminente. Y más si es un desconocido que me conoce, viviendo en una ciudad chiquitita como vivo y estando absolutamente expuesta currando como lo hago sola en un bar de noche”, relata, la también escritora.

“Aunque no hablara ya del tema, no he dejado de pelear en secreto. Y tengo que agradecer al encargado de Nuevas Tecnologías de la Policía que no haya pasado de mí, y haya batallado, con las armas con las que contaba, hasta dar con el tipo durante todo éste año. Aguantando mis llantos, mis rabias y mis todo lo que os podáis imaginar que he vivido sin poder controlarme. Y esa alegría con la que me dio la noticia. Porque seguramente, ante una montaña de casos, el mío no se consideraba urgente. Y en vez de deshecharlo, siguió a mi lado”, explica.

Ahora, el arrestado está en libertad con cargos y a la espera de juicio.

Etiquetas
stats