El Defensor pide al Ayuntamiento que inspeccione un local denunciado por ruidos y olores

Entrada de la Gerencia Municipal de Urbanismo | MADERO CUBERO

El Defensor del Pueblo Andaluz ha dictado una resolución por la que formula una queja y solicita al Ayuntamiento de Córdoba que realice las inspecciones necesarias sobre un local que ha sido denunciado por vecinos por ruidos y malos olores.

En la información publicada esta semana por la web del Defensor del Pueblo, explica que una vecina denunció que, desde el año 2014, el establecimiento en cuestión venía desarrollando la actividad de bar con cocina sin tener la oportuna licencia para ello, licencia que solicitó ya en 2016. “Desde la fecha anteriormente señalada, dicho local no respeta el derecho al descanso de los vecinos colindantes, infringiendo las normas locales al realizar espectáculos al aire libre (conciertos y música con equipos de altavoces). Esto es así debido a que la actividad total del bar se desarrolla en el patio del mismo, por lo que no está acondicionado para su insonorización y por tanto para la realización de dichas actividades. Igualmente, el simple hecho de que los clientes estén en el patio del local, general un ruido excesivo que ha sido medido en alguna ocasión por parte de la Policía Local de Córdoba”, aducen.

Sobre ello, los vecinos habrían realizado “múltiples llamadas a la Policía Local (...), llamadas que han dado lugar a denuncias de los agentes desde el año 2014 que han sido derivadas a la Gerencia Municipal de Urbanismo sin respuesta alguna”. La queja ante el Defensor del Pueblo se realizó, finalmente, en septiembre de 2016, año en el que ya se habían presentado escritos ante la Gerencia Municipal de Urbanismo -en diciembre de 2015, en abril de 2016 y en agosto de 2016-, según se recoge.

Inspecciones de la Policía Local

Por su parte la Policía Local llevó a cabo distintas inspecciones en el local: dos inspecciones en el año 2014, seis en el año 2015 y dos en el año 2016. “En las mismas se han realizado actas por carecer de licencia, actividades no autorizadas, música y actuaciones musicales en directo. Los informes de estas actuaciones han sido remitidos a la Oficina de Disciplina de Actividades de la Gerencia de Urbanismo, donde ha de dirigirse para cualquier información relativa a las mismas”, se señala en la información del Defensor.

“Sin embargo, a tenor de la queja que recibimos en septiembre de 2016, parece que este establecimiento nunca había sido clausurado pese a que era público y notorio que había estado operando sin licencia e incluso contraviniendo la normativa de aplicación para el eventual supuesto de que hubiera contado con autorización, al disponer de música ambiental y de música en directo en el patio interior”, critica.

Por eso, en octubre de 2016, la oficina del Defensor tramitó la queja de la vecina afectada y remitió a la Gerencia Municipal de Urbanismo “una petición de informe por escrito” en la que se pedía informe sobre la tramitación de la GMU de “los informes de la Policía Local de 2014, 2015 y 2016 en las que se constatan que el establecimiento no disponía de licencia para la actividad de bar, actividades no autorizadas, música y actuaciones musicales en directo; en concreto, interesamos saber si se han incoado los preceptivos expedientes sancionadores, su estado de tramitación y si se ha dictado resolución en alguno de ellos”.

Asimismo, requería de Urbanismo los “motivos por los que, de confirmarse, no se haya procedido durante todo este tiempo a la clausura del establecimiento, a la vista de que en ningún momento ha contado con autorización para la actividad”.

Petición reiterada de informe a Urbanismo

Sin embargo, el Defensor denuncia que “esta petición de informe ha sido reiterada en tres ocasiones más por escrito, concretamente mediante escritos de diciembre de 2016, marzo y junio de 2017, además de mediante llamadas telefónicas realizadas a la Gerencia en marzo y septiembre de 2017, sin que lamentablemente hasta el momento hayamos tenido contestación alguna”.

El Defensor recuerda que los poderes públicos están obligados por ley a auxiliar a este organismo en sus investigaciones. “En consecuencia, el Ayuntamiento de Córdoba, en este caso su Gerencia de Urbanismo, al no enviarnos el informe que hemos solicitado en esta queja, a pesar de haberlo requerido en reiteradas ocasiones, por escrito y telefónicamente, ha incumplido el deber de auxilio y colaboración al que está obligado”.

Siguiendo con su labor en este asunto, la oficina del Defensor del Pueblo dicta resolución por la que pide que se emita el informe solicitado a la Gerencia de Urbanismo y, asimismo, que “sin más demora, se gire visita de inspección técnica al establecimiento objeto de esta queja, a fin de comprobar la veracidad de las denuncias realizadas, procediéndose en consecuencia con las conclusiones alcanzadas, llegando si así fuera necesario a la incoación de expediente administrativo y/o diligencias previas para que la actividad, si estuviera debidamente autorizada, se ajuste a las autorizaciones concedidas y deje de disponer de elementos y/o celebrar eventos que tiene prohibidos por la normativa”.

Etiquetas
stats